Plegarias a la Virgen del Pino

Nuestra Señora del Pino, Teror (Gran Canaria)

Virgen del Pino (plegaria)

Virgen del Pino, rosa morena,
que del cielo descendiste a Teror;
mirándote el alma se serena
y se conforta con tu santo amor.

La sonrisa que tus labios tienen,
nos invita a celestial confianza;
eres consuelo de los que a ti vienen
con el corazón lleno de esperanza.

Cilicio es la piedra en la rodilla,
pero así lo quiso la promesa,
la fe cierta en los ojos brilla,
del que a gozar de la gracia empieza.

Virgen Canaria, Virgen del Pino,
la que en brazos llevas al Redentor;
escucha al humilde peregrino
que acude a ti demandando fervor.

Haz que las ramas del Árbol Santo
se conviertan en oraciones en mi voz,
para decirte en piadoso canto:
¡Salve, Virgen del Pino, Madre de Dios!

Letra: Juan Alberto Monzón
Música: Agustín Conchs

virgen-del-pino-2016

Virgen del Pino

   I.
“Virgen del Pino,
sombra apacible en el camino,
del peregrino sombra y solaz.
Virgen del Pino,
raudal de gracias tan rico y fino
tan cristalino en manantial.
Tiende tus ramas y acoge,
Madre, a los que amas.

Mana a raudales
el agua pura de tus caudales.
Danos tu sombra para acampar.
Danos tu agua para aplacar
la sed del alma con tu caudal.
Virgen del Pino,
sombra y descanso sé, en mi camino,
Virgen del Pino,
sigue manando caudal divino”.

  II.
“Virgen del Pino,
oye benigna nuestro cantar.
Canta tu isla canción de amores,
cantan tus hijas, cantan su flores,
canta su cielo, canta su mar.
Cantan sus valles y sus praderas
y sus montañas con sus laderas
y sus volcanes, brasa en amar.
De su belleza Tú eres dechado,
Virgen del Pino, nuestro ideal.
Que Tú le has dado su colorido
y ese sonido de su vibrar:
dulce reflejo de tu mirar,
eco amistoso de tu cantar”.

                 Letra: Sor Concepción Alzola y M. Alarcón

* * *

Nuestra Señora del Pino 1

Festividad de Nuestra Señora del Pino (Teror, Gran Canaria)

A la Virgen del Pino

Virgen del Pino

Tú, Reina celestial, que nos inspiras;
tú, cuyo amor el corazón inflama,
llenando de placer, si afable miras;
mi voz escucha, que tu auxilio clama.
Dame, Señora, los acordes liras
de aquellos vates que abrasó tu llama,
para poder cantar con armonía
tu santo nombre al son del arpa mía.

Jardín poblado de galanas flores,
límpido arroyo del raudal riente,
esmaltado matiz de mil colores,
casta paloma, sol resplandeciente,
seguro amparo de los pecadores,
ojo precioso de mirar clemente,
divina perla de oro vellocino
eres y mucho más, Virgen del Pino.

Cubren tu frente, Virgen Sacrosanta,
que dejas de oro que el ambiente mueve,
de los hombres se eleva tu garganta
como el mármol de Paros y la nieve;
tu cintura graciosa se levanta
flexible cual el junco al aire leve;
son tus dos labios de color de rosa,
toda en fin eres bella, toda hermosa.

En Teror, Villa que adornó natura
de frondosos, castaños y altos pinos,
do suspira la brisa con blandura
y entona el ave melodiosos trinos,
y llenó de frescor y de verdura
con fecundos veneros cristalinos,
te apareciste, Emperatriz del cielo,
para nuestra salud, bien y consuelo.

El hombre en el pesar y en la fatiga,
que le agobia y le persigue por doquiera,
desde que la infernal sierpe enemiga
hizo pecar a la mujer primera,
en ti encuentra un sostén y un alma amiga
que calma su dolor y ama sincera,
porque tú, compasiva y sin enojos,
dulce lo miras con benignos ojos.

Ya que tanto nos amas, Virgen pía,
cubre a las religiosas con tu manto,
para que la maldad no pueda impía
llenar su nuevo hogar de ruina y llanto;
da al Supremo Pastor sabiduría
de la cristiana grey para el bien santo,
del tremebundo averno y engañoso
haz que salga sin daño y victorioso.

Libra a la España de ese error moderno,
que aflige al mundo y llena de amargura;
haz que siempre la fe de tu Hijo Eterno
brille en Canarias refulgente y pura,
que jamás apresar llegue el infierno
a aquel que te ama con filial ternura;
por todos ruega y por el Diocesano
que gobierna esta grey con sabia mano.

                         D. Juan Francisco y González, Rvdo.

D. Juan Francisco y González (Arucas, 30 de Marzo de 1863 – Arucas, 14 de agosto de 1937), sacerdote y poeta.

Ermita de la Virgen del Pino, El Paso (La Palma)

Ermita Virgen del Pino (El Paso)

“… Allá arriba en el monte, al pie de la gran cresta que corona al Valle de Aridane, escoltada por centenares de pinos, y vigilada siempre por otro, centinela gigante que le sirve de custodia, se alza la pequeña ermita de Nuestra Sra. del Pino. Este santuario, que en lo alto de una vasta campiña se encuentra emplazado, atrae todas nuestras miradas, y hace sonreír nuestras almas cuando desde lejos le divisamos…”.

Carlos Díaz Herrera, 1954.

Ermita de la Virgen del Pino El Paso (La Palma)

Ermita Virgen del Pino (El Paso) 1

Ermita Virgen del Pino (El Paso) 2

Virgen del Pino (El Paso - La Palma)

Madre del Pino, no te olvides de nosotros y sé nuestro refugio

Entre pinos y con el arrullo de la suave brisa, se encuentra la ermita de la Virgen del Pino. La tradición cuenta que la imagen de la Virgen apareció en el tronco de un centenario ejemplar de pino canario que se mantiene en el mismo lugar, y que durante siglos ha dado cobijo a los caminantes que buscan su sombra. Una sombra que guarda el espíritu y grandeza de la zona, toda una sinfonía de la naturaleza. La pequeña talla de Nuestra Señora del Pino -la original- aún se conserva dentro de una urna en la propia ermita. La actual se adquirió por suscripción popular en los años 30 del siglo pasado. Cada tres años se realiza una romería y bajada en su honor:

“La Virgen abre la romería, acompañada por grupos folclóricos a pie que van cantando y bailando, a la que le siguen innumerables carrozas que representan a los barrios del municipio o simplemente a grupos de amigos que se reúnen con tal fin. El trayecto de unos seis kilómetros, en un paisaje de medianías, la arropa y le da un colorido y estampa peculiar. Las viviendas, de una o dos plantas, de arquitectura tradicional la mayoría de ellas, recién pintadas para la ocasión lucen las mejores galas, colgando además de banderas un rico muestrario de la artesanía textil de la isla, así como útiles antiguos de labranza, el gofio, el barro, la seda, y otras producciones domésticas tradicionales. Por un día, cada tres años, en El Paso, se reviven los viejos usos y costumbres”.

Braulio Martín Hernández (Hijo Ilustre y ex Cronista Oficial de El Paso)

Hernández Pérez, M. V. (2001). La isla de La Palma. Las fiestas y las tradiciones. Tenerife: Centro de la Cultura Popular Canarias.

Bajada de la Virgen

A LA MADRE DE EL PINO

Providencial Señora Providente,
en la entraña del pino aparecida
para guía y amparo del creyente
desde los altos cielos descendida.

Por donde alumbra al Valle el sol naciente
lo alumbras tú también, sol de la vida,
pero tu luz alumbra eternamente
en lámparas celestes encendida.

Tú vives y tú estás en las alturas
entre los pinos que te dan altares,
bendiciendo este valle de amarguras.

Tu casa es templo forestal de El Pino,
del pino que compendia los pinares,
¡centinela de Dios en el camino!

                                Antonio Pino Pérez

La Virgen del Pino de El Paso. Apuntes de interés

Fotos 3, 4, 5 y 6: José J. Santana

Durante días se ha producido en El Paso un grave incendio, que ha asolado una parte de su territorio y se ha extendido a otros municipios. Ha fallecido un agente forestal mientras trabajaba en su extinción. Queremos expresar nuestra profunda tristeza y nuestras condolencias a su familia, amigos y compañeros de profesión. En la esperanza y en la oración, descanse en paz Francisco José Santana. Nuestra admiración por estos hombres que ponen en riesgo sus vidas para proteger las de los demás.

A la Virgen del Pino

Virgen del Pino 2015

A la Virgen del Pino 

El manto de la noche tachonado
con brillo de infinitos luminares
se extiende en derredor de tus altares
alfombrando tu Trono perfumado.

De silencio tu monte coronado
hay paz augusta en los tranquilos lares
y al correr de los tiempos los azares
se acrecienta tu culto venerado.

Con las luces primeras de la aurora
de amor se inflamarán los corazones,
y en las cumbres ingentes que el sol dora
las aves piarán sus oraciones.

Tu esquila desmayando de emociones
despertará a tu pueblo que te adora,
y en tu templo con paso presuroso
desgranarán sus rezos rumorosos.

Cante ya Teror
su linda folía
de amor a María
al pie de su altar.

Y al Niño Divino
María del Pino,
que riendo está,
rezad con fervor.

Baja Virgencita
hollando el azul
ceñido de gasa
de seda y de tul.

Baja Princesita
Reina del Amor
pues te necesita
tu amado Teror.

Pasea tu gracia,
da tu bendición,
de toda desgracia
libra al corazón.

El órgano resuene estremecido
cuando vuelva tu imagen sacrosanta,
y a compás de la música el latido
de los pechos de muchedumbre tanta.

Sube Virgen del Pino ya a tu Nido
dulce Paloma en hornacina Santa,
y en aqueste feliz cincuentenario,
rézale una vez más, Pueblo Canario.

Félix Idoipe, “A la virgen del Pino” (en el cincuentenario de su coronación)

Foto 1: José J. Santana

* * *

Nuestra Señora del Pino 2005

Festividad de Nuestra Señora del Pino

La Virgen del Pino, como es

Virgen del Pino

Nuestra Señora del Pino, patrona de Gran Canaria

En el año 1974, una profunda restauración de la imagen de Nuestra Señora del Pino de la Basílica de Teror (Gran Canaria) dejó al descubierto una hermosa talla al natural, tal como la concibió el imaginero sevillano Jorge Fernández. Desde aquel entonces, unos días al año, es despojada de su manto habitual (casi permanente) para que la madera policromada se airee y no se estropee. Ofrecemos unas palabras -siempre sabias- del Padre Heraclio Quintana al respecto, que invitan a la reflexión y la humildad. No nos quedemos únicamente en los vestidos y en las joyas con que cubrimos a nuestras imágenes. Y en este caso concreto, acerquémonos a la Virgen del Pino tal como es ella con nosotros: sencilla y buena, humilde y pura de corazón.

*La Virgen del Pino, como es 

La imagen venerada de la Virgen del Pino fue despojada hace poco de sus vestiduras para ser sometida a una delicada obra de reparación. Y lo que vieron nuestros ojos, bajo esas ropas intocables, fue una maravilla auténtica de arte. Habría que empezar de nuevo una historia de la Virgen: “Capítulo 1: De cuando en el año 1974 Nuestra Señora la Virgen del Pino se mostró a sus hijos los canarios sicut erat in principio…”.

Cuando uno considera lo que el gusto popular fue haciendo a lo largo de los siglos con la imagen de la Virgen, se confirma una vez más en el dicho aquel de que “hay amores que matan”. El amor, o los amores, de todos los canarios han matado, sin querer, la bella imagen que providencialmente vino a nuestra tierra, sepultándola bajo un quintal de ropas que jamás tendrán la gracia de los pliegues de su manto tallado en la madera. Han matado el elegante escorzo de su cintura, y nos han ocultado la vista de su pelo rubio, que le cae por la espalda como un chorro de miel. ¿Y el niño? Pobre niño, obligado a mirar con ojos de cristal, como si los ojos de un recién nacido, aún sin ver, medio cerrados, y su carita regañada a punto de llorar no tuvieran toda la ternura capaz de enternecer el corazón.

Acostumbrados desde siglos a la imagen de la Virgen que asoma el rostro, sólo el rostro, entre ropajes que la cierran y la ahogan ocultándonos la gracia de su cuerpo y su auténtica estatura, el verla como el artista la esculpió ha sido para los que tuvimos esa suerte como una nueva aparición. “Nuestros padres nos han dicho -dirán dentro de un siglo los canarios- que guiados por un resplandor maravilloso (el sentido común y la polilla) la despojaron de sus ropas”. Y los dragos y la lápida muy tersa que le servía de peana y la fuente milagrosa que, según la historia forman parte de aquella aparición primera en el bosque de Teror, perderán importancia ante lo que encontramos hoy, ahogado bajo el peso de una devoción que no ha sabido meramente contemplar la belleza de una imagen, sino que ha querido vestirla -como hacen las niñas con sus muñecas- para dejar en ella una prueba sensible de su amor.

¿Qué sucederá de ahora en adelante? Si la devoción sigue el ritmo que marca el propio corazón ¿quién es capaz de adivinar los gustos y los sentimientos que en lo sucesivo y por los siglos dominarán en el corazón de los canarios ante la imagen de su Virgen? (Julio, 1974).

*Padre Heraclio Quintana, “Los comentarios del Padre Heraclio”

Foto: José J. Santana

Los comentarios del Padre Heraclio

Festividad de Nuestra Señora del Pino (Gran Canaria)

virgen del pino-gif

Nuestros padres nos han dicho que dirigidos por un resplandor maravilloso la encontraron en la eminencia de un pino, rodeada de tres hermosos dragos, de cuyas ramas se formaba una especie de nicho; que una lápida muy tersa le servía de peana que de aquel árbol nacía una fuente perenne de aguas medicinales

Canónigo Hernández Zumbado

Antes que nada es importante reseñar como el nombre de diversas advocaciones marianas están relacionadas con la naturaleza; y en este caso, la virgen asociada al árbol, simbiosis entre el prodigio y la vida misma. La Virgen del Pino -Patrona de la provincia de Las Palmas y de su Diócesis- es un verdadero referente para los grancanarios, que acuden de forma masiva a honrarla y a rezar junto a ella, con fe y esperanza, en su camarín de la Basílica de la Villa Mariana de Teror. Según cuenta la tradición, Nuestra Señora del Pino se apareció en 1483 en el bosque de Teror o Doramas -siendo obispo Don Juan de Frías-, en un Pino que destacaba por la esbeltez de su tronco y sobre todos los árboles: fue el primer Templo de la Virgen. En 1760, el 5 de Agosto se puso la primera piedra de la basílica actual, terminada a los 7 años, y restaurada en 1810. Un edificio que desafiando el dictamen de los peritos, por la fe y el entusiasmo del pueblo de Teror ha sido defendido en cualquier circunstancia de peligro.

En Gran Canaria existió una devoción prehispánica a la Virgen, antecedente de la adoración del Pino. La devoción de los canarios a la Virgen del Pino es algo independiente y anterior a la conquista de la isla. Misioneros Franciscanos, en un intento de evangelización pacífica del Archipiélago, arribaron a la isla antes de la conquista y cabe la conjetura de que dejaran en el bosque de Doramas la imagen que, custodiada por algunos canarios pastores del lugar, más tarde fue colocada en lo alto del mencionado pino. Ya desde el siglo XVII encontramos las primeras noticias sobre la supuesta capacidad de la imagen de Nuestra Señora del Pino para obrar todo tipo de milagros y redenciones.

virgen del pino

De todas partes de la isla de Gran Canaria acuden peregrinaciones, y especialmente los días 7 y 8 de Septiembre todos los caminos llevan a Teror, que se llenan de cantos y plegarias para honrar a la Virgen, de personas que van dispuestos cambiar de vida, a convertirse de corazón. También a destacar la hermosa romería popular en su honor la víspera de su festividad. Esta romería ofrenda -ideada por el genial Néstor Álamo- se viene celebrando ininterrumpidamente desde el año 1952, en la que cada uno de los municipios de la isla realiza sus ofrendas en hermosas carretas específicamente diseñadas para tan señalada ocasión (“Reina sonriente,/Madre del Amor, Eres, oh dulce, oh pía, oh clemente, de la canaria gente/La torre del fervor”). Otro acontecimiento importante es la Bajada de la Virgen desde su camarín, para que los feligreses y peregrinos puedan estar aún más cerca de ella para venerarla.

Desde el fondo de su camarín, aquella virgencita que un día se apareciera en forma milagrosa sobre un pino, cerca de su actual santuario, ejerce uno de los más grandes señoríos espirituales. Estos señoríos de los símbolos religiosos en las esferas infinitas del espíritu, son una cosa que no se discute, que no debe discutirse. Constituyen una fuerza inmaterial imponderable. Nada tan serio ni tan alto como los fenómenos de la creencia. Con ellos la visión interior se hace prodigio, la realidad se transforma en maravilla sobrehumana, los móviles éticos se depuran y la vida adquiere un profundo sentido luminoso…

Francisco González Díaz

La celestial imagen de Nuestra Señora del Pino que actualmente se venera en la Basílica de Teror sería la tercera, de origen andaluz, esculpida probablemente por Jorge Fernández Alemán en Sevilla, en el siglo XVI. Se trata de una talla realizada en madera policromada, que representa a la Virgen María adolescente, sosteniendo al Niño en sus brazos. Desde la restauración realizada en 1974 y por indicación expresa de los técnicos, la talla permanece por un tiempo prudencial sin las vestiduras y expuesta a las visitas del público para que se produzca una ventilación natural de la madera. Fue coronada canónicamente el 7 de Septiembre de 1905, nueve años después, en 1914, se la declara patrona de la Diócesis Canariense y Rubicience; en 1919 su fiesta se hace precepto, y en 1929 se le conceden honores reales y la representación del Jefe del Estado en sus fiestas. En el mes de Mayo del año próximo (2014), con motivo del centenario de su nombramiento como patrona de la Diócesis, la Virgen bajará en procesión a la capital de la isla, Las Palmas de Gran Canaria. Sin duda, un gran acontecimiento para todos los grancanarios.

Virgen del Pino

Oración a Nuestra Señora del Pino

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen del Pino!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro haya sido abandonado de Vos.

Animado con esta confianza a Vos también acudo, ¡Oh Madre, Virgen de las Vírgenes! y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a aparecer ante vuestra presencia soberana. No desechéis, ¡Oh Madre de Dios!, mis humildes súplicas, antes bien inclinad a ellas vuestros oídos y dignaos atenderlas favorablemente. Amén.

≈ ≈ ≈

Virgen del Pino

Novena a la Virgen del Pino