Letras para el Ave de Fátima

¡Todos debemos concurrir a los cultos organizados por nuestras parroquias para devolver la visita que la Virgen nos hizo hace ahora cien años! Ella, que vino a pedir la consagración del mundo a su Inmaculado Corazón, sigue derramando sus bendiciones sobre nuestras almas.

Hace 100 años que en Fátima, pueblecito humilde de Portugal se apareció la Virgen durante cinco meses consecutivos (de mayo a octubre de 1917) a tres inocentes niños pastorcillos —los hermanos Jacinta y Francisco y su prima Lucía—. La Madre de Dios y Madre nuestra respondió que era la Virgen del Rosario y manifestó la necesidad de estimular su rezo, alentando además a nuestra conversión. Estas apariciones de Fátima han sido la gran revelación del Corazón Inmaculado de María, y desde entonces la fama de la Virgen de Fátima ha recorrido el mundo entero convertida en prenda de confianza para el futuro. Por ello, en este día tan especial, te pedimos de forma humilde y amorosa: Oh, Santísima Virgen María, concédenos las gracias que necesitamos para cumplir fielmente vuestro mensaje de amor. 

Letras para el Ave de Fátima

De lejos nos vienes
Oh Virgen sin par
Tus hijos de España
Hoy a visitar.

La Iberia te aclama
Por Reina inmortal
Cobije a su suelo
Tu manto de paz.

El mundo se aparta
De tu Corazón
Nosotros en cambio
Buscamos tu amor.

Perdona a este mundo
Prevaricador
Y danos a todos
De Dios el perdón.

El trece de Mayo
En Cova de Iria
Da al mundo un mensaje
La Virgen María.

De Fátima vienes
En viaje triunfal
Trayendo en tus manos
Perfumes de paz.

Oh Madre querida
Reina de la paz
Abraza en tu seno
A la Hispanidad.

Mira compasiva
Mira a esta ciudad
A quien tiene tu Hijo
Amor singular.

Somos escogidos
Por su Corazón
Y quiere extendamos
Su Reino de amor.

Promesa tenemos
De predilección
Hagamos que reine
Que triunfe el AMOR.

       Devoción popular

* * *

Imagen superior: Virgen de Fátima de la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima, La Colina, S.C. de Tenerife. Foto: José J. Santana.

Anuncios

Consagración al Inmaculado Corazón de María

Inmaculado Corazón de María1

El Corazón de María es un mundo de maravillas…pues precisamente por la humildad, por la pureza, y por el amor de su sacratísimo corazón, ha llegado a la excelentísima dignidad de Madre de Dios, y, por consiguiente, se ha hecho digna de todas las gracias, favores y privilegios con que Dios la ha llenado en la tierra; de todas las glorias, felicidades y grandezas con que Dios la ha colmado en el cielo y de todas las cosas grandes y maravillosas que ha operado y operará eternamente en Ella y por Ella

 San Juan Eudes

La devoción al Corazón de María tiene sus fundamentos en el Evangelio y en los Santos Padres. En el Siglo XIII se distinguen por su devoción al Corazón de María, Santa Matilde y Santa Gertrudis, y en el XIV Santa Brígida de Suecia. En el S.XVII su gran apóstol y propagador esencial fue San Juan Eudes y sus religiosos. Fue en el siglo XX cuando esta devoción se hizo universal por las apariciones de Fátima, un acontecimiento sobrenatural que marcó indudablemente la historia de la humanidad : “Para salvar a los pecadores – cuentan los niños que les dijo Nuestra Señora -, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Corazón Inmaculado. A quien lo abrace promete Dios la salvación. Estas almas serán queridas por Dios como flores puestas por mí, adornando su trono”.

Inmaculado Corazón de María

El corazón de María ha sido el más humilde, el más devoto, el más ferviente, el más diligente, el más paciente y el más fiel de todos los corazones. ¡Oh, Virgen mía, Oh, madre mía, yo me ofrezco enteramente a tu Inmaculado Corazón y te consagro mi cuerpo y mi alma, mis pensamientos y mis acciones!

El Papa Pío XII, el 8 de diciembre de 1942, realiza la Consagración del mundo al Corazón de María, al cumplirse el XXV aniversario de las apariciones de Fátima, y tres años después extiende a toda la Iglesia la fiesta del Inmaculado Corazón de María. España se consagró al Corazón de María el 12 de Octubre de 1954.

Augusta Madre de Dios y Madre compasiva de los hombres: nos enseña la divina revelación que vuestro Hijo y Señor nuestro, porque nos amó, se entregó a la muerte para salvarnos, y pues el corazón es el símbolo y cifra del amor, adoramos el divino Corazón de Jesús. Y vuestro Corazón Inmaculado es también la cifra de vuestro amor a Dios redentor, de quien sois Madre, y a todos los hombres, de quienes lo sois en espíritu, como Corredentora y abogada nuestra.
Nos impulsa señora, un deber de gratitud. Vuestras sonrisas iluminan caminos gloriosos y nos protegen vuestras bendiciones. Así, pues, Madre y Señora Nuestra, haced que con el maternal reinado de vuestro Corazón venga a nosotros el Reino de Jesucristo, vuestro Hijo, que es reino de justicia y santidad, reino de paz, de amor y de gracia. Así sea.

Virgen de Fátima

Quien se ha consagrado a María le pertenece de manera especial. Él se ha convertido en santuario de la Santísima Virgen

Novena al Inmaculado Corazón de María.

Hoy día 13 de octubre, junto a la Imagen de Nuestra Señora de Fátima, El Santo Padre Francisco realizará un Acto de renovación de la Consagración del mundo entero al Inmaculado Corazón de María con motivo de la Jornada Mariana promovida por el Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización: “Es un deseo vivo del Santo Padre que la Jornada Mariana pueda tener como símbolo uno de los iconos marianos entre los más significativos para los cristianos en todo el mundo y, por ese motivo, pensamos que la amada estatua original de Nuestra Señora de Fátima”, escribió Monseñor Rino Fisichella.

Fiesta del Inmaculado Corazón de María

Inmaculado Corazón de María

¡Oh Corazón Inmaculado de María!, compadeceos de nosotros.

Refugio de pecadores, rogad por nosotros.

¡Oh Dulce Corazón de María, sed la salvación nuestra!

En Fátima, el alma del Mensaje, es el Corazón de María, al que solo puede responderse, viviendo un vida Cordimariana. Lo exige el deseo de la Virgen, el ejemplo de los videntes y el deseo de los Papas, identificados todos con el Mensaje de Fátima. Por eso, para todo buen cristiano, nada más eficaz, ni nada más importante que entregarse al Amor del Corazón de María, camino seguro y único para llegar al Corazón de Jesús. Los Corazones de Jesús y de María se encuentran sagradamente unidos en el tiempo y la eternidad desde el momento de la Encarnación. Al venerar el Inmaculado Corazón de María, reverenciamos no sólo el corazón físico, real, de nuestra Santísima Madre, sino también su persona como fuente y fundamento de todas sus virtudes. Honramos expresamente su Corazón como símbolo de su amor a Dios y al prójimo.

Transcrimos algunas Palabras dichas por la Virgen en la Segunda y Tercera aparición relativas al Corazón Inmaculado:

Segunda aparición, 13 de Junio de 1917:

– Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. Quiere instituir en el mundo la devoción a mi Corazón Inmaculado

– No, hija mía…¿Sufres mucho por eso?. Yo no te abandonaré jámás. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y la vida que te conducirá a Dios

Algunas de las palabras dichas por la Virgen en la Tercera aparición, 13 de Julio de 1917:

– Sacrificaos por los pecadores y decid a menudo, pero especialmente al hacer algún sacrificio: ¡Oh Jesús!, eso es por vuestro amor, por la conversión de los pecadores y en reparación de las ofensas hechas al Corazón Inmaculada de María

– Habéis visto el infierno donde van a terminar las almas de los pobres pecadores. Para salvaros, el Salvador quiere instituir en el mundo la devoción de mi Corazón Inmaculado

Corazón Inmaculado de María

CONSAGRACIÓN AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA

Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, a vuestro Corazón Inmaculado nos consagramos, en acto de entrega total al Señor. Por Vos seremos llevados a Cristo, y por Él y con El seremos llevados a Dios Padre. Caminaremos a la luz de la fe, y haremos todo para que el mundo crea que Jesucristo es el Enviado del Padre. Con Él queremos llevar el Amor y la Salvación hasta los confines del mundo. Bajo la maternal protección de vuestro Corazón Inmaculado, seremos un solo pueblo con Cristo. Seremos testimonio de su Resurrección. Por Él seremos llevados al Padre, para gloria de la Santísima Trinidad, a quien adoramos, alabamos y bendecimos. Amén.

≈ ≈ ≈

Fiesta del Inmaculado Corazón de María

Festividad de Nuestra Señora de Fátima

Virgen de Fátima

Te damos gracias, María,

Virgen más bella que el sol,

porque nos ha dado a Cristo,

porque nos ha dado a Dios. 

En la aldea portuguesa de Aljustrel, muy cerca de Fátima, viven unos humildes campesinos. Tres niños de esas familias —los hermanos Francisco y Jacinta Marto y su prima Lucía dos Santos—, se dedican diariamente a llevar al rebaño de ovejas a pastar a los campos del lugar. Son niños sencillos, pobres, pero con un inmenso amor a su Madre del Cielo. El domingo 13 de mayo de 1917 —que precedía al domingo de la Ascención del Señor—, y mientras apacentaban su rebaño en la llamada Cova de Iría (Cueva de la Paz), ven un relámpago y sobre una encina se les aparece una Señora de extraordinaria belleza, envuelta en una luz. Su vestido es blanco inmaculado y le cubre la cabeza y casi todo el cuerpo. De entre sus manos juntas, con actitud de rezar, cuelga un rosario. Los niños se asustan y pretenden huir, pero una fuerza misteriosa se los impide. Nuestra Señora los tranquiliza y luego habla con Lucía; a continuación, les pide que vuelvan todos los días 13 de cada mes hasta el 13 de octubre. Así, como había prometido, la Virgen se les vuelve a aparecer en dichos días dándoles una serie de mensajes. En ellos, nos recuerda vivamente la fe, la piedad y la penitencia. María, además, se presenta triste y preocupada: presenta su corazón afligido por tantas ofensas que se hacen a su Hijo Divino. También, el Corazón Sagrado del Señor sufre “rodeado de espinas” por los pecados de la humanidad. Y para salvar las almas de tantos pecadores quiere Dios establecer la devoción al Inmaculado Corazón de María.

Oh Santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de misericordia, que te dignaste manifestar en Fátima la ternura de vuestro Inmaculado Corazón trayéndonos mensajes de salvación y de paz. Confiados en vuestra misericordia maternal y agradecidos a las bondades de vuestro amantísimo Corazón, venimos a vuestras plantas para rendiros el tributo de nuestra veneración y amor. Concédenos las gracias que necesitamos para cumplir fielmente vuestro mensaje de amor, y la que os pedimos en esta Novena, si ha de ser para mayor gloria de Dios, honra vuestra y provecho de nuestras almas. Así sea.

Virgen_de_Fatima1

¡Oh santísima Virgen María, Madre nuestra dulcísima!, que escogiste a los pastorcitos de Fátima para mostrar al mundo las ternuras de vuestro Corazón misericordioso, y les propusiste la devoción al mismo como el medio con el cual Dios quiere dar la paz al mundo, como el camino para llevar las almas a Dios, y como una prenda suprema de salvación. Haced, ¡oh Corazón de la más tierna de las madres!, que sepamos comprender vuestro mensaje de amor y de misericordia, que lo abracemos con filial adhesión y que lo practiquemos siempre con fervor; y así sea vuestro Corazón nuestro refugio, nuestro consuelo y el camino que nos conduzca al amor y a la unión con vuestro Hijo Jesús.

Oraciones que Nuestra Señora enseñó a los niños

La Hermana Lucia cuenta en su 4ª Memoria, que Nuestra Señora, en la aparición del 13 de julio de 1917, les recomendó:

Sacrificaos por los pecadores, y decid muchas veces, en especial cuando hagáis algún sacrificio: Oh Jesús, es por vuestro amor, por la conversión de los pecadores y en reparación por los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María

En la misma aparición, Nuestra Señora volvió a insistir:

Cuando receis el rosario decid, al final de cada misterio: Oh Jesús mío, perdonadnos, libradnos del fuego del infierno, llevad al Cielo a todas las almas, especialmente las más necesitadas de vuestra misericordia

* * *

Enlaces recomendados:

Santuario de Fátima (página oficial)

Nuestra Señora de Fátima (EWTN)

El pontificado del Papa Francisco ha sido consagrado, hoy 13 de Mayo de 2013, a la Virgen de Fátima: Texto de consagración a Nuestra Señora de Fátima

Nuestra Señora de Akita, la “Fátima de Oriente”

Virgen de Akita (Akita – Japón)

 Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados; líbranos del fuego del infierno; lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu Misericordia.

Akita es una continuación de los mensajes de la Santísima Virgen María advirtiéndonos de las consecuencias de vivir sin Dios; pero a su vez, lleva consigo un mensaje de salvación y esperanza. La imagen está inspirada, y es ciertamente importante este rasgo, en  la Señora de todos los Pueblos como Corredentora. En el año 1973, la hermana Agnes Katsuko Sasagawa recibió tres mensajes -el primero de ellos un 12 de Junio del citado año- a través de una talla de madera de la Virgen María que le hablaba con una voz de belleza indescriptible. La imagen, que emanaba un delicioso perfume, lloró ciento y una veces en el transcurso de varios años (desde el 4 de Enero de 1975 hasta el 15 de Septiembre de 1981). Posteriormente se hicieron públicos algunos hechos sobrenaturales o milagrosos producidos por intercesión de la Virgen. Entre otros, la hermana Agnes sufrió estigmas en la palma de su mano derecha y, a su vez, la palma de la mano derecha de la talla también sangró de una herida en forma de cruz. Fueron cientos de personas los que presenciaron estos hechos: quiera la Santísima Virgen que estos milagros hayan sido el comienzo de una gran abundancia de gracias espirituales para el País del Sol Naciente.

Vírgen de Akita

El día que comenzó la lacrimación, el ángel se apareció a sor Agnes Sasagawa y le dijo:

No te sorprendas de ver a la Santísima Virgen María llorar. Una sola alma que se convierta es preciosa a su Corazón. Ella manifiesta su dolor para avivar vuestra fe, siempre tan inclinada a debilitarse. Ahora que habéis visto sus preciosas lágrimas, y para consolarla, habla (de esto) con valor, extiende esta devoción, para su gloria y la de su Hijo.»

Nuestra Señora de Akita habló también del Rosario y de la “Señal dejada por mi Hijo”, como fuentes de consuelo para el período de expiación que todavía está por sobrevenir a la humanidadEn Abril de 1984 se produjo la aprobación eclesiástica de las lágrimas de la imagen y los mensajes de la Virgen, y se autorizó la veneración de la Virgen de Akita. En Junio de 1988, Joseph Cardinal Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, impartió el juicio definitivo sobre los eventos y mensajes de Akita, juzgándolos confiables y dignos de fe. El cardenal observó que Akita es una continuación de los mensajes de Fátima.

Vírgen de Akita 1

Oración dictada a Sor Agnes por la Virgen de Akita

Sacratísimo Corazón de Jesús, verdaderamente presente en la Santa Eucaristía, te consagro mi cuerpo y alma para ser enteramente uno con Tu corazón, sacrificado cada instante en todos los altares del mundo y dando alabanza al Padre, implorando por la venida de Su Reino.

Ruego que recibas esta humilde ofrenda de mi ser. Utilízame como quieras para la gloria del Padre y la salvación de las almas.

Santísima Madre de Dios, no permitas que jamás me separe de tu Divino Hijo. Te ruego me defiendas y protejas como tu hijo especial. Amén.

* * *

Historia de Akita y aprobación eclesiástica. Mensajes

En Japón se celebra el 3 de Mayo, con procesión y peregrinaciones, la Virgen de Otome Toghe (lugar donde se encuentra el santuario de la Virgen) o también llamada Nuestra Señora de Tsuwano. Igualmente, es una Virgen de Fátima. Su santuario se levanta en el lugar donde se apareció la Virgen para animar a los mártires japoneses.

Festividad de Nuestra Señora del Rosario de Fátima

Pastorcitos

Oh Virgen Santísima, Vos os aparecisteis repetidas veces a los niños; yo también quisiera veros, oír vuestra voz y deciros: Madre mía, llevadme al Cielo. Confiando en vuestro amor, os pido me alcancéis de vuestro Hijo Jesús una fe viva, inteligencia para conocerle y amarle, paciencia y gracia para servirle a Él a mis hermanos, y un día poder unirnos con Vos allí en el Cielo.

Padre nuestro, Avemaría y Gloria.

Madre mía también os pido por mis padres, para que vivan unidos en el amor; por mis hermanos, familiares y amigos, para que viviendo unidos en familia un día podamos gozar con Vos en la vida eterna.

Padre nuestro, Avemaría y Gloria.

Os pido de un modo especial por la conversión de los pecadores y la paz del mundo; por los niños, para que nunca les falten los auxilios divinos y lo necesario para sus cuerpos, y un día conseguir la vida eterna.

Padre nuestro, Avemaría y Gloria

Oh Madre mía, sé que escucharás, y me conseguirás estas y cuantas gracias te pida, pues las pido por el amor que tienes de tu Hijo Jesús. Amén.

¡Madre mía, aquí tienes a tu hijo, sé tu mi Madre!
¡Oh dulce Corazón de María, sed la salvación mía!

Virgen de Fátima

La Virgen de Fátima, 13 de Mayo

Tercer secreto de Fátima. Explicación por el Cardenal Ratzinger