El Ángelus

El Angelus- J.F.Millet

Oración de la noche

Antes de cerrar los ojos,
los labios y el corazón,
al final de la jornada,
¡buenas noches!, Padre Dios.

Gracias por todas las gracias
que nos ha dado tu amor;
si muchas son nuestras deudas,
infinito es tu perdón.
Mañana te serviremos,
en tu presencia, mejor.
A la sombra de tus alas,
Padre nuestro, abríganos.
Quédate junto a nosotros
y danos tu bendición.

Antes de cerrar los ojos,
los labios y el corazón,
al final de la jornada,
¡buenas noches! Padre Dios

Gloria al Padre omnipotente,
gloria al Hijo Redentor,
gloria al Espíritu Santo:
tres personas, sólo un Dios.

Amén.

(Imagen: “El Ángelus”, de Jean-François Millet)

Anuncios

Pinturas representando los milagros que llevaron a los altares a San Martín de Porres

Convento de Santo Domingo, Primer milagro de San Martin de Porres para la canonizacion.

Estos dos cuadros que mostramos a continuación representan los milagros considerados (y aprobados) por la Iglesia Católica durante el proceso de canonización de Fray Martín. Ambas pinturas son obra de Blanca Chávarri, creadas ex profeso para tan grande ocasión y expuestas en el solemne acto de canonización el 6 de mayo de 1962:

El primero, acontecido en Asunción, la capital de Paraguay, representa la curación de Doña Dorotea Caballero Escalante, una señora de avanzada edad, aquejada de una obstrucción intestinal que le había originado una colapso cardíaco. Sólo la cirugía podía salvarla. Sin embargo, dada su edad -87 años- y su debilidad desaconsejaba la operación. Los médicos avisaron a su hija pues se esperaba su muerte en cualquier momento. La hija, que en ese momento residía en Buenos Aires y de camino hacia Paraguay, se encomendó de manera inmediata a San Martín de Porres, pidiendo por su intercesión durante todo el trayecto. Las plegarias fueron escuchadas, pues Doña Dorotea se recuperó al día siguiente y pudo llevar una vida normal durante algunos años más.

Convento de Santo Domingo - 2º milagro

Y el segundo, la curación del niño tinerfeño Antonio Cabrera Pérez-Camacho, que milagrosamente salvó su pierna de ser amputada tras caerle una enorme piedra que se había desprendido de una tapia que había intentado trepar. La pierna quedó aplastada y con el peligro cierto que se complicara con una grangena. El niño fue evacuado a la clinica Capote, donde los médicos llegaron a la conclusión de que era conveniente amputar para que la vida del niño no corriese ningún peligro, pues no respondía al tratamiento inicial. Una amiga de la familia le entregó a los padres del niño una estampa de Fray Martín y pidió que se le rezara con fe. Llegó el día de la operación. Pero en esa mañana, los médicos observaron con asombro como la gangrena había desaparecido y la sangre comenzaba a circular con normalidad. Antonio muy pronto estuvo recuperado totalmente. El niño que hizo Santo a San Martín de Porres

Estas dos curaciones fueron examinadas en Roma por la Sagrada Congregación de Ritos y aprobadas oficialmente como verdaderos milagros por el papa Juan XXIII en marzo de 1962. Posteriormente, el 6 de mayo de ese mismo año Fray Martín de Porres era solemnemente canonizado para alegría de toda la comunidad de la Iglesia Católica.

Homilía de su Santidad Juan XXIII: Rito de canonización del Beato Martín de Porres

Sister Mary of The Compassion, O.P. (Hermana María de la Compasión, O.P.)

By Sister Mary of the Compassion, O.P.

Bendito Martín de Porres, Padre de los Pobres

Virgen de Fátima

Nuestra Señora de Fátima

By Sister Mary of the Compassion, O.PDominican Saints 1

Su obra más conocida es este cuadro denominado “Los Santos dominicos reunidos alrededor de Cristo Crucificado”: Santo Domingo de Guzmán y Santa Catalina de Siena se arrodillan delante del Señor; junto a ellos, se encuentra San Martín de Porres en actitud de adoración y gratitud. El cuadro se encuentra en la Casa Dominicana de Estudios, en Washington, DC. 

Constanza María Rowe, Hermana María de la Compasión, O.P. (1908-1977), fue una religiosa dominica que destacó por su brillantez artística. Nacida en Londres en 1908, era hija de un artista del Music-Hall londinense. Simpática y talentosa, pronto se mostró como una joven promesa del arte, especialmente en el campo de la pintura. Estudió en la Escuela de Arte de Clapham y a los 19 años tiene la oportunidad de ingresar en el Royal College of Art de Londres, lo que le va a proporcionar una formación completa con profesores de excelente reputación. A los 24 años, como colofón a sus estudios en la British School de Roma, y recién iniciada su carrera artística, obtiene un importante éxito al ganar el prestigioso Premio de Roma de pintura mural. Un año antes, en 1931, había tomado las instrucciones de la fe católica en el Oratorio de Brompton; haciéndose, a finales de ese mismo año, dominica terciaria. En 1937 viaja a Estados Unidos para ingresar en la Comunidad de las Hermanas Dominicas del Rosario Perpetuo (también conocidas como las Hermanas de la Capilla Azul, Union City, Nueva Jersey), emitiendo su profesión religiosa en 1938. Esta comunidad de clausura ha sido muy respetada y querida por la vecindad circundante desde su instauración hace más de un siglo.

La Hermana María fue conocida principalmente por sus pinturas religiosas -incluida la representación de algunos santos, pasajes fundamentales de los evangelios como la natividad o la crucifixión del Señor, y estampas con motivos religiosos-. Asimismo, creó obras en un amplio repertorio artístico: el diseño y elaboración de estampas impresas, joyas de plata y oro -para ello aprendió herrería artística-, retablos mosaicos, confección de paneles bordados, e incluso aceptó la creación de los trajes y decorados de una ópera para el Departamento de Hunter College Music, Nueva York, en la década de 1950. También ilustró varios libros; y de manera puntual diseñó una agenda de notas -publicada en 1948 con gran éxito-, con unas ilustraciones que daban a conocer sus pensamientos sobre cómo se debe abordar el arte y su enfoque práctico para la vida religiosa.

Una de sus obras más importantes es una pintura que representa la crucifixión de Jesucristo acompañado de los santos más conocidos de la Orden de Predicadores (ver cuadro arriba). Algunos de sus trabajos, tanto religiosos como seculares, han servido en diversas ocasiones para el sostenimiento económico del monasterio de la Capilla Azul. La Hermana María de la Compasión Rowe, O.P, muere el 6 de diciembre de 1977 a la edad de 69 años.

Santo Domingo de Guzmán y San Martín de Porres, dos pinturas de Sandra Brunetti

san_domenico_predicatore_del_verbo_fatto_carne_s._brunetti_light-e2794

“San Domenico predicatore del Verbo fatto Carne”

pintura de Sandra Brunetti - Iglesia de Santa María Novella

Pintura de Sandra Brunetti en la Iglesia Basilica de Santa María Novella (Florencia). Retrato de San Martín de Porres, con un fondo rojo, en actitud paternal amparando a un muchacho blanco. Esta pintura ha sido utilizada con frecuencia en las estampas devocionales a Fray Martín.

Sandra Brunetti nació en Roma en 1925. Ha vivido y trabajado buena parte de su vida en Florencia. Todavía bastante joven se traslada a Tokio, donde estudia la técnica de la acuarela japonesa durante cuatro años. Una vez regresa a Italia se establece en Roma para continuar con su progresión artística. En la capital italiana fue alumna de pintores de reconocido prestigio como Capogrossi Domenico, Dominico Purificato, Virgilio Guzzi o Anton Pietro Valente (de quien recibió clases de diseño); del escultor Marino Mazzacurati, o del célebre poeta Libero de Libero. En el transcurso de su actividad, además de personajes religiosos, retrató a diferentes personajes célebres -políticos, escritores, pintores, actrices, etc- de la sociedad de aquel entonces: Piero Bargellini, Primo Conti, Sarah Churchill, Giorgio De Chirico, Nicholas Lisi, Raffaele Monti, Hildegard von Munchhausen, Giovanni Papini, Alberto Savino, Sergio Scatizzi, Vittorio Sgarbi, María Antonieta Sicuteri, Marcello Vannucci o Joseph Macleod .

Las pinturas de Sandra Brunetti se encuentran en distintos lugares del mundo formando parte de destacadas colecciones y exposiciones (algunas de ellas monográficas): en Santa Maria Novella en Florencia, claustro del Convento de Santo Domingo de Fiesole, Convento de San Domingo de Pistoia, Colección de Volksbank en Mainz, Colección de la Banca Toscana, Catedral de Llyalpur (Pakistán), Capilla del Hospital de las Hermanas Dominicas de Colonia, Museo Marino Marini en Florencia, Iglesia de San Gabriel Arcángel en Roma, junto a importantes colecciones privadas en Italia y en el extranjero. También su autorretrato “Firenze” (publicado en el Catálogo General de los Uffizi) y su interpretación de las reservas de la Guerra de Mark (“La Guerra”) se encuentran en el Galería Nacional del Palacio Pitti. Colaboró, además, con la Galería de Wilma Michaud Art Basel y participó en la Art Expo de Nueva York. Nos encontramos con una artista cosmopolita, culta y refinada, de una vasta creación pictórica; que capta con gran intensidad los temas propuestos con una depurada técnica figurativa, donde las estructuras del clasicismo (Renacimiento) y la propuesta contemporánea (influenciada, entre otras, por la obra de Giorgio de Chirico) se abrazan en toda su esencia.

≈ ≈ ≈

Retrospectiva de la obra de Sandra Brunetti

Parroquia de San Martín de Porres (Castellar-Oliveral, Valencia). Mural de Rafael Mocholí

Oliveral-Valencia 1

San Martín de Porres (Castellar-Oliveral, Valencia)

En esta pedanía de la ciudad de Valencia se celebra, durante el 2º domingo del mes de Septiembre, la fiesta principal en honor a San Martín de Porres, titular de la parroquia. En la procesión participan todas las advocaciones ligadas a Castellar-Oliveral. La iglesia de San Martín de Porres -situada más concretamente en el barrio de L’Oliveral- se empezó a construir en 1973, concluyendo las obras en 2001. Anteriormente a su construcción los habitantes del lugar celebraban las ceremonias religiosas en una casa particular habilitada para ello. Destaca principalmente su altar mayor, con un mural de 70 metros, obra de Rafael Mocholí, y en cuyo centro se encuentra precisamente la imagen del santo que se muestra arriba.

Además durante el mes de Septiembre, junto a San Martín de Porres se celebra conjuntamente las fiestas del Santísimo Cristo (L’Oliveral), para una semana después dar paso a las fiestas de la Virgen del Rosario (Castellar). Unos festejos que son todo un ejemplo de tradición y convivencia entre los vecinos.

Oliveral -Valencia

Himno a San Martín de Porres por los vecinos de Castellar-Oliveral (lengua valenciana):

L´Oliveral vos aclama
en tota ocasió confiat,
Gloriós Sant Marti de Porres
Apostol de caritat.
Gloriós Sant Marti de Porres
Apostol de caritat.

Vos sou guia en el camí,
protector ple d´humiltat,
encengau els nostres cors
del ver amor al germà.

L´Oliveral vos aclama
en tota ocasió confiat
Gloriós Sant Marti de Porres
Apòstol de caritat.

Mural de Rafael Mocholi en el presbiterio del Altar Mayor Iglesia de San Martín de Porres (El Oliveral - Valencia)

Altar Mayor de la Parroquia de San Martín de Porres (Castellar-Oliveral)

Mural del conocido pintor Rafael Mocholí Soto (Valencia, 1930) en el presbiterio del Altar Mayor de la Iglesia de San Martín de Porres, en Castellar-Oliveral. Dicho mural, de 70 metros cuadrados, se realizó en 1993 y se inauguró oficialmente el 4 de Enero de 1994, y constituye sin duda una de sus creaciones más espectaculares.

“Fray Martín de Porres”, una pintura de Ignacio Merino Muñoz

smartin pintura Ignacio Merino Muñoz

Ignacio Merino Muñoz, nacido en el seno de una familia distinguida (PiuraPerú30 de enero de 1817), fue un pintor peruano que gozó de gran prestigio internacional. Enviado desde muy joven a estudiar a París, pronto se inició en el arte de la pintura. Sus obras inspiraron al escritor francés Julio Verne a escribir uno de sus primeros relatos, Martín Paz, una fantasía que fue publicada en la revista ilustrada “El museo de las Familias”

Pintor influenciado por la pintura romántica europea, entró al taller de Raymond Monvoisin en París, donde bajo su influencia también llegará a abordar la temática peruana. Merino creará, en este sentido, una serie de apuntes sobre tipos, paisajes y costumbres de Lima. Posteriormente, continuará su progresión artística con Paul Delaroche. En la técnica pictórica nos muestra una pincelada suelta y pastosa, de toques cortos y densos, con un dibujo preciso y detallista y un manejo excelente en el color y la luz.

Su estilo evolucionó desde el neoclasicismo al romanticismo y, en armonía con esta escuela, halló en la historia una fuente de inspiración. Logró maestría y madurez singulares; y en sus obras suele admirarse la tensión meditativa o la fina ironía de sus personajes, la movilidad de la composición, la belleza del colorido y la profundidad de la expresión.

Alberto Tauro del Pino: Enciclopedia Ilustrada del Perú. 3º Edición. Tomo 11.

De regreso a Perú fue subdirector y luego director de la Academia de Dibujo y Pintura – escuela que fundara el Virrey Abascal – donde fue maestro de una brillante generación de discípulos entre los que sobresale: Francisco Laso, Francisco Masías o Luis Montero. Posteriormente, accedió a la cátedra de dibujo en el Convictorio San Carlos.

En cuanto a la temática de sus pinturas, fueron religiosas, retratos, temas históricos, evocación de temas medievales y literarios. Algunas de sus obras más destacadas son las siguientes:

Aparición del Arcángel en casa de Tobías, Fray Martín de Porres, Santa Rosa de Lima, La jarana, Colón ante los sabios de Salamanca, Pascana en la cordillera, grabados del libro “Lima por dentro y por fuera”, Lectura de Quijote, La resurrección de Lázaro, La venganza de Cornaru o La apertura del testamento.

Ignacio Merino, pintor de renombre, recibió la Medalla de Honor en la Exposición de Bellas Artes de París. Falleció en la capital gala, el 17 de marzo de 1876, víctima de una enfermedad respiratoria, legando su obra artística a la ciudad de Lima.

Cuadros de Santa Rosa de Lima y San Martín de Porres (Lomo Magullo, Telde)

Virgen de las Nieves - Lomo Magullo (Telde)

La Virgen de Las Nieves es la patrona de Lomo Magullo y ostenta el título de Celestial Alcaldesa Mayor y Perpetua de la Ciudad de Telde (Gran Canaria) desde 1977.

sta rosa de lima

smp

En la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves de Lomo Magullo se encuentran dos pinturas al óleo sobre lienzo, realizadas por Antonio Sánchez Cabrera, representando a los dos santos limeños.

La pintura de San Martín de Porres (1973) está inspirada en una secuencia de la película sobre su vida “Fray Escoba”. Las pinturas de Santa Rosa de Lima (2012) y de Fray Martín se caracterizan por sus cuidadas tonalidades y un suave difuminado que junto a una perspectiva muy lograda dan como resultado unas obras muy bellas.

Ambos cuadros, que sin duda enriquecen el patrimonio de esta iglesia, se encuentran colocados a ambos lados de la imagen de Nuestra Señora de las Nieves, titular de la parroquia y alcaldesa perpetua de la ciudad de Telde.

“La Glorificación de San Martín de Porres”, pintura de Fausto Conti

Pintura de Fausto Conti

Pintura del artista italiano Fausto Conti preparada especialmente para la canonización en San Pedro de Roma. Se encuentra actualmente en la basílica del Santísimo Rosario, en el convento de Santo Domingo de Lima.

Martín aparece retratado con las manos en posición de oración. Nuestro santo va  elegantemente vestido, con el escapulario negro propio del hábito de los Hermanos Cooperadores. Incluye el Santo Rosario, signo de su amor Nuestra Madre la Virgen María. Al lado izquierdo de San Martín aparece un ángel con una llama de fuego en las manos. Representa la caridad. Y en lado derecho hay otro ángel portando azucenas para significar la pureza; y también sujetando una vasija de barro que derrama agua, es decir, las abundantes gracias que Martín consigue ante Dios para sus devotos. Abajo está el Océano Pacífico y la inmensidad de la cordillera de los Andes.

En el marco del cuadro también aparecen dos ramos: mortificación y humildad. Mortificación: en el lado derecho de San Martín se puede ver un ramo de olivo para significar la mortificación. “En su corazón ardieron tres pasiones: la caridad, particularmente con los pobres y enfermos; la penitencia más rigurosa que él estimaba como “precio del amor”; y dando aliento a estas virtudes, la humildad” (Juan XXIII). Humildad: en el lado izquierdo se expresa el suave perfume de la modesta flor violeta. También aparecen en el marco el escudo dominico, el escudo español y el peruano.

René Muñoz, el protagonista de la película “Fray Escoba”, posó para Fausto Conti – y otros artistas del Vaticano -, pues por una “divina” coincidencia la estructura ósea del actor era similar con las dimensiones del santo, incluso en los detalles del cráneo. Precisamente por ello, muchas de las medallas, cuadros y estampitas de San Martín de Porres que circulan por el mundo están tomadas del cuerpo y la cara de René Muñoz. Juan XXIII, en agradecimiento, le obsequió con una reliquia del santo (un huesito), un rosario y un anillo.

Fausto Conti además pintó a otros santos como a San Alfonso María de Ligorio o dos lienzos que representan dos escenas de los milagros atribuidos a Santa María Teresa de Jesús Jornet y Valls, fundadora de las Hermanitas de las Ancianos Desamparados. En la obra de este pintor también destaca un maravilloso cuadro que representa “El Triunfo de la Virgen”, en la Catedral de María SS. de Tindari (Sicilia).

Los Santos de Perú

santos peruanos

Pintura de Georcio Sánchez Hernández (foto por Tacho Juárez H.)

En Lima, entonces capital del virreinato, floreció una constelación de santos reunidos en este cuadro: Santo Toribio de Mogorvejo, Fray Martín de Porres, Santa Rosa de Lima, San Juan Macías y San Francisco Solano. Estas figuras vivas de santidad constituyeron un papel importante en la sociedad limeña de aquella época, pues eran una fuente viva del mensaje de Cristo y de su evangelio y la encarnación de la gracia divina en la tierra:

Santo Toribio de Mogrovejo, obispo de Lima, que siendo laico, de origen español y licenciado en leyes, fue elegido para esta sede y se dirigió a América donde, inflamado en celo apostólico, visitó a pie varias veces la extensa diócesis, proveyó a la grey a él encomendada, fustigó en sínodos los abusos y los escándalos en el clero, defendió con valentía la Iglesia, catequizó y convirtió a los pueblos nativos, hasta que finalmente en Zaña, del Perú, descansó en el Señor. Las últimas palabras que dijo antes de morir fueron las del salmo 30: “En tus manos encomiendo mi espíritu”. Santo Toribio tuvo el gusto de administrarle el sacramento de la confirmación a tres santos: Santa Rosa de Lima, San Martín de Porres y San Francisco Solano. El Papa Benedicto XIII lo declaró santo en 1726.

San Francisco Solano, gran apóstol de América del Sur y especialmente de Perú, en cuya capital, Lima, está enterrado, San Francisco Solano nos trae el ejemplo de tantos misioneros franciscanos y de otras congregaciones, que entregaron su vida por entero a la evangelización del Nuevo Mundo. Pronto se ganó el corazón de los indios por su mansedumbre y el conocimiento que adquirió del idioma nativo. Su vida penitente, sus trabajos y privaciones le fueron restando fuerzas y por ello se le traslada a la enfermería del convento de San Francisco de Lima, donde tras breve enfermedad, muere el 14 de julio de 1610. Su entierro fue apoteósico, asistiendo toda la ciudad, desde el virrey y el arzobispo hasta los más humildes, todos con la misma idea de haber asistido al entierro de un santo. Fue canonizado en 1726 por Benedicto XIII y es llamado “el Taumaturgo del Nuevo Mundo”, por la cantidad de prodigios y milagros que se le atribuyen.

San Juan Macías. Juan de Arcas Sánchez, San Juan Macías, O.P., el gran amigo y confidente de San Martín de Porres. Amigos íntimos en vida habría que destacar la coetaneidad de ambos santos: San Martín en el convento del Rosario, San Juan en el de la Magdalena. Martín debió de ver en Juan, al hombre que sólo Juan era; al hombre ensoñecido y ensimismado, al pastor de ovejas y luceros, al “raro”. Los dos cooperaban en socorrer a pobres y enfermos, y se ejercitaban intensamente en la caridad para con sus hermanos. También en ocasiones gustaban de orar juntos, y especialmente en el caso de Juan, buscando la salvación de las almas del purgatorio. San Juan Macías murió en Lima el 16 de septiembre de 1645. Fue beatificado por Gregorio XVI en 1813 y canonizado por Pablo VI el 28 de septiembre de 1975. Sus restos están junto a los de su gran amigo San Martín de Porres y a los de Santa Rosa de Lima, en el altar de los santos peruanos en Lima, en la Basílica del Rosario.

santo toribio, santa rosa y san martín

Santo Toribio de Mogrovejo, Santa Rosa de Lima y San Martín de Porres (Foto José Antonio Benito)

Santa Rosa de Lima. Isabel Flores de Oliva era el nombre original de Santa Rosa de Lima, terciaria dominica y primera mujer canonizada en América (Clemente X, 2 abril de 1671). El gran día del nacimiento de la Santa, nos recuerda a Belén por la humilde gruta en que vino a este mundo el Hijo de Dios; porque nació la primera flor de santidad del Nuevo Mundo, en la pobreza y en el ambiente sano que hasta hoy se respira en el oratorio de la Santa. Desde niña Rosa dio muestras de gran espiritualidad propiciada por la oración. Consagrada a Jesucristo y devota de Santa Catalina de Siena, con grandes dotes de penitencia, conoció el sufrimiento de los estigmas y la clarividencia de las apariciones en sus místicas conversaciones con la Virgen. Su fiesta religiosa se celebra el 23 de agosto, aunque anteriormente se celebraba el 30 de agosto que es precisamente la fecha que se mantiene en América Latina. La figura de Rosa de Santa María en el corazón del pueblo peruano representa un símbolo de integración nacional, pues en ella convergen todas las clases sociales. Aunque no está probado de manera fehaciente sí es muy probable que Santa Rosa y San Martín de Porres tuvieran alguna amistad y algún tipo de colaboración en actos de caridad. Santa Rosa de Lima, mujer sencilla y humilde, cuyo testimonio constituye un ejemplo para vivir la santidad en la vida ordinaria en los tiempos actuales.

≈ ≈ ≈

santos de lima

Advocaciones y santos peruanos

Adolfo Pérez Esquivel. Otro mundo es posible

San Martín de Porres - Adolfo Pérez Esquivel 1

Mosaico realizado por Adolfo Pérez Esquivel representando a San Martín de Porres junto a los habitantes de una humilde aldea, que conviven en paz y armonía

Con los pobres de la tierra, quiero yo mi suerte echar.

Adolfo Pérez Esquivel nace en Buenos Aires, Argentina, el 26 de Noviembre de 1931, de ascendencia gallega por parte de su padre. Es un reconocido artista, activista y líder pacifista, gran defensor de los Derechos Humanos. Recibió el Premio Nobel de la Paz en el año 1980 por su compromiso con la defensa de la Democracia y los Derechos Humanos  frente a las dictaduras militares en América Latina de aquel entonces. También ha sido miembro del comité ejecutivo de la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos. Se crió en una familia católica tradicional, profundamente cristiano (cercano a la corriente de la Teología de la Liberación) ha trabajado con grupos latinoamericanos cristianos pacifistas en favor de los pobres.

Fundó el Movimiento Ecuménico Paz y Justicia con diversos grupos cristianos e inició el periódico “Servicio de Paz y Justicia”, que sirvió como instrumento para la defensa de los derechos humanos promocionando una campaña internacional para denunciar las atrocidades cometidas en Argentina por el régimen militar de Videla.

Desde 2003, es presidente del Consejo honorario de la Fundación Latinoamericana del Servicio de Paz y Justicia y de la Liga Internacional para los Derechos Humanos y la Liberación de los pueblos, con base en Milán, Italia, y miembro del Tribunal Permanente de los Pueblos. Además es miembro del Comité de Honor de la Coordinación Internacional para el Decenio de la no-violencia y de la paz.

Profesor de escultura en la Universidad de La Plata ha obtenido varios premios en reconocimiento a su labor artística. En su faceta de escritor ha publicado los libros “Caminando junto al pueblo” (1995), y “Una Gota de Tiempo, Crónica entre la Angustia y la Esperanza” (1996), en los que reflexiona acerca de la importancia de la memoria histórica y relata su experiencia con la lucha no-violenta en América Latina. También es autor, además, de numerosos artículos sobre la política internacional actual, que se han traducido a idiomas como alemán, francés e inglés.

En todas sus obras, Pérez Esquivel, siempre ha expuesto y denunciado la situación de dominación que sufre América Latina bajo el mando de la Globalización.

En estos días Adolfo Pérez Esquivel ha salido en defensa del Papa Francisco, y lo ha desligado de cualquier vínculo o sospecha durante la dictadura del general Videla en Argentina, aseverando su papel de inocencia en aquella época obscura. Además, Pérez Esquivel ha mostrado su apoyo y satisfacción por la elección del cardenal Jorge Mario Bergoglio, Papa Francisco, como nuevo Pontífice de la Iglesia Católica.