Una escultura modernista de San Martín de Porres

Santuario Nacional de San Martín de Porres, Cataño (Puerto Rico).

escultura-san-martin-de-porres-suzanne-nicholas-1-2

Imagen de San Martín de Porres realizada por la artista belga Suzanne Nicholas.

escultura-san-martin-de-porres-suzanne-nicholas-1-1

Esta imagen fue realizada por Suzanne Nicholas para la Iglesia del Santuario Nacional de San Martín de Porres en Bayview, Cataño (Puerto Rico). El templo, obra del prestigioso arquitecto alemán Henry Klumb en 1949, fue encargado por los sacerdotes dominicos junto a una asociación de devotos del santo como lugar de peregrinación y como parte de los servicios comunitarios de la zona. El mismo supuso una apertura del espacio interior, la comunión directa con la naturaleza y la búsqueda de “valores superiores”. Estos conceptos se “aunaron” en esta obra arquitectónica para crear una verdadera pieza de arquitectura tropical, que refleja en buena medida al amor que Fray Martín de Porres sentía por la naturaleza. El Santuario de San Martín de Porres supone una auténtica revolución en la arquitectura eclesiástica en Puerto Rico que precedió a los cambios doctrinales del Vaticano II, respetando lo sagrado y la dignidad de las formas, lo tradicional y lo moderno.

Anuncios

Fr. Thomas McGlynn, O.P, escultor dominico

fátima

Bajo la dirección personal de Sor Lucía, vidente de Fátima, y con la rigurosidad debida, realizó la primera representación exacta de la Virgen de Fátima. Una obra maestra para dar honor a nuestra madre bendita.

mcglynn_deporres_studio-195x355

“El que se enaltece será humillado,
y el que se humilla será enaltecido”

smp mcglynn

Todo es bueno cuando San Martín se encuentra en los hogares y en los corazones.

Thomas (Matthew) McGlynn nació el 23 de mayo de 1906 en la localidad de Petaluma, Estado de California (EE.UU). Su padre, Frank McGlynn, era un artista de reconocido prestigio que había cobrado fama por un retrato del presidente de los Estados Unidos, Abraham Lincoln. Thomas recibió el hábito de la Orden Dominicana el 8 de septiembre de 1925, tomando el nombre religioso de Hermano Mateo (Matthew). Fue ordenado sacerdote el 20 de mayo de 1932 en la iglesia de Santo Domingo, Washington, DC, por el Arzobispo de Baltimore (Maryland), Michael J. Curley.

Thomas McGlynn se diplomó en escultura por la Real Academia de Roma, en 1934. Luego estudió en la Cranbrook Academy de Bloomfield Hills (Estado de Michigan), bajo la dirección del afamado escultor de origen sueco Carl Milles. Posteriormente, fue asignado a la Parroquia de Santa Mónica, Raleigh (Carolina del Norte), en el año 1947. En 1954 fue destinado al Priorato de San Esteban, en Dover (Estado de Massachusetts). Este seguiría siendo su casa formal de asignación, incluso durante el tiempo que vivió en Pietrasanta, en la costa norte de la Toscana (Italia).

Después de un polifacético y prolijo ministerio apostólico como maestro y predicador marchó en 1956 a Pietrasanta, Italia, para esculpir la estatua de Nuestra Señora de Fátima. Permaneció en el país transalpino hasta su muerte prematura, 3 de septiembre 1977 -precisamente hoy hace 39 años-, acontecida en una visita a la casa de su hermana en Glen Cove, Nueva York. Su obra se encuentra repartida principalmente en Estados Unidos; encontrándose también trabajos suyos en algunos países de Europa e incluso en el Vaticano.

También como destacado escritor se interesó por las relaciones entre los diferentes grupos raciales y la discriminación racial, escribiendo una obra de teatro sobre este tema. Cuenta que durante su juventud no fue realmente consciente del hecho discriminatorio, en muchos aspectos de la vida cotidiana, de los afroamericanos de su país. Pero al entrar en el sacerdocio McGlynn afirmará: “Mi ‘encuentro’ con fray Martín de Porres cambió todo eso”. Asimismo, ideó la primera novena a San Martín de Porres para los estudiantes del prestigioso centro dominico River Forest (Estado de Illinois). Cómo curiosidad, muchos de los estudiantes tenían en las intenciones de la novena la curación de un hermano de Pío XII -a petición del propio pontífice- que se encontraba muy enfermo. Sucesivamente, llegarían muchas cartas de personas para dar gracias a los hermanos dominicos y a Fray Martín por los favores recibidos a otras muchas peticiones.

Fr.Thomas Mcglynn

Escultura de Fray Martín por Thomas McGlynn, O.P.: San Martín de Porres mantiene levemente su cabeza hacia abajo, con los ojos cerrados, en profunda reflexión u oración.

Fr. Thomas McGlynn, O.P. y San Martín de Porres

Fr. Thomas McGlynn, O.P. (flickr)

Talla de San Martín de Porres, obra del escultor José Sánchez Lozano

iglesia conventual santa ana murcia 1

iglesia conventual santa ana murcia 2

Imagen de Fray Martín de Porres en la iglesia conventual de Santa Ana (Dominicas), Murcia. La talla de madera de pino es obra del gran escultor murciano José Sánchez Lozano. La bella imagen, realizada en 1962, representa a Fray Martín con sus atributos religiosos y con un rostro de intensa expresividad religiosa. (Fotos: Pascual Egea M.)

José Sánchez Lozano (Pilar de la Horadada, Alicante, 1904 – ibídem, 1995), imaginero español y máximo representante de la escuela creada por el insigne Francisco Salzillo. Sus padres, a pesar de su condición de humildes labradores, proveyeron a sus hijos de una buena educación. Muy pronto surgió su interés por el arte. Marcha a Madrid a estudiar al taller de Don José Planes Peñalver, su gran mentor (aquí realizaría su famoso busto de “La bruja de Oropesa”). Posteriormente, consigue matricularse en la Escuela de Bellas Artes de San Jorge, en Barcelona, que finaliza con extraordinarios resultados. A mediados de los años 40 y durante una década ejerció de maestro en la Escuela de Artes y Oficios de Murcia. El premio Conde de Lavern, que concede la Academia Provincial de Bellas Artes, le consagra como un artista de gran proyección. Además, recibió otros premios como merecido reconocimiento a su labor artística, tanto en la obra religiosa como en su faceta -menos conocida- de obra civil: Medalla de Oro de la Academia italiana “delle Arti del Lavoro (1980), Laurel de Bellas Artes de Murcia (1982), Medalla de Plata de la Societé Academique d’Education et d’Encuragement de París (1986), o Doctor Honoris Causa por el Colegio de Arquitectos de Murcia.

En su prolifera y larga trayectoria artística (imaginero, restaurador, retratista, ceramista, etc) destaca su arte refinado hasta el mínimo detalle, con un estilo exquisito (estética barroca y realismo idealista) y unas obras rebosantes de espiritualidad. Buena prueba de ellos son sus conocidas Dolorosas (Virgen de los Dolores y Virgen del Primer Dolor), sus Cristos o santos casi siempre en madera policromada. Asimismo, contribuyó con su noble oficio a la restauración de obras profanadas y gravemente dañadas durante la Guerra Civil española. Falleció en su localidad natal el 1 de noviembre de 1995. La Real Academia de Bellas Artes de Santa María de la Arrixaca de Murcia le rindió un merecido homenaje con motivo del centenario de su nacimiento, recordándose la figura y obra de este insigne artista.

José Sánchez Lozano, escultor

Sobre la vida y la obra del artista José Sánchez Lozano pdf

≈ ≈ ≈

Nuestro agradecimiento a D. Pascual Egea por su amabilidad y disposición con nosotros

Imagen de San Martín de Porres, obra del escultor Manuel Pineda Calderón

Parroquia del Dulce Nombre de Bellavista - Escultor Manuel Pineda Calderón

San Martín de Porres a tamaño natural realizado por Manuel Pineda Calderón (1973)

Manuel Pineda Calderón, escultor y reputado imaginero, nació en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) el 25 de noviembre de 1906. Sus padres regentaban una panadería y curiosamente es ahí donde comienza sus pinitos, modelando los restos de masa y creando figuritas que ya eran del agrado y del asombro de sus vecinos. En el colegio destacaba por sus dotes artísticas, tanto en las manualidades como en el diseño y el dibujo, que ya vislumbran su camino profesional. Artista autodidacta y de gran sensibilidad, además de escultor cultivó la pintura. Estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Sevilla y viajó por algunos países europeos (Italia, Francia, Países Bajos, etc.) para labrarse como escultor, pues además de hombre de aprendizaje eran grandes sus inquietudes artísticas. Pertenece a una generación de importantes imagineros andaluces surgida en la postguerra y que desarrollaron una relevante labor. Fue un hombre introvertido, humilde y creyente; siempre vinculado a su localidad de nacimiento Alcalá de Guadaíra y de su Semana Santa, en la que participaba como miembro de algunas hermandades alcalareñas. Su taller se convirtió en lugar de tertulia de artistas locales como los pintores Enrique Blanco y Manuel Silva, o el poeta Manuel Álvarez López entre otros.

Manuel Pineda Calderón

Jesús Cautivo y Virgen de la Amargura (Alcalá de Guadaira)

Muchas de sus obras están repartidas por toda la Semana Santa andaluza (excepto para la Semana Santa sevillana). Sus imágenes de Cristo reciben la influencia del barroco español y de la escuela sevillana del Siglo XVII (Juan Martínez Montañez -considerado su principal representante- y Juan de Mesa, principalmente). En cambio, las dolorosas responden a una belleza idealizada, sin modelo natural concreto. Su amplio catálogo de obras (Cristos, representaciones marianas y de santos, y otras escenas hagiográficas) se encuentra repartido por toda España. También cultivó la pintura (pintura mural y de caballete) y trabajó en el diseño y decoración de pasos religiosos.

Su último trabajo lo realizó para la Parroquia del Dulce Nombre de la barriada sevillana de Bellavista, tratándose en este caso de una imagen para vestir y a tamaño natural de San Martín de Porres. Manuel Pineda falleció el 30 de diciembre de 1974 víctima de un infarto de miocardio. Sus restos mortales descansan en la capilla de la Hermandad de Nuestra Señora del Dulce Nombre (Parroquia de San Sebastián, Alcalá de Guadaíra). Su sencilla lápida reza un escueto pero significativo texto: D.E.P Manuel Pineda Calderón – Escultor – 1906-1974

≈ ≈ ≈

Manuel Pineda Calderón, un siglo con su querida Alcalá

Dos tallas de San Martín de Porres, del escultor cordobés Manuel Romero Ortega

Convento de la Santa Cruz - Vitoria (Alava)

Convento de la Santa Cruz (Vitoria – Álava)

Iglesia El Rosario (El Salvador)

Letanías

Iglesia de El Rosario (El Salvador, San Salvador). Fue requerido por los Padres dominicos de El Salvador para la restauración de la imagen de Nuestra Señora del Rosario, patrona de San Salvador, dejando una huella impresionante. Además, realizó para la iglesia esta impresionante imagen de San Martín de Porres.

Manuel Romero Ortega nace en el pueblo de Torrecampo (Córdoba) el 15 de enero de 1927. Desde muy joven muestra grandes dotes creativas, realizando sus primeros pinitos como escultor con algunos trabajos en madera. A la edad de 14 años marcha con su familia a Madrid, iniciando sus estudios en la Escuela de Artes y Oficios. Muy pronto sobresale por su virtuosismo; convirtiéndose en el alumno predilecto de su profesor, el conocido escultor José Capuz. A pesar de los ofrecimientos para que fuera profesor monta su propio taller, donde comenzará a difundir sus valiosos trabajos como imaginero. Realizó multitud de obras para la Orden de Predicadores -tanto en España como en Sudamérica-, casi de una intensidad insospechada (Virgen del Rosario, San Alberto Magno, San Juan Macías, San Pedro Mártir, San Luis Beltrán, etc.), que en buena parte se encuentran en el Museo Dominicano de Caleruega (Burgos). También para los Padre Dominicos dio vida a las primeras imágenes de Fray Martín de Porres, cuando todavía era beato y no había sido declarado santo.

El estilo de Don Manuel era depurado y de gran personalidad, pues esculpía con la técnica de la talla directa. A partir de los años 60, y según las directrices del Concilio Vaticano II, su estilo fue suavizándose y tomando formas más elegantes. Continuador de la tradición de grandes imagineros del pasado, sus creaciones están dotadas de una gran calidad de estilo clasicista. Las obras de este célebre artista, prolífico y de manos prodigiosas, se encuentran repartidas por España y países de Ámerica. Esculpió varias imágenes de Fray Martín por el que sentía un especial cariño: Convento de los Padre Dominicos de El Salvador, Iglesia de El Rosario (El Salvador), en Illinois (EE.UU), Convento de las Madres Dominicas de Vitoria (Álava) y algunas otras más del santo mulato. Manuel Romero, un hombre sensible, además tuvo la necesidad de escribir un libro de poemas, “Cantos de Soledad” (1995), dedicado a su hijo muerto en plena juventud. Sus palabras reflejan su tristeza y desconsuelo, pero también esperanza y cielo. Como su obra misma. Fallecería en Madrid en 1995.

San Martín de Porres, escultura por Suzanne M. Young

By Suzanne M. Young escultora

“Mi esperanza es que cada escultura sea un impulso para la meditación en el Señor” (Suzanne M. Young).

Suzanne M. Young nació en Detroit, Michigan (Estados Unidos). Inició sus estudios con una beca para la prestigiosa Escuela Pratt de Arte y Diseño de Nueva York. Además, recibió un B. A. en Educación del Mercy College, obteniendo su Maestría en Bellas Artes -en la especialidad de Escultura- de la Universidad del Este de Michigan.

Durante sus primeros años de creación escultórica, la joven sintió la llamada de Dios; un estímulo que la impulsaba a buscar en sus trabajos honor y gloria al Señor. Al poco tiempo, la creación de arte secular comenzaba a tener un especial sentido para ella, así que comenzó a esculpir arte religioso a tiempo completo. Tan pronto como respondió a la señal de Dios, su carrera se acrecentó. Durante su trayectoria profesional ha exhibido obras de arte en museos, iglesias, hospitales y escuelas de todo el país.

Suzanne M. Young escultura

suzanne young 2

Dios me ha llamado para crear escultura religiosa. Por ello siento que mi vocación vital es crear obras de arte religioso para espacios sagrados y otros comunes: iglesias, hospitales o zonas como el hogar o el trabajo de una persona.

En cada escultura creada le pido al Espíritu Santo la inspiración necesaria. Me sumerjo en el entorno de esa persona o personaje determinado y trato de esculpir lo que podría haber sentido. Por ejemplo: la cuarta estación de la cruz, donde Jesús encuentra a su Madre. Lo que debe haber sido para María -su sufrimiento-, que ha visto a su hijo arrastrado por las calles de Jerusalén, llevando su cruz, en el camino a la crucifixión. Lo que debe haber sentido. Por un instante, María se estira para tocar el rostro de su hijo. Jesús pone su mano en el hombro de su madre, que amorosamente mira a sus ojos. El corazón de María se está rompiendo. Sin embargo, ella acepta la voluntad de Dios. En otra de mis obras, “María, Salud de los enfermos”, creé Nuestra Madre como consuelo de los grandes dolores (físicos o emocionales). Todos los días, nos encontramos necesitados del amor de María y de su cálido abrazo.

Suzanne M. Young

≈ ≈ ≈

suzanne young 1

Página de Suzanne M. Young

Iglesia de Santo Domingo (Granada). Una imagen de San Martín de Porres, obra de Aurelio López Azaustre

Sto Domingo - Granada

La Iglesia de Santo Domingo se sitúa en el barrio del Realejo, antiguo barrio judío de la ciudad y uno de los lugares de más solera del casco histórico de la capital granadina. En su plaza se encuentra una estatua del ilustre Fray Luis de Granada.

Esta iglesia de Santo Domingo formó parte del convento de Santa Cruz la Real, de la Orden de los Predicadores, fundado por los Reyes Católicos al poco de entrar en Granada, en el año 1492, “en señal de reconocimiento por la merced que la Providencia les había otorgado” con la conquista del Reino de Granada.  En la construcción de la Iglesia (1512) se perciben diferentes estilos como el barroco, el gótico y el renacentista, debido en parte a un período de interrupción de 20 años en la obra. Su renacentista fachada muestra tres arcos de medio punto con dos columnas estriadas y en relieve donde se representan las iniciales de los reyes Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, junto al célebre lema “Tanto monta” que inicia la frase “tanto monta cortar como desatar” (surgida a partir de una anécdota transmitida por el humanista Antonio de Nebrija a Fernando II de Aragón, “el Católico”, que la tomó como divisa).

Su interior se estructuró en planta de cruz latina, con capillas a los lados. Los elementos decorativos son de influencias barrocas. Sus bóvedas y arcos están construidos según el estilo gótico, sin embargo, las columnas, ventanas, cornisas y el portón son románicas. En la iglesia de Santo Domingo se encuentra la sede canónica de la Cofradía de la Humildad (Cofradía de la Humildad, Soledad de Nuestra Señora y Dulce Nombre de Jesús) y de la Real Archicofradía del Rosario (Muy Antigua, Pontificia, Real e Ilustre Archicofradía de Nuestra Señora del Rosario Coronada de la ciudad de Granada).

Nuestra Señora del Rosario, Granada

Esta imagen de la Virgen del Rosario, también conocida como “Rosario o Señora de Plata”, y de autoría desconocida, es una preciosa talla de madera del siglo XVI donada por los duques de Gor a la Archicofradía (1552). La imagen se sitúa, enmarcada dentro del majestuoso retablo mayor, en su propio camarín -uno de los más importantes del barroco hispánico y cuya iconografía interior hace referencia a la batalla de Lepanto, estrechamente vinculada a la advocación-. Protagonista de innumerables prodigios, la Virgen fue coronada Canónicamente en el año 1961 y es compatrona de Granada.

SMP (Iglesia Sto Domingo Granada) estampa

Antigua estampa con la imagen de San Martín de Porres en la iglesia de Santo Domingo. Ya en el año 1955 el Papa Pío XII concedió que en toda la Diócesis de Granada se pudiera celebrar la fiesta del Beato Martín de Porres, usando el Oficio y Misa correspondiente ya aprobados, con el rito de doble menor.

SMP (Iglesia Sto Domingo Granada) de López Azaustre (escultor granadino)

La imagen de Fray Martín se encuentra en la Capilla del Cristo de la Expiración, un crucificado dominico de finales del XVI de la escuela castellana manierista.

Iglesia de Santo Domingo de Granada

La talla de San Martín de Porres es obra del gran escultor granadino Aurelio López Azaustre

Aurelio López Azaustre nació el 3 de Septiembre de 1925 en la ciudad de Granada. Ya de joven, con quince años, comenzó su preparación en el taller de Navas Parejo. Después de años estudiando y perfeccionando su estilo en distintas ciudades españolas -entre ellas Madrid- con importantes y renombrados escultores e imagineros, obtiene el título de Maestro Imaginero en la Escuela Superior de Bellas Artes de Sevilla. Escultor e imaginero de carácter humilde y amigable, madera, hierro, piedra y marfil son sus materiales preferidos. Entre sus obras, siempre minuciosas y expresivas, destacan dos imágenes muy queridas en la Semana Santa granadina: Nuestra Señora de los Dolores, “la Dolorosa”,  que pertenece a la Cofradía del mismo nombre; y otra, de María Santísima de la Concepción (popularmente y cariñosamente llamada “Concha”), de la Hermandad de Penitencia de Nuestro Padre Jesús del Amor y María Santísima de la Concepción. Ambas tallas destacan por su emocionante realismo que consagran a Aurelio López como fiel seguidor de la vieja escuela del barroco granadino. También, dentro de la imaginería, el maestro granadino esculpió un admirable busto de San Juan de Dios que se conserva actualmente en el Museo de la Casa de los Pisa – Archivo Museo San Juan de Dios.

López Azaustre además realizó otras destacadas piezas escultóricas: precisamente una de sus obras cumbre es la escultura urbana Monumento a los Reyes Magos (1974), ubicada en el pueblo alicantino de Ibi. La obra, un enorme conjunto de mármol de más de 5000 Kg. de peso, se ha convertido en el símbolo más popular de esta localidad levantina referente dentro de la industria juguetera del país. Hombre de gran inquietud artística también pintó numerosos retratos a lo largo de su carrera profesional. Aurelio López, un auténtico maestro de artistas, falleció en 1988 dejándonos un valioso legado artístico y humano.

≈ ≈ ≈

Escultor Aurelio López

Enlace recomendado: De Granada a Ibi: El escultor Aurelio López Azaustre

San Martín de Porres, por Miguel Baca Rossi

SMP POR BACA ROSSI

Escultura de granito reconstruido ubicada en la capital de Filipinas, Manila.

convento de santa rosa - lima

Escultura de granito en el Convento de Santa Rosa de Lima, Lima (Perú).

Miguel Baca Rossi nace en el Puerto de Pimentel, Lambayeque, Perú en 1917. Desde niño ya mostró grandes aptitudes artísticas y especial interés por la escultura. Su maestro Karl Weiss, director del Colegio Nacional “San José” de Chiclayo, lo guía en el conocimiento, la disciplina y el trabajo del arte. Su repertorio artístico está inscrito en el realismo conmemorativo y se caracteriza por capturar la expresión y personalidad de sus personajes retratados en bustos, estatuas y relieves. Sus obras reflejan virtuosismo y destreza técnica en el dominio de materiales diversos como el mármol, granito, bronce y plata. Muchas de sus obras se encuentran en colecciones privadas, mientras otras destacas esculturas están presentes en lugares públicos de diferentes países del mundo: Perú, Argentina, Chile, Estados Unidos, Portugal, Ciudad del Vaticano, Filipinas, etc.

A lo largo de su amplia y brillante trayectoria artística ha participado en una gran cantidad de exposiciones colectivas y bienales a nivel nacional e internacional. Además, ha recibido múltiples reconocimientos por su trabajo y a toda una vida dedicada a la difusión de las Artes Plásticas en el Perú y en el extranjero. Entre sus últimos premios destaca la “Condecoración de la Orden”, otorgado por la Presidencia del Perú.

Estatuilla San Martín de Porres - Baca Rossi

Estatuilla en plata con la imagen de San Martín de Porres realizada por el escultor Miguel Baca Rossi como obsequio, de quién fuera presidente de la República del Perú Fernando Belaúnde Terry, al papa Juan Pablo II. La misma se conserva en el Museo del Vaticano (Roma).

≈ ≈ ≈

Y es que en su trabajo también hizo falta afilar los sentidos. El tacto por sobre todo lo demás. La vista, que le permitió la percepción exquisita de los detalles. El oído, para escuchar palabras, tonos de voz reveladores, inflexiones que le indiquen el camino de la sensibilidad.

El olfato para sentir con más ahínco la tierra: su material a moldear. Todos los sentidos puestos a disposición del corazón. Porque nada se gana con una figura vacía, que no diga nada. Sus obras te gritan la pasión que él vivió. Horas y días encerrados en su taller esperando que el impulso creativo no se esfume… paciente, riguroso, cálido.

Laylah Ferreyra A.

baccarossi

Enlace recomendado: bacarossi.com

San Martín de Porres, por el escultor Juan José Quirós

smp quirós

Un grito contra el racismo y en favor de la libertad, del ser humano, de la vida.

Quiros boceto en barro, San Martín de Porres

San Martín de Porres. Juan Carlos Quirós (Museo Salzillo. Exposición permanente)

Juan José Quirós (Santa Lucía, Cartagena, 1972) se ha convertido en uno de los escultores más reputados de la región levantina; un artista buscador de formas y emociones, con una obra sensible y actual que refleja su inmenso amor a Dios. Buena prueba de ello es que ha sido el único escultor vivo con obra permanente en el Museo de Francisco Salzillo, el gran maestro murciano, al que lleva en la sangre. Además, fue uno de los últimos discípulos de José Sánchez Lozano, el mejor escultor barroco del siglo XX y fiel seguidor de la línea artística marcada por Salzillo. Sánchez Lozano, artista que recibió numerosos reconocimientos a su excelsa labor, también realizó una imagen de San Martín de Porres para el Convento de Santa Ana en Murcia (1962).

En 2011, Juan José Quirós ha donado dos obras en terracota, a través de la Cofradía de Nuestro Padre de Jesús, al Museo Salzillo que, a su vez, formaron parte de una brillante exposición “Quirós en el Salzillo”: un busto de San Martín de Porres, que califica como «un grito contra el racismo y en favor de la libertad, del ser humano, de la vida», y otro de Santa Verónica. Los dos están expuestos en la sala de recreación del taller barroco del Museo.

≈ ≈ ≈

smp Quirós 1 - Juan José Quirós

“La obra tiene que tener sangre, el barro tiene que tener el ímpetu de la sinceridad, de tu verdad. Es lo que les hace a las obras vibrar” (Juan José Quirós)

Enlace recomendado: juanjosequiros.com

Imagen de San Martín de Porres (Siglo XIX)

imagen de san martín de porres (siglo XIX)

Imagen de San Martín de Porres de principios del siglo XIX, que llegó a Tucumán (Argentina) desde el Alto Perú. La escultura, de unos 30 centímetros de altura, tiene resplandor de plata y el vestido posee galones de oro.

Hubo que esperar hasta el siglo XIX, y no sin algunas vicisitudes, para que Martín fuera beatificado: El 29 de Octubre de 1837, el Papa Gregorio XVI proclamaba beato al dominico Fray Martín de Porres. Era un clamor popular, su culto dejaba de ser privado y su imagen subía a los altares. Los devotos con el corazón lleno de alborozo entonaban una rima que por aquel entonces se hizo popular:

En vano, gran Martín, la noche fría

vistió tu rostro con la sombra obscura;

mas que la nieve era tu alma pura

y mas clara que el sol de medio día;

y hoy en la gloria perennal te alegras,

mientras gimen sin tregua en el profundo,

mil y mil que tuvieron en el mundo

los rostros blancos y las almas negras…

Clemente Althaus (de su poesía “A Martín de Porres”)