Infraoctava del Corpus Christi de La Orotava

Corpus Christi

“No podemos caminar
con hambre bajo el sol,
danos siempre el mismo pan:
Tu Cuerpo y Sangre, Señor…”

El Corpus de La Orotava, siempre especial, siempre honrando el augusto misterio de la Eucaristía, es de una solemnidad rutilante, gozosa y viva, fragancia de liturgia y de pétalos, de aroma a brezo y de nubes de incienso, de rezos devotos sobre bellos tapices florales que simbolizan el corazón de un pueblo. 

Cómo bien diríamos refiriéndonos al Corpus villero: “Jesús Sacramentado se echa a la calle, con el fin de acercarse al pueblo; y el pueblo, dichoso, le prepara alfombras de flores para recibirlo”. Aprovechemos, entonces, y acerquémonos a EL al son de esta gran Fiesta de la Unión.

Seguidamente reproducimos un poema de Antonio Ureña (y un poco más abajo un enlace), que refleja muy bien este gran testimonio de fe colectiva y sentimiento religioso.

Fiesta del Corpus Christi en La Orotava

                                   I
No es obra de un momento de entusiasmo…
No es fruto que madura en pocos días…
Es la llama que asciende exuberante,
cuando la nutren brasas escondidas.
Es exponente de una fe muy recia,
de la que vive una pujante vida,
y que al llegar el Jueves, que reluce
como el sol en su pleno medio día,
se manifiesta en cantos y en plegarias,
y en las notas de amor más encendidas.
¡Es obra de la fe toda esta obra
de color, de oración y de armonía!
¡Fiesta de Corpus Christi en La Orotava!
¡No se puede soñar gesta más linda!
No hay músico que aprese tanta nota
para elevar un himno con su lira.
Ni hay poeta que encierre, con su plectro,
tanta belleza en unas pobres rimas.
Ni hay pintor que traslade al blanco lienzo
la majestad de una policromía,
traducida en alfombras y en tapices,
con relieves de oro y pedrería.

                               II
¡Fiesta de Corpus Christi en La Orotava!
¡No se puede soñar gesta más linda!,
Ni es posible esculpir en la materia
lo que es alma y es pensamiento y vida.
Milagro eres de fe. ¡Sólo milagro!
Leyenda y tradición. Garito y poesía.
Y es que las flores que, este Jueves, abren
para adorar la Majestad Divina,
las plantó el mismo Dios, en La Orotava,
al plantar el jardín de sus delicias.
Todas las flores de este Valle inmenso
hoy al arte se dan, con hidalguía,
para alfombrar las rutas luminosas
que ha de correr la Santa Eucaristía.
¡Hostia blanca de paz entre colores,
a los que el arte dio rayos de vida!
Y es Orotava cual altar ingente,
donde adora el Señor toda la Isla.
Gótico altar, que tiene por templete
la cúspide del Teide, que, allá arriba,
es incensario elevando al cielo,
en espirales, la oración continua.

                            III
¡Fiesta de Corpus Christi en La Orotava!
¡Con qué placer mi fe te cantaría!
Mas se sienten sin voz, en tu presencia.
las cuerdas apagadas de mi lira.
Sólo sabe adorar tanta grandeza,
en las horas de paz, mi fantasía.
Sólo puedo decir que este concilio
de amor y de colores y armonía…
Este conjunto de lo más sublime,
que el alma puede meditar tranquila,
no lo ha inventado el arte ni la ciencia…
Que es obra de la fe más encendida.

¡Fiesta del Corpus Christi en La Orotava!
¡No se puede soñar gesta más linda!

Antonio Ureña, S.S.

* * *

Alfombra Plaza 2016

¡Todo en tu Corpus te alaba,
cuando blanca de alegría,
vas besando, Eucaristía,
los ojos de tu Orotava!

El arte de las alfombras de La Orotava (Infraoctava del Corpus Christi)

La Villa de Mazo, inmensa Custodia de amor

Corpus de Mazo 1

La Villa de Mazo, inmensa Custodia de amor

Custodia de amor. Inmensa custodia de amor, es la frase adecuada para la Villa de Mazo, especialmente por estas fechas. En vísperas de la vigilia grande, como colofón de las demás vigilias en benedictino anudar de afanes y de esperanzas. Volcando a manos llenas, el amor en el proceso siempre doloroso de la creación. En esa singular tarea que dibuja e informa uno de las mejores maneras de dialogar con Dios.

Custodia de amor. Rico panal, incomparable panal, propio de la colmena laboriosa indesmayable, ilusionada, por los calores místicos de la ofrenda. Y es que sólo por la fe, con amor, se alcanza a comprender los inmensos quilates del esfuerzo compartido. De este quehacer comunitario. De este arrodillarse para ser fuerte de todo un pueblo. Que en esa noche de la vigilia grande, transforma en realidad oferente, todo el ilusionado esfuerzo de otras noches, menos largas, pero también intensas. Con fiebre creadora y prueba victoriosa para la habilidad artesana, capaz de elevarse a los categoremas del Arte.

Y previamente, el despliegue de la gente moza o menos moza, por los vericuetos tendidos sobre los abismos de la montaña o de la mar. Entre la ilusión y el riesgo. En desafío al vértigo, a fin de aportar los ingredientes naturales necesarios, para plasmar en aras de la reverencia toda la poesía con mensaje que promete. Todo ese enorme tapiz de primores tejido de anhelos. Con la soberana urdimbre del amor, que sin mácula, se ha transmitido en trasvase de generaciones para por el Corpus, acentuar en la noble villa, esa plenitud de inmensa custodia de amor. Ese rico joyero que cubre todo el trayecto procesional como cúspide verticalina de ese amor, enlazado a la esperanza.

Corpus de Mazo 2

La difícil tarea de describir

Como en otras ocasiones, los apuros para el pregonero. Con la emoción atisbadora anudándose en su garganta. Poniendo en el empeño lo mejor de su alma, todo su amor admirado por las cosas bellas. Con respaldo de anhelosa entrega y que llega a mimo en los detalles. Con todas las características de la obra bien hecha.

Y como siempre, el humilde pregonero, sabe muy bien, se quedará corto y canijo pese a su afán en pregonar. Muy por detrás de empaque arrogante de la superación. Y es que, no es nada fácil interpretar fielmente hasta dónde llegan las querencias de un pueblo volcado a la pleitesía. Un pueblo que casi durante un año, ha acunado en su alma generosa, el anhelo de adorar a la divinidad mediante esa ofrenda comunitaria dotada siempre de imprevisibles logros. Que se proyecta en todo ese aliarse de primores para incrementar, si cabe, la excelsa intención. El imperativo de todos los corazones, a juzgar uno sólo, por su isócrono latido.

Apela al pregonero a sus recuerdos. Pretende enlazar vivencias en la esperanza de la inspiración necesaria para encontrarse a la altura y dignidad requerida por las circunstancias.

Humilde, confiesa su fracaso. Imposible pintar con palabras toda la galanura de esa obra tan pródiga en armonía. Con tanta elocuencia aderezada. Porque, al fin y a la postre, ahí en el obelisco singularísimo de los arcos. En esos arcos iris de la tierra tendidos para hablar con los cielos. En los arabescos de las alfombras o la extraordinaria intención teológica de los tapices y altares.

Acaso y sin acaso, se necesitaría el concurso de varios grandes poetas en uno sólo. Ser Homero, Virgilio en el equilibrio y Góngora en la metáfora. Disponer de la inimitable musicalidad de los Salmos del Rey David y toda la pristina elevación de San Juan de la Cruz.

Corpus de Mazo 3

La fiesta se invita por sí misma

Sólo resta al pregonero, domeñar la sonora habla de Cervantes. Reducir a términos sencillos el rebullir de sus entusiasmos. Atar bien corto el corcel de su imaginación para no apartarse, ni un solo momento, de ese cúmulo de esencias del Corpus Christi en la Villa de Mazo. Y contemplar ese conjunto de obras como envueltas en luz, hablándonos al corazón. Invitándonos dulcemente a participar en toda la soberana magnitud de la pleitesía.

De ahí que la Villa de Mazo, oficialmente no invita. Se limita a recordar la fecha y aguardar con los brazos abiertos y extendidos. Confía en la comprensión y amistad de todos y a raíz de su presencia, disfrutar plenamente de la labor bien hecha. De la tarea culminada felizmente, para contribuir a la felicidad de todos y que todos, en hermandad dichosa, se sientan también protagonistas de tan magnífica plasmación. Y sean también espontáneos pregoneros de esa pirámide de obras perfectamente engarzadas a una tradición que seguramente, se ha transmitido en andas del misterioso ritmo de la sangre. Porque aquí la mies es mucha y los sarmientos apadrinan excelentes caldos. En resumen, las especies singulares para prolongar hasta el infinito el gozo de vivir en Cristo y para Cristo. Vivir diariamente entregándose a los demás. Con amor, con caridad. En definitiva, alimentándose, elevándose desde esa inmensa custodia de amor, cuenco singular del único amor, que jamás podrá morir y proporciona seguridades de una eterna vida.

En definitiva, la Villa de Mazo no invita. Aguarda la visita de todos para en unión de todos, reforzar si cabe, la magnitud y pureza, la reverencia profunda provista del vertical impulso de recrearse en el diálogo con la divinidad.

Domingo Acosta Pérez, junio de 1976. Pregón de las Fiestas del Corpus (El Eco de Canarias)

Fotos: José J. Santana

El arte de las alfombras de La Orotava (Infraoctava del Corpus Christi)

corpus orotava

Las alfombras, realizadas de manera minuciosa y entusiasta, se destinan a ser holladas por el devoto cortejo que acompaña al Verbo Humanado… bella manifestación de los sentimientos religiosos de los habitantes de la Villa de Orotava. (Imagen: “Procesión del Corpus de La Orotava”, pintura al óleo del tinerfeño Celestino Mesa)

Al atardecer, entre vuelos de palomas, repiques de campanas, cánticos eucarísticos y nubes de incienso, sale de la Parroquia de la Concepción su Divina Majestad, rodeada de luces y platas, espigas y pámpanos, en el Sol, rutilantes de oros, del Ostensorio. Marcha, a través de las calles, pisando pétalos; las flores del Valle se han deshojado de amor, formando el más rico presente que pueblo alguno ofrenda al Dios del amor.

Unos sentimientos -religiosos, pero a la vez artísticos- que se exteriorizan de manera brillante en la infraoctava del Corpus de La Orotava (jueves siguiente al Domingo de Corpus), dando lugar el compromiso individual a una hermosa creación colectiva como pocos pueblos han logrado: una debida ofrenda al Señor con el fruto de la tierra con que nos bendice. Pero no hay nada eterno en la tierra. Esta escenografía religiosa -la de las alfombras florales orotavenses- es efímera como la vida misma, convirtiéndola aún más cautivadora (“no te empeñes en que permanezca lo que por ser ya perfecto debe morir”, escribiría a este respecto la poeta Dulce María Loynaz); donde la creación artística -haciendo uso del lema de la alfombra de los Monteverde de 1851- es un “creo, amo y espero”: creo en lo que hago (fe), lo vivo con amor (certeza) y espero con anhelo su culminación (esperanza). Y a partir de ahí un arte consumido en su propia belleza física, pero con un significado que perdura en el amor sublime a la presencia de Jesucristo en la Sagrada Forma.

El sentir de los “villeros” por esta magna celebración se plasma fielmente en el siguiente texto, cargado de verdad y sentimiento, que reproducimos a continuación:

corpus la orotava

El Arte de las Alfombras

La Orotava se ha engalanado, como una novicia, que se dispone a profesar… Se ha puesto sus mejores y más valiosas joyas: desde el magnífico trono refulgente, sobre el que triunfaba la Divinidad entre la orfebrería de la Custodia, hasta los pendientes brilladores de sus nobles damas, ataviadas y endomingadas.
La Villa, coronada de guirnaldas, cubierta con velos de castidad, portando en las manos encendidos pebeteros se ha postrado de hinojos a los pies del Altísimo oculto tras el misterio de las especies sacramentales…
Y yo vi sonreír, cantadora y dichosa, a la Primavera, que volcaba sobre la campiña el tesoro aromado de su canastilla…
La Naturaleza y el Arte se han rendido, a los pies de Cristo en un supremo homenaje de pleitesía.
La Orotava, toda cubierta de joyas, ha celebrado su fiesta eucarística, fiesta exaltada y cantada con solemne clamoreo de campanas.
Cuando el pueblo exterioriza su fe religiosa, cuando tributa su culto externo, la religiosidad toma entonces las apariencias de una bellísima paganía…
He contemplado silencioso y conmovido, el triunfante itinerario de la Hostia Santa por las alfombradas calles orotavenses calles que ascienden penosamente, con la geometría de un grandioso anfiteatro…
Espectáculo significativo y emocionante es el que nos brindan las multitudes, cuando ardidas de fe, siguen silenciosas y pensativas, a Cristo, que, en el misterio de su silencio, habla calladamente a los corazones, que saben escucharle.

corpus orotava 1
Los hijos de la Orotava han cubierto de flores sus calles, mejor dicho, han tendido maravillosos, extraños tapices tejidos de la manera más peregrina, y con el material más frágil y exquisito. Los orotavenses, maestros insuperables e indiscutibles en el arte de las alfombras de flores naturales, hacen anualmente prodigios de su arte bellísimo, arte que es un tributo al Señor, a aquel que cuida, en expresión bíblica, de los lirios del campo.
Mis ojos se han maravillado ante esta grandiosa obra artística, arte de Flora de pura e inconfundible factura orotavense.
Son de admirar la perfección de la línea y la combinación del color que resplandecen en estas alfombras, de la manera más peregrina tejidas, y con el material más frágil trabajadas. ¡Manos de artistas, manos acostumbradas a tocar cosas sutiles y bellas, tienen que ser las que ejecutan estas maravillas de dibujo y de colorido!
¡Manos dignas, manos bendecidas por Dios, manos privilegiadas, que honrarían el pincel, la pluma y el buril, los que tantas cosas artísticas y refinadas han legado a los siglos y a las generaciones; causas instrumentales de los prodigios pictóricos de los eterno? poemas ¡y de la estatuaria imperecedera…!
¡Acaso hayan aprendido los orotavenses ese arte sutil del matiz y del color, en el milagro pictórico que les brinda diariamente el sol desde su gran escenario, que es trono, cátedra y altar… En el Valle el sol, cada atardecer se nos entrega, en un nuevo milagro de color y de luz. Nos da su última despedida el gigante, antes de reposar en los brazos de otro gigante…
El arte de las alfombras es una lógica consecuencia de esta Naturaleza privilegiada, donde soñamos el paraíso perdido, que Milton vislumbrara a través de su genio visionario de artista…
La Naturaleza— ¡la madre que nunca nos abandona! ha enseñado también a los orotavenses este supremo arte sin rival.
Cuando contemplamos las alfombras dudamos si son combinaciones de flores, o tapices, donde el pincel de un artista dejó sus ensueños de gloria, ora telas de estupenda policromía en las que manos marfileñas, adorables manos femeninas, dejaron el prodigio de valiosos bordados—que todo esto parecen las alfombra—.
Y el mérito de éstas estriba precisamente en no ser nada de lo anteriormente evocado, pues si así fueran perderían toda la gracia de su originalidad…
Las alfombras de flores naturales son el Arte y la Naturaleza, en un gesto de rivalidad.
Al contemplar estos tapices naturales, he soñado con las maravillosas sedas de los orientales, con los extraños dibujos de la indumentaria de los egipcios.
Algunas alfombras semejan labores finísimas de cáñamo…
Con las flores hacen estos artistas del dibujo y del color, lo que les place: alegorías caprichosas, símbolos eucarísticos, extrañas figuras geométricas.
Tienen un talento peculiar, genuino para la elección del colorido, para la esfumación de los contornos.
Diríanse las alfombras insospechables juegos caleidoscópicos.
Tienen ellas la fantasía de la arquitectura de los árabes.
Los orotavenses, encierran en un cuadrado, toda su alma, que ese es el secreto del artista dejar su emoción rediviva en la arcilla, en el lienzo, en la cuartilla. Y así lo ejecutan a fuer de buenos artistas.
Las alfombras en el día del Corpus, revisten las solemnidades de un rito.
Me evocan estos artífices a los pacientísimos miniaturistas medioevales, que dejaron toda su bella habilidad en los añejos breviarios, en la página, acaso olvidada de un antiguo libro litúrgico, perdido en el rincón de algún viejo convento…
Las alfombras son la manifestación de manos habilidosas, de temperamentos de artistas, y también los efectos de una Naturaleza fecunda y prodigiosa.
¿Cómo no va a brillar este divino arte de Flora, en la frente de los hijos de la Orotava cuando es ésta el bellísimo rincón donde se han dado cita todas las plantas y flores de todas las zonas y de todos los climas?
Si me preguntaran si existe otra BELLA ARTE, además de las ya consagradas, yo diría que sí; y es el arte de las alfombras de los preclaros hijos de la Orotava.

S. Padrón Acosta
Heraldo de Orotava, Junio de 1923

* * *

Corpus Orotava 1

La Fiesta de las Flores

Qué bella está mi Orotava
cuando llegan sus lindas fiestas!
¡Qué bella está mi Orotava
desborda de alegría el corazón!

Su arte, poema sencillo,
Perfuma el aire con este son.

Por eso yo quiero cantarle a mi pueblo
Un himno sincero de amor.
Que sea homenaje al Ser más divino
Lo expreso con esta canción:

Alfombras de La Orotava
Orgullo de un pueblo noble,
Que las ofrece en plegaria
Al amor de los amores.

Alfombras de La Orotava
Orgullo de un pueblo noble,
Que las ofrece en plegaria
Al amor de los amores.
Alfombras de La Orotava
Ofrenda de lindas flores,

Olor a brezo y retama
Que son cantos de alegría
Para el Cristo que se ama.

¡Fiesta! ¡Flores!
¡Fiesta de las Flores!

Letra: Jesús Rodríguez Delgado
Música: Santiago Reig

* * *

Corpus Christi Villa de La Orotava (2015)

Alfombras del Corpus Christi – “Una ventana al pasado”

Solemnidad del Corpus Christi (Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo)

Corpus Christi

Te presentamos el Vino y el Pan, bendito seas por siempre Señor

Día grande para todo aquel cristiano que ama la vida de Dios y uno de los días de mayor resplandor en el firmamento, donde revivimos el misterio del Jueves Santo a la luz de la Resurrección. La Festividad del Corpus Christi nos presenta el misterio de fe como la presencia viva de Cristo resucitado bajo las sagradas formas del Pan y el Vino; un encendido homenaje de veneración y amor a Jesús en el augusto sacramento del altar (“Santísimo Sacramento, Hostia pura, Alrededor de tu mesa, Cantemos al amor de los amores…”). Cristo Sacramentado presente de manera íntima, que nos convida celestialmente a la conmemoración solemne y eucarística de su amor universal por todos nosotros: “El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna…permanece en mí, y yo en él”. En este día se nos invita a la comunión sincera para seguir a Cristo y transformar nuestras vidas con Aquel que es amor vivo.

Festividad del Corpus Christi

Celebremos la Fiesta llenos de gozo. Iluminados por la fe

Oración de Corpus Christi

Jesús, hoy estoy a tus pies,
tengo la dicha de estar ante ti
que estás en la Eucaristía,
Tendría ganas de contarte mis méritos,
pero prefiero reconocer ante Ti,
que tengo errores y pecados.
Señor, no soy siempre como querría ser,
no siempre rezo contento,
a menudo me dejo vencer por las distracciones.
Señor, con frecuencia me molesto con mis compañeros,
tengo resentimientos, me irrito,
y expreso mi ira con palabras y gestos.
Señor,
innumerables veces no dejo el primer puesto a los otros,
me pongo yo en el primer lugar,
convencido de que me pertenece.
Señor, ilumina mi vida.
Hazme entender quién soy verdaderamente,
entra en mí como luz,
que ilumina, purifica y alienta,
haz que me deje conocer de ti hasta el fondo.
Señor, quisiera poderte gritar,
que te acuerdes de mí a la hora de mi muerte,
confío en ti….
Amén

(Monseñor Carlo María Martini)

≈ ≈ ≈

Corpus Christi1

Homilía del Papa Francisco para la solemnidad del Corpus Christi 2014

Solemnidad del Corpus Christi (Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo)

Saint Martin de Porres Corpus Christi

 Consagración de la Eucaristía en una iglesia de Filadelfia (EE.UU) junto a una escultura en bronce de Fray Martín

La Eucaristía es símbolo  y causa de la unión y la paz de la Iglesia, anticipo y prenda de los eternos deleites del cielo.

Esta fiesta se celebra en la Iglesia Católica para conmemorar solemnemente la institución de la Sagrada Eucaristía, proclamando la precesencia real de Jesucristo en el Santísimo Sacramento; Cristo entre nosotros recordándonos su mensaje de amor universal y el triunfo jubiloso de Jesús-Hostia, que jamás encontrará sombra de tristeza. En este Jueves solemne, Cristo nos enseña que su carne es verdadero manjar, que nos une con Él y nos comunica su vida divina, prenda de inmortalidad: Hoy sentimos al Señor presente entre nosotros a través del sacramento de su amor generoso. Que también nosotros seamos presencia constante y benefactora en favor de la causa del bien humano, su causa.

Corpus Christi

Oración al Santísimo Sacramento

Te doy gracias Señor Padre Santo, Dios Todopoderoso y eterno porque aunque soy un siervo pecador y sin mérito alguno, has querido alimentarme misericordiosamente con el cuerpo y la sangre de tu hijo Nuestro Señor Jesucristo.

Que esta sagrada comunión no vaya a ser para mi ocasión de castigo sino causa de perdón y salvación.

Que sea para mi armadura de fe, escudo de buena voluntad; que me libre de todos mis vicios y me ayude a superar mis pasionres desordenadas; que aumente mi caridad y mi paciencia mi obediencia y humildad, y mi capacidad para hacer el bien.

Que sea defensa inexpungable contra todos mis enemigos, visibles e invisibles; y guía de todos mis impulsos y deseos

Que me una más intimamente a ti, único y verdadero Dios y me conduzca con seguridad al banquete del cielo, donde tu, con tu hijo y el Espíritu Santo, eres luz verdadera, satisfacción cumplida gozo perdurable y felicidad perfecta.

Por Cristo, Nuestro Señor

Amén

≈ ≈ ≈

Enlaces recomendados:

Solemnidad del Corpus Christi (EWTN)

Los Santos y la Eucaristía

Solemnidad del Corpus Christi (Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo)

porres-corpus

Dios mío yo creo, adoro, espero y os amo, os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no os aman. Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, os adoro profundamente y os ofrezco el precioso Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de nuestro Señor Jesucristo, que se encuentra presente en todos los Sagrarios de la tierra, y os lo ofrezco, Dios mío en reparación por los abusos, sacrilegios e indiferencias con que Él es ofendido. Amén.

≈ ≈ ≈

CORPUS CHRISTI

Historia de la Solemnidad del Corpus Christi