Iglesia del Monasterio de Santo Tomás (Ávila)

Convento de Santo Tomás - ÁVILA

Retablo mayor -visto desde el Coro-, realizado por Pedro Berruguete (Foto: Wikipedia)

San Martín de Porres (Ávila)

Imagen de Fray Martín de Porres en una de las capillas de la iglesia de Santo Tomás (Foto: Jesús Moreno P.)

SMP Iglesia Santo Tomás - Avila

Otra perspectiva de la imagen de Fray Martín

El Real Monasterio de Santo Tomás es un emblemático convento dominico de finales del siglo XV de estilo gótico que se encuentra en la ciudad de Ávila (provincia de Ávila, Castilla y León). Su fundación data de 1480, en honor del dominico Santo Tomás de Aquino. Las obras comenzaron bajo la dirección de Martín Solórzano y los mecenazgos de Hernando Núñez de Arnalte, Fray Tomás de Torquemada y, principalmente, con el patrocinio de los Reyes Católicos. Cuenta con tres magníficos claustros (Claustro del Noviciado, Claustro del Silencio y Palacio Real de Verano o Claustro de la Universidad) y un retablo mayor, que preside la  Capilla Mayor de la Iglesia, realizado por Pedro Berruguete. El tercer claustro, Palacio de Verano de los Reyes Católicos, alberga un Museo de Arte Oriental de una gran riqueza. Este museo, abierto en 1964, alberga piezas de bronce, porcelanas, marfiles, joyas, y otras, procedentes su mayor parte de China, Japón, Vietnam y Filipinas. La iglesia destaca por su planta de cruz latina y en su interior destaca el Coro conventual, una pieza maestra de talla flamígera por su amplitud y su magnífica sillería de nogal. También debemos destacar el centro del crucero donde se encuentra el sepulcro del príncipe Don Juan, obra de Doménico Alessandro Fancelli. El monasterio ha sufrido algunas vicisitudes a lo largo de la historia: saqueado durante la invasión francesa, abandonado tras la desamortización de Mendizábal y afectado por incendios en 1699 y 1936. El Convento de Santo Tomás de Ávila está catalogado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento, siendo declarado en publicación oficial en el año 1931. Una curiosidad del mismo es que la flor de lis, símbolo de pureza del cuerpo y alma e icono dominico -la cruz flordelisada es uno de los blasones utilizados por la orden a la dominicana a lo largo de la historia-, se encuentra labrada en piedra, madera y rejerías de forja por todo el monasterio. Por último, es en el año 1973 cuando queda constituida la Parroquia de Santo Tomás, pues hasta entonces había sido siempre iglesia conventual.

Monasterio de Santo Tomás (Ávila)

Real Monasterio de Santo Tomás

Convento de las Dominicas Dueñas de Cabañales (Zamora). La devoción a Fray Martín

Convento de Cabañales

Monasterio de Santa María la Real de las Dueñas MM. Dominicas de Cabañales (Zamora).

Los orígenes de este monasterio, ubicado en el barrio de Cabañales de la ciudad de Zamora, datan del siglo XII, de un beaterio donde se alojaban las familias de los caballeros que acudían a la guerra. Posteriormente se convirtió en un convento de la Orden de Predicadores. En el S. XIV, hacia 1540 aproximadamente, se trasladan al edificio que en la actualidad permanece como Orden de Clausura de monjas dominicas. También aquí se encuentra la sede de la cofradía de la Virgen de la Esperanza, que sale en procesión la mañana del Jueves Santo.

San Martín - Monasterio de Santa María la Real de las Dueñas MM. Dominicas (Cabañales - Zamora)

Imagen de San Martín de Porres en la iglesia del Convento, que cuenta con un buen número de devotos en Zamora

Procesión

Convento de las Dominicas Dueñas (Cabañales - Zamora)1

Un numeroso grupo de fieles, además de acudir a la celebración del triduo en honor a Fray Martín en el monasterio de las Madres Dominicas de Cabañales, gusta de acompañar a los Amigos de San Martín de Porres en la tradicional procesión con motivo de su festividad. Una forma de dar gracias por los prodigios obrados en esta bella localidad.

San Martín - Monasterio de Santa María la Real de las Dueñas MM. Dominicas (Cabañales - Zamora)

Dentro de este grupo de fieles amigos de Fray Martín se encuentra una agrupación de mujeres, las “Amigas de San Martín de Porres”, que mantienen con cariño y gran fervor la devoción al santo mulato en la ciudad de Zamora desde hace 32 años. Todos los 3 de noviembre de cada año, con esmero preparan y sacan al santo en procesión para que bendiga la ciudad y así mismo, con sus dones e intercesión, a todas y cada una de estas mujeres. También el personal del servicio de limpieza del ayuntamiento asiste a la ceremonia para honrar al que es su santo patrono, además de portar las andas. Una vez finalizada la misma, cumpliendo con la tradición, se reparte el riquísimo pan de anís de San Martín entre los feligreses.

Estas buenas amigas Fray Martín siempre lo han tenido presente durante todos estos años. Primero con una imagen pequeña que custodiaban las monjas del convento. Luego, con tiempo y dinero, la actual imagen: de mayor tamaño y con una novedad respecto a las representaciones más comunes de San Martín de Porres, ya que porta en una de sus manos la Sagrada Escritura, cimiento de la fe verdadera que le enseñó a triunfar. Una imagen que en el amor y calor de su hogar conventual se ha convertido en un instrumento providencial para unir en la fe cristiana y en el amor de Dios a todo tipo de razas y culturas y, cómo no, a los propios zamoranos.

Parroquia de San Martín de Porres (Burgos, España)

san-martin-de-porres-iglesia

El diseño de la iglesia de San Martín de Porres de la capital burgalesa se planteó desde un punto de vista funcional tanto desde la forma y estructura de los elementos arquitectónicos –de líneas rectas y volúmenes cuadrados y rectangulares– como de materiales empleados –de origen industrial y a cara vista–. Una nueva tendencia, la funcionalidad y el vanguardismo, comienza a vislumbrarse en la arquitectura religiosa española. El templo se construyó entre finales de 1975 y septiembre de 1977, a partir de un proyecto realizado en 1973. Después de una segunda fase de construcción en los 90 y una rehabilitación en 2011 ha dado como resultado un centro parroquial junto a la iglesia que, en conjunto, constituyen un lugar armonioso y diáfano, con una realidad pastoral relevante que cuida de las necesidades espirituales y otras sociales básicas de esa parte nueva de la ciudad de Burgos.

altar-san-martin-porres

En esta iglesia se encuentra actualmente el valioso retablo de Santa Eulalia de Mérida (gótico del siglo XVI -c. 1523-), procedente de Tañabueyes.

Parroquia de San Martín de Porres - Burgos

En la actualidad la imagen originaria de San Martín -de estilo vanguardista- ha sido reubicada en el vestíbulo del centro parroquial.

san-martin-de-porres-burgos

Coincidiendo con  la instalación del retablo de Tañabueyes se ha colocado en el altar una nueva imagen, más cálida y expresiva, de Fray Martín. Una nueva escultura de bulto redondo de San Martín de Porres, tallada en madera de tilo, realizada por Dorrego Escultura Tallada S.L. (Arganda del Rey) en dimensiones muy cercanas a las reales (1,90m).

≈ ≈ ≈

Enlace recomendado: sanmartindeporresburgos.es

Iglesia Conventual del Corpus Christi (Valladolid)

Monasterio Corpus 2

Monasterio Corpus 1

Imagen de Fray Martín en la iglesia del Corpus Christi (Valladolid).

La imagen de San Martín de Porres se encuentra en un lado – lado de la Epístola, desde el presbiterio hacia la entrada – de un Retablo de la segunda mitad del siglo XVIII, que además contiene la imagen de Santa Catalina de Siena, procedente del retablo mayor del monasterio vallisoletano del mismo nombre. En el remate existe un relieve representando a Santa María Magdalena Penitente. Hay también, en el mismo retablo, una pequeña imagen de Santa Teresa de Liseaux (Santa Teresita del Niño Jesús).

Foto por gentileza de Sor Mercedes. Le agradecemos su amabilidad con este blog

Comunidad de religiosas dominicas del Monasterio del Corpus Christi, Valladolid: monasteriocorpus.webcindario.com 

Un milagro de San Martín de Porres: “Las cosas de Fray Martín”

“LAS COSAS DE  SAN MARTÍN”

La experiencia que narra con detalle Sor María Carmen Rodríguez, monja del Monasterio de las Dominicas de Lerma (Burgos) nos enseña que lo extraordinario también puede manifestarse en hechos cotidianos, simples, pero siempre vinculados a una experiencia transformadora del alma que impulsa a dar testimonio del amor de Dios…:

Soy una monja dominica contemplativa de clausura del Monasterio de San Blas de Lerma.

Sucedió una mañana del día 3 de noviembre de 1994. Nuestra huerta es muy grande. En el centro se encuentra un pequeño palomar, que es como una casita, un cuadrado donde encuentras una escalera rústica y casera que permite subir a un primer piso de tablas, del mismo estilo, con una barandilla alrededor, apenas unos palos enlazados.

Era media mañana de la fiesta de San Martín de Porres. Yo salí a la huerta a coger algunas verduras y vi  cómo entraban palomas en el palomar, lo cual me llamó mucho la atención y pensé: ¿Habrá pichones? Dicho y hecho; me fui al palomar, subí la escalera y empecé a dar la vuelta para mirar los nidos, al llegar a un tramo, me apoyé sobre la barandilla y se partió el palo por la mitad, yo al ver que me caía me agarré a una escalera de mano que estaba apoyada en la pared, pero se me venía encima, la solté, y entonces perdí el equilibrio y me quedé colgando hacia  abajo todo el cuerpo, con un pie enganchado en un agujero de las tablas.

En esos momentos pensé que no tenía salvación, pues nadie en la comunidad sospechaba que estuviera en el palomar, por tanto no podían venir en mi ayuda. Al verme así, empecé a gritar a Dios, a la Virgen, y de repente me acordé que era el día de la fiesta de San Martín de Porres, comencé a gritarle: ¡¡San Martín, amigo mío, por favor “échame la escoba”, ayúdame!!

¿Creéis en los milagros?…Pues escuchad. De repente sentí algo en mi mano, una cosa  como inmaterial, ¿la escoba de San Martín?… alguien que sin ningún esfuerzo me incorporó hacia arriba, una fuerza suave e invisible, que aún me dan escalofríos al escribirlo. Sentí una presencia muy viva en la estancia. ¿Qué había pasado? estaba  de pie sin saber cómo, ante mi sorpresa, caí de rodillas, dando gracias a Dios a la Virgen y  a San Martín, bajé la escalera como si no me pesara el cuerpo, me sentía envuelta como en una protección divina.

Allí abajo, otra vez me puse de rodilla, solo podía repetir: gracias, gracias. No recuerdo el tiempo que estuve allí en acción de gracias. Cuando salí del palomar me fui al Sagrario a contárselo al Señor, dador de todo bien, Padre bueno y misericordioso. ¡Dios mío, que emocionada estaba!

Al irse enfriando el pie, no podía andar, pues lo tenía todo morado, al salir de la capilla me encontré a la M. Priora, debía de tener una cara especial, pues al verme me preguntó si me pasaba algo. La dije: Acabo de nacer, San Martín de Porres ha hecho un milagro conmigo, y la conté todo lo que estaba viviendo.

Me auxilió, curándome el pie, que estaba bastante dañado y se puso muy morado. Cuando llegué al recreo se lo conté a las monjas, casi no me creían, pues tengo buen humor y gasto muchas bromas, con lo cual me costó que dieran crédito a lo que las contaba (aunque lo hacían para probarme). Me tomaban el pelo, diciendo que si se me quitaba lo morado del pie me creerían. Yo se lo pedí al Santo, pues ya que había hecho lo mucho podía hacer lo poco.

Para que no dudemos de la eficacia del Santo, al día siguiente me levanté con el pie normal, como si nada hubiera pasado. Y es que San Martín es muy fino y delicado para hacer las cosas, viene siempre como de puntillas, como que no hace nada, sin ruido, en silencio. Como ya sabemos en todos los milagros que hacía, él sabía que eran cosas de Dios, y nada se atribuía a si mismo, así son los santos, de los cuales tenemos que aprender, a dar siempre gracias a Dios, que nos da gratuitamente todo. Seamos como las  tinajas de las Bodas de Caná, estemos vacías para que el Señor las llene del vino bueno de su misericordia.

Bueno, pues a los ocho meses de este suceso, el pie no quería andar, y fui a la consulta del traumatólogo. Al preguntarme qué me había pasado, yo le conté la historia del “milagro de San Martín”, cómo me había salvado la vida, se emocionó de tal manera que me lo hizo repetir. Este médico nos ha tomado mucho cariño a toda la comunidad, y por supuesto a mi me quiere un montón, me llama “la monja de San Martín”.

Yo me siento muy orgullosa de mi hermano dominico mulato, que es mi gran amigo y compañero, a quien invoco todos los días, le llamo, le hablo, le cuento, y cada día me regala los “pequeños” “grandes” milagros de la vida cotidiana, pues cada acontecer del día a día son los pequeños milagros que van tejiendo la trama de nuestra historia, personal y comunitaria.

No sé si habré trasmitido algo de esta vivencia tan fuerte y profunda que yo experimenté aquel día, solo puedo deciros que hubo un cambio en mi vida interior. He vivido y palpado a lo largo de los días como se han solucionado cosas difíciles, por intercesión de San Martín, mi buen amigo, y por ello os invito a que probéis fortuna, pues él nunca falla.

¡Demos gracias a Dios por todo, que da su gracia a los santos y a nosotros nos concede saborear, su dulzura y compasión!

Sor Carmen (Lerma)

Fuente: frayescoba.info

Convento de San Pablo y San Gregorio (Valladolid)

Convento de San Pablo y San Gregorio (Valladolid)

capilla del sagrado corazón

Preciosa imagen de San Martín de Porres situada en la capilla del Sagrado Corazón Jesús de la iglesia del Convento de San Pablo y San Gregorio (Valladolid – España). En la mesa del altar, Cristo Yacente sobre un sudario, talla en madera policromada obra de Gregorio Fernández (1631-1636).

≈ ≈ ≈

Convento de San Pablo y San Gregorio (página web)

Capilla de la Archicofra​día del Rosario (Salamanca)

Convento de San Esteban - Salamanca 5.1

Imagen de San Martín de Porres en la Iglesia del Convento de San Esteban (Salamanca). Foto: rosariosalamanca.blogspot.com.es

Hermandad Dominicana  - SalamancaCapilla de la Archicofradía del Rosario - Salamanca

Imágenes de San Martín de Porres en la capilla del Rosario, de la Real y Pontificia Archicofradía Sacramental de Madre de Dios del Rosario y san Pío V (Archicofradía del Rosario), cuya sede se encuentra en la iglesia del Convento de San Esteban Protomártir (Salamanca). Fotos: nazarenosdeltormes.blogspot.com

La imagen tallada en madera de cedro de San Martín de Porres pertenece  a la imaginería menor del paso procesional de Nuestra Señora del Rosario, con una medida aproximada de 17 cm. El banderín bordado con la imagen de San Martín de Porres vestido es el banderín de la Bolsa de Caridad que lleva su nombre, y adscrita a dicha Archicofradía.  San Martín de Porres es cotitular de la misma.

Enlace recomendado: archicofradiarosario.org (página de la Archicofradía del Rosario de Salamanca)

Información por gentileza de José Antonio Arroyo. Capiller de la Archicofradía del Rosario