Festividad de San Martín de Porres: Fray Martín, el santo de la santa sencillez

Si no nos hacemos sencillos y puros de intenciones, como los niños, no entraremos en el Reino de Dios.

Fray Martín era un hombre abierto, cercano y auténtico. La sencillez de su carácter era fruto de un resultado natural y a su profundo deseo, con convicción, de ser sólo un hombre bueno. Pero detrás de esta modestia del santo mulato se encontraba un trabajo duro, de sacrificio y de un amor sin artificios: sintió con el prójimo doliente, viviendo en la voluntad de Dios y participando de su inagotable Misericordia. Para las almas puras, como la de Martín, que han llegado a la luz de la fe y de la verdad, todo es sencillo y natural. La fe, pues, radica en la respuesta verdadera dada a la Palabra de Dios; no tanto en su erudición. Una respuesta que iba acompañada —como algo innato— de humildad generosa y de una presencia que atrapaba confiadamente en el espacio vital. Así, en ese espacio creaba nuestro querido santo su “propio” lugar de amor del que hacía partícipe a los demás. Gozaba, por tanto, de un alma fervorosa que transmitía paz y alegría allá donde estuviera, y a su vez, encontraba su razón de ser procurando el bien al prójimo.

Es bien cierto que los buenos hijos de Dios no sólo nos ayudan a mejorar sino que además nos cambian la vida. Precisamente en este mundo que compartimos, donde vivimos y convivimos, junto a nuestras familias y en comunidad, es nuestra forma de ser la que puede obrar el cambio en el comportamiento de aquellas personas que nos rodean, y especialmente frente a actitudes poco gratificantes. La expresión humana de la sencillez siempre cala en los buenos corazones, esos mismos donde sempiterna resuena la Palabra del Señor.

A su vez, solícito pero sin nimiedades, deseaba nuestro amigo Martín ser el último porque, libre de cargas mundanas y ambiciones personales, sabía que era el camino seguro para servir a Dios y a los hombres. Y a los ojos del Señor, es la sencillez y humildad de corazón los valores que más aprecia: ambas constituyen ese dulce triunfo sobre nuestros corazones, a menudo tan llenos de soberbia y sentir hipócrita que marcan de manera deleznable muchos actos de nuestras vidas.

“Con dos alas se levanta el hombre de las cosas terrenas, que son sencillez y pureza”, dijo Tomás Kempis; y no le faltaba razón, pues la sencillez glorifica y la pureza, además, santifica: como así vivió, de manera permanente en estas cualidades, Fray Martín.

J.J.

* * *

El mulato de Lima sigue su camino, con su sublime humildad, sin sorprenderse de nada de cuanto de extraordinario va ocurriendo a su paso. Todo es natural en él, todo lo lleva a cabo con tal sencillez, con tanta naturalidad, que diríase que éste es el camino obligado de su realización. En su casi ingenuidad infantil, en su innata inocencia, no puede pensar que el camino que sigue sea extraordinario. Nunca pensó que él fuera la causa y el agente de tantas maravillas y prodigios. Porque Fray Martín tuvo conocimiento sobrenatural de los acontecimientos y penetración de las cosas ocultas, poseyó el don de profecía y de la sutileza, siendo capaz de penetrar en lugares cerrados, sin abrir la puerta.

También por voluntad Divina poseyó otros dones asombrosos: el de la ligereza, que le permitía recorrer grandes distancias en un momento, y el de la invisibilidad, cosas ambas que fue capaz de comunicar a otras personas.

Y todo ello, no nos cansaremos de repetirlo, porque su humildad y su gran inocencia no le deja pensar que es capaz de tales prodigios. Tiene una visión infantil de las cosas. No se sorprende, como no se sorprenden los niños de las más extraordinarias maravillas, porque en su espíritu lo creen la cosa más natural del mundo.

Su humildad fue heroica, fundamento de todas las demás virtudes. Su caridad, inagotable, ya que alcanzó incluso a los irracionales. Su paciencia, imperturbable, basada en su gran humildad sin que las censuras e incomprensiones que tuvo que soportar, alterasen su sonrisa. Su obediencia, admirable, ya que murió obedeciendo. El conocimiento que tenía de su propia bajeza le protegía.

Este era Fray Martín de Porres, el mulato de Lima, que realizó los más portentosos milagros con tal naturalidad que diríase que era el camino simple y obligado de su sencilla existencia. Sus actos fueron sumamente sencillos, y la vida que llevó nunca se salió de lo ordinario. Lo extraordinario le llegaba de lo Alto, del supremo Hacedor.

Hábito dominicano,
aumenta tu penitencia,
es extrema tu obediencia,
sufres el insulto humano;
si te alaban, es en vano
que es opuesto a tu humildad.

Oración

Oh, San Martín de Porres, interponed vuestra poderosa intercesión ante el divino Señor y alcanzadnos a cuantos admiramos la sublimidad de vuestras virtudes, el favor de imitaros para que así logremos la dicha de disfrutar de las bendiciones de la gracia. Y en prenda de que son escuchados estos nuestros ruegos, otorgadnos el consuelo de ver remediadas las necesidades que con todo fervor y plena confianza encomendamos a vuestra intercesión. Así sea.

Con cariño, a Fray Martín, santo sencillo y bueno. Para que algún día aprendamos a ser como tú.

Enlace relacionado: Fray Martín, el “enfermero” de almas

Anuncios

Festividad de San José de Cupertino, fraile franciscano conventual

San José de Cupertino, fraile franciscano conventual

La familia religiosa del Seráfico padre San Francisca de Asís, en la rama más antigua de su primera Orden, llamada de Menores franciscanos conventuales, celebra la fiesta de este santo, singular premio por sus virtudes —humildad y paciencia ante las humillaciones y los fracasos— y por los dones que recibió del Señor. Nació José María Desa el año 1.603, en la localidad italiana de Cupertino, de la provincia de Lecce, de padres pobres y religiosos que educaron a su hijo en el santo amor a Dios. En su deseo de ofrecerse al Señor, intentó ingresar en la religión capuchina, más hubieron de despedirlo por su ineptitud para los oficios; no desistió el joven y solicitó su ingreso entre los padres conventuales, quienes movidos de la bondad del postulante, le admitieron como hermano lego. Más tarde, a causa de su excelente comportamiento y por especial disposición del Señor, le hicieron estudiar y a los 25 años se ordena sacerdote. Sus virtudes, los favores que recibía del cielo y otros prodigios  —arrobado de éxtasis, levitaba a grandes alturas— hacían que la gente acudiera, a su pesar, en tropel a venerarlo. Más de sesenta fueron los éxtasis públicos, con la particularidad de que cesaban a la voz de la obediencia. Su paciencia era inagotable, ya que muchos le atacaban por su sencillez, por su humildad y por su extremada pobreza; y vivió muchos años con grandes tribulaciones, de las que le libró después el Señor, llevándolo al descanso eterno desde Osimo el 18 de septiembre de 1663, cuando contaba sesenta años. Sus últimas palabras fueron para la Virgen: Monstra te esse Matrem: Muestra que eres mi Madre. Contaban los frailes que aquel perfume milagroso que indicaba su presencia en los conventos se difundió en ese momento y duró muchos años. Conocido como “el santo volador” es, además, considerado patrono de los estudiantes, pues sus oportunas invocaciones a la Virgen le bastaban para lograr prodigios de sabiduría en los exámenes.

* * *

Protector de los examinandos 

Vivió San José de Cupertino en el siglo XVII (1603-1663). Joven todavía, y vencidas ya no pequeñas dificultades motivadas por su escasísima aptitud para las letras, fue admitido en calidad de lego en la Orden de Franciscanos Conventuales y destinado inmediatamente al convento de Santa María della Grotella, cuyos religiosos diéronse muy pronto cuenta del gran tesoro que Dios les había confiado, que a las reiteradas y a las justas instancias de ellos debió el Santo la singular merced de ser admitido entre los religiosos del coro, a pesar, según hemos dicho, de su poca disposición para el estudio.

Por su parte, haciéndose cargo el joven Religioso de sus nuevos deberes de estudiante, dióse con ánimo esforzado a observarlos, y después de mucho trabajo y diligencia pudo penetrar algo en el conocimiento del latín y aun a traducir con seguridad aquel fragmento del Evangelio, donde, entre otras cosas, se leen aquellas tan conocidas palabras: Beatus venter qui te portavit.

Preparado de esta suerte y puesta toda su confianza en la Santísima Virgen presentóse para recibir el Diaconado, siendo de advertir que la primera clerical tonsura, las cuatro Órdenes menores y el subdiaconado los recibió sin previo examen, atendida su pura santidad. Era el señor Obispo de Nardó, D. Jerónimo de Franchi, quien debía conferirle tal Orden, y lo hubiera realizado pasando por alto el requisito del previo examen, a no habérselo recordado uno de los que le acompañaban. Por este motivo se dispuso aquel Prelado a cumplir los sagrados Cánones, y a tal fin abrió al azar el libro de los santos Evangelios, señalando como materia para el examen el pasaje que tan providencialmente se había ofrecido, esto es, el único ya citado, que el Santo conocía con perfección. Tradújolo el humilde religioso y lo comentó luego con tan santa maestría, ponderando las excelencias de la Virgen, que dejó al Obispo sumamente satisfecho y admirados a los demás presentes.

Pero mayores y hasta humanamente insuperables eran las dificultades con que parecía haber de tropezar para recibir el Presbiterado, pues, dada la fama de riguroso que tenía el señor Obispo de Castro, Don Juan Deti, era de temer que por esta vez saliese mal parado el Santo, y esto le habría sucedido a no contar con la protección y amparo de la Santísima Virgen, la cual le infundió tal ánimo que se presentó con toda confianza a exámenes en compañía de otros ordenandos de su Instituto muy aprovechados en ciencias divinas y humanas. Preguntó el señor Obispo a varios de los mismos con el rigor que acostumbraba, y deduciendo, luego, de la notoria aptitud de los ya examinados la de los que quedaban todavía por examinar, entre los cuales estaba San José de Cupertino, dejó de preguntar a estos últimos, dándose por satisfecho de todos.

Pedro Mártir Bordoy i Torrents

Oración

Querido Santo, purifica mi corazón, transfórmalo y hazlo semejante al tuyo, infunde en mí tu fervor, tu sabiduría y tu fe. Muestra tu bondad ayudándome y yo me esforzaré en imitar tus virtudes. Gloria…

Amable protector mío, el estudio frecuentemente me resulta difícil, duro y aburrido. Tú puedes hacérmelo fácil y agradable. Esperas solamente mi llamada. Yo te prometo un mayor esfuerzo en mis estudios y una vida más digna de tu santidad. Gloria…

Oh Dios, que dispusiste atraerlo todo a tu unigénito Hijo, elevado sobre la tierra en la Cruz, concédenos qué, por los méritos y ejemplos de tu Seráfico Confesor José, sobreponiéndonos a todas las terrenas concupiscencias, merezcamos llegar a El, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.

Amén.

San José de Cupertino, por José María Feraud

Elogio de la Cruz

La Cruz es el mejor imán que atrae las bendiciones del cielo… (Foto: José J. Santana)

La Cruz es el Ara sacratísima sobre la que fue inmolada la Víctima y el Sacerdote… La Cruz es el Palo sangriento, la Serpiente de bronce a cuya sola vista nos sentimos curados los que somos mordidos por las víboras de los siete pecados capitales; por los dientes venenosos de las tres concupiscencias que nos traen continuamente a mal traer… Sin la Cruz salvadora, ¿qué sería de nosotros, míseros y eternos menores de edad, ante la nefanda trinidad que enseñorea el mundo, porque todo en él es poco menos que carne, demonio y muerte en amalgama constante y abrasadora?

La Cruz es, empero, la mejor arma que repele, ahuyenta y vence, al fin, a Satanás con toda su traílla de precitos que no saben amar: la Cruz es el mejor imán que atrae las bendiciones del cielo… Por esto todas las bendiciones de la Iglesia dance en forma de Cruz, desde la Bendición Papal hasta la que da a su hijo la más humilde de las madres…

La Cruz es la más excelente gloria del amor de Cristo, porque es confortador recuerdo y constante y dulcísimo memorial de la infinita caridad que a todas nos tuvo y tiene, porque así nos amó, que quiso morir por nosotros en ella clavado, como el ludibrio de la plebe, entre los desamparos de Dios, y las iras y abominaciones de los hombres… ¡Ah!, ¡balanza finísima, sensibilísima la suya!, fue su Diestra platillo donde colocó toda su Sangre—¡bastaba una gotilla!—, y al punto bajó el siniestro platillo donde todas nuestras ruindades… y, al levantar la diestra, dio con la puerta del cielo que quedó abierta, patente, invitadora… Statera jacta corporis! Todo nos lo es la Cruz, porque allí tenemos los ejemplos más encumbrados de todas las virtudes: sobresalen allí por manera tal la humildad, la paciencia, la caridad heroica, la mansedumbre, la obediencia y la suma constancia de ánimo no solamente en sufrir dolores por la justicia, sino también en padecer muerte y muerte afrentosa… que con toda verdad puede decirse que en sólo el día de su Pasión expresó en Sí mismo nuestro Salvador todas las reglas del buen vivir que nos había dado de palabra durante el tiempo de su predicación…

Por eso, al colgar de la espetera mi pluma al final de este Año Santo, Décimonono Aniversario de nuestra Redención, cúmpleme escribir y gózome en clamar con voz prepotente: «¡Señor mío Jesucristo, Rey inmortal de las siglos!, confieso y proclamo que nací en los brazos de tu Cruz… que he vivido y quiero seguir viviendo asido a tu Cruz como la débil hiedra al robusto olmo que la protege: que quiero luchar y sufrir amarrado a tu Cruz… y, si en los embates de la vida, me es fuerza caer, quiero caer cosido con tu Cruz; porque así no he de recibir daño alguno: que quiero morir, acabar mi peregrinación prolija (que ya me cansa este destejer cotidiano y fastidioso… cupio dissolvi!….); que quiero cerrar mis ojos, digo, fijándolos en tu Cruz, asido a tu Cruz, para resucitar, al fin de los tiempos, todavía clavado con tu Cruz que habré sostenido en el seno de la tierra con mis brazos descarnados… Quiero resucitar con tu Cruz abrazado, porque tu Cruz es el Código por el que serán juzgadas todas las Generaciones en aquel tremendo Día… y allí, tu Justicia Eterna resplandecerá, eso es, me hará justicia, aquella justicia que he buscado casi siempre inútilmente en los jueces humanos… porque tu Código no puede mentir y no miente… porque es él solo infalible, inapelable, insobornable… Por eso hoy para mañana, ganando, prudente y avisado, tiempo al tiempo, dígote, Señor, Dios misericordioso, dulce Jesús bendito: Inter oves locum praesta…. ¡Siéntame, Señor, aquel día entre tus ovejas, a tu diestra, a mí que he llevado y defendido tu Cruz!».

Fray Francisco Iglesias, O.F.M.
(La Hormiga de Oro, abril de 1934)

* * *

Una Cruz sencilla

Nada se ha inventado sobre la tierra
más grande que la cruz.
Hecha está la cruz a la medida de Dios,
de nuestro Dios.
Y hecha está también a la medida del hombre…
Hazme una cruz sencilla, carpintero…,
sin añadidos ni ornamentos,
que se vean desnudos los maderos,
desnudos y decididamente rectos:
los brazos en abrazo hacia la tierra,
el astil disparándose a los cielos.
Que no haya un sólo adorno que distraiga este gesto,
este equilibrio humano de los mandamientos.
Sencilla, sencilla…
hazme una cruz sencilla, carpintero.
Aquí cabe crucificado nuestro Dios,
nuestro Dios próximo,
nuestro pequeño Dios,
el Señor,
el Enviado Divino,
el Puente Luminoso,
el Dios hecho hombre o el hombre hecho Dios,
el que pone en comunicación
nuestro pequeño recinto planetario solar
con el universo de la luz absoluta.
Aquí cabe… crucificado… en esta cruz…
Y nuestra pobre y humana arquitectura de barro…
cabe… ¡crucificada también!

                                        León Felipe.

El perdón de los enemigos (un artículo del Padre Cueto)

Padre José Cueto, O.P.

El Perdón de los enemigos

Nada hay que se resista tanto al egoísmo humano; y, sin embargo, pocas cosos son tan características de la Religión cristiana. «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen», es la primera palabra que Nuestro Señor Jesucristo pronuncia en la Cruz. Por aquí comienza en aquella sagrada cátedra sus concisas y magistrales enseñanzas, repletas de sentido. Antes, dice el Vble. Fray Luis de Granada, que encomiende su Madre al Discípulo, y su espíritu al Padre, pide a éste perdón para sus mismos verdugos; y entre tantas cosas como había de proveer, la primera provisión es para ellos. ¡Cuán cierto es que nada nos mandó Nuestro Señor Jesucristo que Él no lo practicase antes! Maestro y modelo a la vez, no se limitó a enseñarnos nuestros deberes de palabra, quiso movernos a cumplirlos con su propio ejemplo. Por eso nos dice de Él el Santo Evangelio que «comenzó a hacer y enseñar». No tenemos, pues, legítima excusa. Es mandamiento de Nuestro Señor Jesucristo, sancionado con sus propios hechos, que amemos a nuestros enemigos y hagamos bien a los que nos aborrecen. No soñemos con salvarnos, si en esto no le imitamos. «Si perdonáis, seréis perdonados», nos dice a todos el divino Maestro.

El Padre Celestial no nos otorgará indulgencia de las culpas con que le ofendamos, sino a condición de que nosotros lo otorguemos de corazón a los que nos han ofendido. Ni se nos admitirá al altar a ofrecer sacrificio, si antes no nos reconciliamos con aquellos de nuestros hermanos que contra nosotros tuvieren alguna cosa. No basta pensar que perdonamos; es preciso quererlo, y quererlo de veras, con toda sinceridad, y ponerlo por obra. Temamos siempre mucho en esta materia no ser víctimas de ilusiones. Es tan difícil perdonar de corazón y sinceramente, «que las leyes apenas lo suponen nunca, y por eso excluyen ordinariamente de actuar en un juicio a las personas enemistadas». A los enemigos no los admiten las leyes ni para denunciar, ni para acusar, ni para ser testigos. ¡Cuánto dice esto, y cuán poco, sin embargo, se tiene en cuenta! Debíamos temblar ante el solo propósito de salir por los fueros de la verdad y de lo justicia misma, en toda ocasión que advirtiésemos en nosotros algún sentimiento de aborrecimiento y antipatía hacia las personas contra las cuales nos ocurriese proceder. Porque seguramente no alterará lo esencia de los cosas pensar, así por alto nada más, y de una manera vaga y sin ahondar en el asunto: «no me mueve odio alguno; ni deseo de venganza, ni intención de hacer daño; únicamente me propongo lo gloría de Dios, el bien común, la realización de la justicia». ¡Ay, que no echemos de ver el sofisma en que envolvemos nuestra propia conciencia! Tales nos figuramos falsamente que son los móviles o que obedecemos; pero allá, en el fondo de nuestro espíritu, existen otros muy diversos, que son los que triunfan en lo contienda y se llevan la eficacia y se arrogan el imperio y dan el impulso que nos mueven y deciden y hacen poner manos a la obra.

De todos los odios y venganzas este es el de peor linaje, y el más repugnante, el que se escuda con la gloria de Dios, el bien de la Religión y el triunfo de la Justicia.

Grabemos todos en el fondo de nuestra almo la primera Palabra de Nuestro Señor Jesucristo en la Cruz y tengámosla como ley de nuestras acciones, como regla de nuestra conducta, y habremos resuelto el problema de la paz en los pueblos, en las familias y en cualquiera otra suerte de colectividades.

+ FR. JOSÉ
Obispo de Canarias

Publicado en diferentes medios de la prensa local grancanaria con motivo del centenario del nacimiento del Padre José Cueto.

* * *

Siervo de Dios Padre José Cueto, O.P., Obispo de Canarias

La Virgen de la Paloma (mirando al pasado)

Virgen de la Paloma

Como las majas que la rindieron culto, hace perdurable su fama a través de las generaciones. Y, sin embargo, su primitiva capillita ha desaparecido en silencio. Su historial es ya de otro tiempo; no entrarán más en el sagrario las chulas de la barriada; nadie interrumpirá la paz de aquel recinto; el santuario dejó de ser, pero la capillita vive; con el espíritu de lamas castiza de las verbenas madrileñas, que, llevada al teatro, dejó en los fastos de la escena un recuerdo tan imperecedero como el de la Virgen milagrosa, que los hijos de Madrid veneran con grandísimo fervor. Ábrese el vacío de un solar; pero dos pasos más arriba, en el nuevo templo de San Pedro el Real, existe la Virgen de la Paloma, cuyo nombre es dulce y apacible como el arrullo.

La capillita de la Paloma tuvo unos gloriosos días de esplendor y magnificencia, cuando la reina María Luisa hincaba la rodilla al píe del altar, y con ella las damas majas y todo el pueblo heroico que legó el ciego amor religioso a Doña Isabel II, postrada también de hinojos ante la Virgen popular de los barrios manolescos.

No imaginara el arquitecto D. Francisco Sánchez, discípulo de Ventura Rodríguez, cuando en 1795 construyó la iglesia, que el pequeño templo había de verse tan concurrido, pues si bien es verdad que ya la imagen tenía enormes devotos, no dieron en visitarla con la posterior frecuencia y generalidad las mujeres que oían la primera misa después de dar a luz. Esta costumbre fue la nota más característica de la capillita que nos ocupa.

Aquel paraje resultaba en otro tiempo el confín del populoso barrio de Calatrava, lleno de tradiciones y de lugares curiosos, por la importancia que tenía en los anales de la villa. Hacia el campillo de Gil Imón, el caserío de humildes viviendas domingueras, así llamadas porque sus vecinos las pagaban semanalmente, no con poco trabajo. Por dónde el hospital de la Orden Tercera, la morada del fiscal Gil Imón de la Mata, que dio nombre al descampado y al portillo que allí se abría. En una casa cercana vivió y murió el duque de Osuna. Más atrás, en la calle del Águila, quedaba la capilla de la Sacramental de San Andrés, guardadora de una de las arcas donde estuvo sepultado San Isidro. En la calle de los Santos, frente a la parte del monasterio de San Francisco que luego se dedicó a prisión militar, estaba en pie la casa de la beata Clara. Y por entonces, conforme se pasaba por la plaza de la Cebada, camino de este barrio legendario, se alzaba, en la equina de la calle del Humilladero, la ermita de Santa María de Gracia, debida a la Hermandad de la Santa Vera Cruz.

Es muy complejo y largo de contar el origen del retablo de esta imagen. Existen varias opiniones, desperdigadas en libros y papeles. Las más autorizadas son que unos gitanos que vivían en la calle que hoy se llama de Arlaban, entre la leña con que se calentaban, tenían un cuadro sin valor alguno, con la sagrada efigie de la Virgen de las Maravillas, y que, pasando a la sazón cierto pintor que habitaba en la calle del Lobo, lo compró y regaló después a una señora muy cristiana, que a su vez lo donó al convento de Carmelitas descalzas. Y que una paloma criada en el corral de las monjas de San Juan de la Penitencia, acompañó, volando, a la Virgen de las Maravillas, cuando fue trasladada a su nueva iglesia. Una devota mujer del pueblo hizo representar la escena en un cuadro, lo colocó en el portal de su casa, le rindieron culto los vecinos y, con los milagros, adquirió celebridad.

Lo cierto es que, jugando con el cuadro unos muchachos de la barriada, que lo habían substraído del montón de leña de una tahona próxima, lo vio María Isabel Andrea Tintero, quien, arrebatándolo de manos de los chiquillos, lo puso en un marco, y alumbró con las limosnas recogidas. Era el retablo de Nuestra Señora de la Soledad, venerado en el portalillo de la calle de la Paloma, esquina a la de la Solana. Con limosnas se fabricó la capillita; con limosnas se dijeron las primeras misas, y con limosnas atendió a su vida la piadosa mujer, que vivía en la casa contigua, y que cuidaba y limpiaba la iglesia.

La imagen de las Maravillas era muy otra: era un Cristo así nombrado, porque se veneraba en el portalillo perteneciente a las monjas de Maravillas, y que se trasladó a San Andrés. El Cristo cercano al parador de Calatrava, y al que rogaban las infelices criaturas sometidas al portentoso tratamiento de la famosa curandera Juana Picazo, que vivía en la calle de la Ventosa.

Era la capillita un ascua de oro en el barrio humilde. Sonaba a gloria su campana. Honrábanse y tenían a gala los que allí se bautizaban. Y la estampa de la Virgen figuraba en todas las casas, amparando la paz del hogar.

Ya era popularísimo el santuario. Ya se celebraban en él las bodas de rumbo, amenizadas con la música de los murgantes. Ya las madres amantísímas presentaban a la Virgen los recién nacidos. Ya se trajo el Santísimo Cristo de la Misericordia. Ya arrimaban a su puerta los coches palacianos. Y todo pasó, todo se acabó. Cerróse la puerta; cerróse la cancela; hízose el silencio; la piqueta demolió el lugar sagrado, y en lo que hoy es solar, lo mismo que las golondrinas que anidaban en el quicio del portón, unas niñas saltan y cantan en un ambiente de romería de verbena.

Antonio Velasco Zazo. Revista La Esfera, agosto de 1919 (nº294).

* * *

Enlace relacionado: Nuestra Señora de la Soledad de la Paloma

La familia Dominicana

La familia Dominicana

España fue la tierra escogida por el Señor para que viese la luz Santo Domingo de Guzmán. «Esa luz, dice un ilustre escritor del siglo fenecido, fue encendida por primera vez en la frente de Santo Domingo, niño, en forma de resplandeciente estrella». Estrella, símbolo del carácter distintivo de su Orden, que ostenta como mote en su escudo heráldico una mágica palabra, Veritas, reflejo del Verbo del Padre celestial; y la verdad dilata e ilustra las inteligencias y educa y enaltece los corazones, libertando a aquéllas de las nieblas del error y a éstos del ominoso yugo de las pasiones: «Veritas liberabit vos».

Lucere et ardere, blasón que les dio Juan XXII. La Orden del antiguo Canónigo Regular y Arcediano de. la catedral de Osma, después evangelizador del Mediodía de Francia contra los multiformes e impíos errores de los Albigenses, es la primera que se propuso por objeto la predicación, misión capital de los apóstoles y sus sucesores los obispos: Id y enseñad a todas Las gentes: Ite et docete.

Y tan sin fronteras fue el celo y tan gigantescos expansivos los bríos con que los Hijos de Domingo comenzaron desde su infancia a recorrer el camino de la siembra de la palabra de Dios, que la tradición refiere que ya en los albores de la Orden, al dirigirles Honorio III un Breve laudatorio, quiso comenzar: «A nuestros amados Hijos en Cristo los Hermanos (Frailes) que predican en…»; y como su memoria, su diestra y su pluma se fatigaban en querer enumerar las varias regiones teatro de su celo, cortó por lo sano en aras de la brevedad, escribiendo: «A nuestros amados Hijos en Cristo los frailes Predicadores: Salud y bendición Apostólica». Con ello quedó ya canonizada la augusta misión apostólica y docente que caracterizó ab incunabulis a los Hijos del más ilustre de los ilustres Guzmanes españoles, y que ellos han difundido y perpetuado ore et cálamo, sin los desmayos del pesimismo, por los ámbitos del orbe en el espacio de siete centurias. El odio a la herejía y la consiguiente defensa, científica y ardorosa, del dogma y la verdad, son sus características: Púgiles fidei et vera muudi lumina apellidólos en otra ocasión el repetido Honorio.

Y el benedictino Bto. Urbano V, aún en ocasión poco favorable para la Orden, hizo de ellos este lacónico, pero compendioso elogio: «No me acobardan las herejías ni sus ramificaciones, mientras subsista en pie de guerra esta Orden».

Nos explicamos perfectamente el natural asombro de un ilustre miembro de la preclara Compañía de Jesús, el elocuente orador P. Félix, al contemplar la colosal grandeza de la Orden dominicana. Superan la cifra de cincuenta mil (!) (y no se tome a hipérbole) los Mártires que la han fecundado con su sangre, y tenemos entendido se está tramitando en Roma el proceso de Beatificación de mil trescientos del Japón. —¿Misioneros no Mártires? Sabe su número Aquel que cuenta las arenas del mar: valga por todos San Vicente Ferrer, el Ángel del Apocalipsis, la trompeta del Juicio final, apóstol de Valencia, España y media Europa.

Y aparte de este nuevo Elías y Bautista del siglo XIV, los pies evangelizadores de los Hijos de Domingo han encallecido en sus correrías apostólicas por la culta Europa como por las regiones antípodas: su celo devorador hales hecho plantar sus tiendas lo mismo entre los infecundos hielos árticos que en los calcinados arenales de la zona tórrida.

Y han fijado la Cruz redentora en las atrevidas crestas de los alcores coronados de nieve virgen, donde asoma su búcaro descolorido y enfermizo la Campanilla blanca, flor del hielo, en busca de las tibias caricias de un sol de invierno, y en las profundas cuencas de los valles, donde germina lozana y luce sus colores amarillo y rojo la Primavera, primer adorno con que se engalana la naturaleza al advertir la proximidad de la estación florida: ¡oh!, «¡cuán graciables son los pies de los que evangelizan la paz y el bien!»

Y, ¿hay Maestros en esta Orden, docente por antonomasia? Ahí está Alberto Magno, Doctor universalis, que es legión. Y el nombre augusto de Maestro General ostenta el supremo Jerarca de la misma, en una áurea cadena de 79 eslabones, arrancando del Querúbico Patriarca y terminando hoy en el Rmo. P. Gillet: Y 13 de ellos son españoles, entre los cuales descuella el tercero, el por varios títulos insigne catalán San Raimundo de Peñafort, canónigo de Barcelona, Penitenciario de Gregorio IX, eminente canonista, compilador de las Decretales, co-fundador de la Orden de la Merced y modelo de desprendimiento, desinterés y humildad, pues renunció sin dolor y generosamente el Magisterio General de la Orden y rehusó el Arzobispado de Tarragona para vacar a la oración y al estudio, entre cuyos castos placeres murió casi centenario en la nobilísima Barcino, su patria, que se enaltece con la memoria de tan excelso hijo: canonizóle Clemente VIII en 1601.

Además, en el catálogo de los Maestros Generales figuran, aparte del Patriarca y el repetido Peñafort, varios Bienaventurados, y sabios muy eminentes, más un Papa, el Bto. Benedicto XI, diez cardenales, varios arzobispos y obispos, Legados a Latere, Nuncios Apostólicos, Inquisidores Generales e insignes Padres de todos los Concilios ecuménicos del siglo XIII acá: en la Orden son muchos centenares los cardenales y obispos. Y ha tenido la Orden muchos insignes confesores de Reyes. Y han prestigiado la Sede Apostólica cuatro hijos del querúbico Patriarca, el Bto. Inocencio V, el Beato Benedicto XI, ya citado, San Pío V, que cierra con aristocrático broche de amatista el áureo catálogo de los Papas canonizados, y el Venerable Benedicto XIII (Príncipe Orsini). Y exigencias del laconismo nos vedan apuntar siquiera las eminencias del catálogo de Maestros del Sacro Palacio, importantísimo cargo y alta dignidad de la Orden a través de siete centurias, arrancando esa especie de dinastía del propio Domingo.

Y, ¿tiene sabios tan egregia Orden? Su solo y desnudo índice ocuparía muchas paginas: valga uno por un ejército: Tomás de Aquino, titán de la Metafísica, querubín de la Teología, Príncipe del Escolasticismo, que tras de siete siglos sigue empuñando en su vigorosa diestra el cetro de la ciencia divina: el Tridentino, que en el estrado presidencial colocó a la derecha del Crucifijo la Sagrada Escritura, colocó a la izquierda al mismo—¡honor insigne!—la Suma del Santo: «Consulamus divum Thomam», clama la Iglesia en los casos difíciles y espinosos, y todos los gloriosos Pontífices de nuestra época rivalizan en proclamar y dilatar su Dictadura científica, que no tiene peligro de languidecer.

¿Y artistas? De su dilatada serie no mencionemos sino al Beato Angélico de Fiésole (el celebérrimo Fray Angélico), celoso de la pintura espiritualista y mística, cuyos maravillosos frescos, con sus ángeles y vírgenes ideales, parecen anticipamos las delicias paradisíacas.

Y lo apuntado, nada más que ligerísimamente apuntado, y lo que la brevedad nos obliga a silenciar, no es más que un pálido reflejo de la primera Orden dominicana, primera por el sexo más noble y por los honores divinos del sacerdocio, pues no fue cronológicamente la primera engendrada por el regalado Capellán de la Virgen y simpatiquísimo Patriarca del Rosario, ariete formidable contra la herejía albigense y contra las de todos los tiempos sucesivos.

La primera fundación del Santo Patriarca fue el Monasterio de Proville, cabe Franjaux en Francia, refugio de doncellas nobles perseguidas por los herejes, y fue el origen de la Segunda Orden venero de santas vírgenes y viudas. Y de la Tercera Orden de Penitencia bástenos citar uno de los nombres más gloriosos del sexo femenino, Santa Catalina de Sena, que nos atreveríamos a llamar la mujer fuerte del siglo XIV, pues fue sostén, confidente y Embajadora de los Papas Gregorio XI y Urbano VI, y consejera de cardenales y obispos, y hasta de su director y confesor el Beato Raimundo de Capua, su hermano de hábito.

¡Colosal es la grandeza de la Orden de Predicadores! Como su hermana gemela la Orden Seráfica, en sus tres ramas cuenta con varios centenares de Santos, Beatos y Venerables, con príncipes y magnates, así como multitud de sabios, eminencias y notabilidades, tanto en sola la rama femenina (Segunda Orden) como con los dos sexos de la Tercera, así claustral como secular.

Si «el hijo sensato es la gloria del padre», ¿cuántas y cuán grandes son las glorias del querúbico Patriarca, que se alegra con la sabiduría y santidad de tantos hijos santos y sabios? Al contemplar asombrado tan magnífica visión de celestial ensueño, una santa envidia nos trae a las mientes las palabras de un Profeta: «¡Muera yo con la muerte de los justos, y sean mis postrimerías semejantes a las suyas!»

Jose Erice Espelosin, Canónigo Arcipreste de Mondoedo.
Hormiga de Oro, agosto de 1932.

* * *

Festividad de Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de Predicadores

La Transfiguración: Fiesta para soñar

Levantaos y no temáis

Fiesta para soñar

1.— La Transfiguración del Señor en el monte Tabor es una fiesta para soñar, para lanzar nuestra pobre imaginación al aire de los ensueños. Es un misterio profundo de la vida de Cristo. Pero, al mismo tiempo, una realidad que debemos hacer patente en nuestra existencia. Un momento decisivo para reavivar en momentos de oscuridad. Todo esto es para nosotros —debe serlo— este día de la Transfiguración, donde se dieron cita tantas dimensiones de nuestra fe.
Porque no se trata de una contemplación maravillosa del milagro cuando de descubrir en nuestra vida la necesidad de irnos transfigurando en Cristo. Se trata, en el fondo, de descubrir a Jesús. De ir viendo cómo debemos incrustarlo en nuestra existencia de —mirándolo a El— irnos haciendo cristianos cada día más. Así, y no de otra manera debemos enfocar el Mensaje de esta fiesta.
La Iglesia ya nos puso ante nuestra vida este hecho evangélico en Cuaresma. Y era lógico. En Cuaresma se trataba de cambiar, de transformarnos. Se nos hablaba allí de «penitencia» en el sentido etimológico de la palabra, es decir, de cambio. Y la Transformación era ejemplo y paradigma de lo que debíamos hacer.
Hoy vuelve a la carga. Hoy, más serenos ya, quiere la Iglesia que caigamos en la cuenta de esta verdad. En Cuaresma los acontecimientos pascuales nos embargan. Ahora en pleno verano estamos hasta de vacaciones. Tenemos más tiempo, más calma. Y es momento de ver en Cristo cuanto tenemos que hacer en nosotros.
La Transfiguración nos habla de un trabajo. De ese trabajo nuestro de cada día: ser Cristo, transfigurarnos en Cristo. Porque para el cristiano Cristo lo es todo. Todo en nuestra vida debe estar marcado de la misma trascendencia de Cristo.

2.— Sin embargo, esta fiesta para soñar, no ha de ser un señor ilusorio sino real. Porque no se trata de que demos alas a la imaginación, sino al empeño. De que nos concienciemos de que el trabajo nuestro de cada día —trabajo material, trabajo laboral, trabajo social, trabajo humano— ha de tener un vértice: Cristo.
Que la Transfiguración no ha de hacernos «gansos». Todo lo contrario. La Transfiguración debe espolearnos a terminar de hacernos Cristos. A poner toda la carne en el asador. A transformar —eso significa Transfiguración— todo lo que está a nuestro lado, en nuestro entorno. Pero a transformarlo en Cristo. O al menos, a transformarlo en lo que Cristo quiere.
Porque hoy hablamos mucho de estructuras nuevas, de compromiso social, de empeño político del cristiano. Ya todo eso nos lanza la Transfiguración. El cristiano debe trabajar en el mundo por hacerlo nuevo, por transformarlo. Debe meterse en política, para hacerla más humana y más bien común. Debe reivindicar todo lo reivindicable. Porque su consigna es Transfigurar. Eso sí, Transfigurar en Cristo.
Y es lo que olvidamos. Porque no se puede reducir el cristianismo a las tareas sociales, a las luchas ideológicas, a reivindicaciones salariales, a mejoras humanas y sociales, a la lucha obrera. Si en toda esta lucha, el cristiano no busca a Cristo no busca transfigurarse y transfigurar el mundo en Cristo, está perdiendo el tiempo. Si pierde el sentido religioso de la vida, si pierde la dirección al Señor más allá de la muerte y de todas las realidades terrenas, su cristianismo habrá sido castrado en uno de sus elementos más esenciales: Transfigurar todo en Cristo, no en Marx, ni en ninguno de esos ideológicos aventureros.

3.— Eso nos pide hoy la Transfiguración del Señor. Tenemos que comprometer socialmente, políticamente, humanamente nuestra vida cristiana Pero eso es un solo polo de la dialéctica cristiana. Porque ese compromiso ha de tender a Cristo. La trascendencia, la nostalgia del cielo tienen también un lugar —necesario y esencial para el cristiano— en su vida de cada día. Lo interesante es Cristo, más allá de las realidades y las luchas concretas.
Transfigurarnos en Cristo. Transfigurar el mundo en Cristo. Estos son los «dolores de parto» de que nos habla San Pablo Para nosotros y para el mismo, mundo. Recapitular todas las cosas en El. Hacerlas nuevas.
Fiesta para lanzarnos, para soñar. De verdad.

P. José Cabrera Vélez.
El Eco de Canarias, 5 de agosto de 1978.

Imagen: “La Transfiguración”, por Fra Angélico.

* * *

          Oración

Muéstrate, por fin, Señor.
No permanezcas por más tiempo
oculto a nuestros ojos.
No guardes silencio más días.

¿Hasta cuándo vamos a caminar entre tinieblas,
cansados, desorientados y abatidos?
Desata tu brazo, Señor, desata tu poder
y sal en defensa del pobre y oprimido.
Tiende tus brazos a los que vacilan,
hazte encontradizo a los que te buscan,
sorprende a los que te huyen.

No permitas que se blasfeme tu nombre,
diciendo: es el azar,
es el inconsciente,
es la materia.
¿Acaso el que ha hecho el oído… no oye?
¿No ve el que se ha inventado los ojos?

Los pensamientos de todos los hombres
están en tu ordenador,
todas sus palabras están registradas.

Bienaventurado
el que se deja enseñar por tu palabra.
Dichosos los que no ven y creen.
Sin estar en la seguridad social, están seguros.
Sin necesidad de tranquilizantes,
dormirán tranquilos y vivirán en paz.

Porque tú, Señor,
eres nuestro Padre
y nos quieres.

“Martín de Porres. Santo de América”, de Celia Cussen

Portada del libro “San Martín de Porres. Santo de Ámerica”, de Celia Cussen.

Descripción: Es difícil señalar con exactitud cuándo comenzó el culto de Martín de Porres (1579-1639), pero para el momento de su exhumación en 1664, en el convento dominico de Nuestra Señora del Rosario, muchos residentes de Lima ya consideraban al piadoso sirviente del convento un santo local. Una orden papal de varias décadas atrás prohibía a los limeños no solo erigir un altar donde sus seguidores pudieran recordarlo y rezarle, sino también colocar su imagen o hasta una vela en el sitio donde estaba enterrado. A pesar de ello, la fama de Martín se había extendido rápidamente. Su popularidad había persuadido a los dominicos de llevar sus restos a la capilla recién construida en su celda en la enfermería del convento, debajo de un altar dedicado al icono central de la cristiandad, particularmente apreciado por fray Martín: la Santa Cruz. El estudio de Celia Cussen se prolonga más allá de la muerte de fray Martín de Porres para reconstruir su vida póstuma. Se extiende hasta mediados del siglo XVIII, cuando el Vaticano lo reconoció como un héroe de virtud y lo designó un venerable de la Iglesia. Continúa hasta su beatificación en 1837 y su canonización en 1962. Por definición, una biografía es la historia de la vida de una persona hasta el momento de su muerte. Con Martín, la autora ha elegido desviarse de la norma para trabajar con un marco temporal que se extienda más allá de su vida natural. Pues no fue sino hasta los años posteriores a la muerte de fray Martín, que la comunidad de devotos elaboró y expresó su comprensión de lo que significaba para ellos su vida y su intercesión desde el cielo.

  • Entrevista de prensa a Celia Cussen acerca de su libro “Martín de Porres. Santo de América”:  AQUÍ
  • Introducción al libro: AQUÍ

Fuente: Instituto de Estudios Peruanos

* * *

Entrevista: ¿Cómo el culto a San Martín de Porres se extendió en el mundo?

Canto a la Virgen de la Paloma

Canto de alabanza a La Soledad que el musicólogo estadounidense Alan Lomax grabó en Alhama de Murcia el día 16 de diciembre de 1952 a Eduardo y José Valverde Pérez:

De los reinos que el mundo compone entre todos ellos sin duda no habrá
una corte como la de España tan maravillosa, digna de admirar;
gran prueba nos da
porque en ella se ha establecido la hermosa Paloma de la Soledad.

Esta Reina bajó de los Cielos, para fe y aumento de la Cristiandad,
transformada en un cuadro de lienzo su hermosa figura viva y natural,
y vino a tomar
el asiento en el barrio más pobre que en toda la Corte se ha podido hallar.

Unos niños jugando en la calle con este retrato van sin reparar;
ha pasado una anciana devota y vio que era el cuadro de la Soledad,
gran pena le da,
se lo pide a los niños y dicen: —Si usted nos lo compra se lo llevará—.

La señora sacó del bolsillo una monedita y a los niños da,
le entregaron el cuadro precioso que a toda la Corte favor le va a dar,
y vino a fijar
en el mismo portal de su casa, la gente que pasa se para a mirar.

Al fijarse en tan bello retrato no hay otra hermosura que pueda igualar;
los vecino[s] y la gente del barrio tienen por costumbre de irle a rezar,
y con fe leal,
el rosario a la Blanca Paloma, que a aquel que está enfermo la salud le da.

Puede escucharse en el siguiente enlace de culturaequity.org

Fuente: Fundación Joaquín Díaz. Revista de Folkore (nº365, 2012)

* * *

Enlace recomendado: La Virgen de la Paloma: Historia y tradición (por Doña Paloma Palacios)

Corpus de La Orotava y San Juan de 1885

Foto retrospectiva de la calle Tomás Pérez, en la Infraoctava del Corpus, a finales de la primera década del siglo pasado.

Las festividades del Corpus Christi y la Natividad de San Juan Bautista, a pesar de una relativa proximidad en el calendario, rara vez tienen la ocasión de coincidir (recordemos que puede suceder por aquello de que el Corpus es fiesta movible). La próxima vez acontecerá en el año 2038; más allá en el tiempo, el día grande de La Orotava (la Infraoctava) coincidirá con la fiesta de San Juan en 2049. En definitiva, algo inusual que sucede en contadas ocasiones a lo largo de un siglo. Tanto es así que en la península existen paremias que aluden a este singular hecho; una de ellas reza: «Viene cada Corpus y San Juan», haciendo referencia a algo que sucede muy de tarde en tarde. Asimismo, otro dicho popular dentro del refranero español es: «San Juan de buena estrena, buena comida y mejor cena; sobre todo si coincide San Juan y Corpus Christi, todo en un día», para celebrar tan solemne día. Ciertamente interesante (y que nos ha alegrado descubrir) es la frase siguiente: «Si San Jorge mata a Cristo, San Marcos lo resucita y San Juan lo sacramenta»[1], recordándonos que cuando la fiesta de San Jorge cae en Viernes Santo el día de San Juan Bautista coincidirá con la festividad del Corpus Christi (60 días después de la Resurrección). Con otra variante a las anteriores, más de nuestra tierra y muy común, es la expresión «San Juan a Corpus», en alusión a algo que tarda más de lo debido en realizarse.

El insigne historiador orotavense D. Jesús Hernández Perera —catedrático del Historia del Arte y rector de la universidad lagunera entre 1968 y 1972— escribe sobre este hecho rescatando una interesante crónica firmada por don Antonio Verde y León (Beneficiado de la Villa de Arriba) junto a don Antonio Pineda y Casañas (Secretario de la Hermandad Sacramental de la parroquia de San Juan). A continuación, el referido relato donde, de paso, se hace una bonita descripción del sentir de antaño en nuestra fiesta magna, concretamente allá en 1885.

Corpus y San Juan de 1885

Siempre se ha distinguido la villa de la Orotava, entre todas las poblaciones canarias, por la fervorosa dedicación que anualmente consagra al Santísimo Corpus Christi. En pocas localidades españolas podrá mostrarse con menos justicia cuan grandiosos resultan cada año los «tres jueves que relucen más que el sol». Porque si el Jueves Santo orotavense ofrece desfiles procesionales de emoción única en el archipiélago, pocas ciudades pueden mostrar el espectáculo de maravilla que el día de la Ascensión tiene lugar en la hermosísima iglesia de la Concepción, cuando una lluvia continuada de pétalos de rosas esparcen su perfume por las amplias naves y, mientras dura la función y procesión claustral, la cúpula y las bóvedas destilan cual maná prodigioso pétalos y más pétalos, arrullados y mecidos por los trinos de cien pajarillos canarios, que desde velados rincones entonan su himno triunfal al Hijo del Hombre entrando en los cielos; y el Jueves del Corpus se repite el homenaje único de las alfombras de flores, creadas por la Orotava en el más hermoso y sorprendente vasallaje ofrendado a la Eucaristía.

Si a este renovado fervor hacia el Pan de los Ángeles se suma la fecha feliz para la Villa de la fiesta de San Juan Bautista, el Santo Precursor, a quien está consagrada la mitad de la población, cada vez que se da la coincidencia de fechas entre el día del Corpus y en la fiesta de San Juan, la Orotava derrocha sus galas y vuelca toda su religiosidad en homenaje a Cristo y a su Precursor. Pocas veces se retrasa tanto la festividad del Santísimo Corpus Christi que coincida con el 24 de Junio. Pero cuantas veces ha ocurrido esto, la Orotava lo conmemora con categoría de verdadero acontecimiento religioso. Hay noticia de que en el siglo XVIII coincidió Corpus y San Juan el año 1734, y no volvió a suceder sino siglo y medio más tarde, hasta el 24 de junio de 1885. La coincidencia de ambas fiestas en este siglo ya ocurrió en 1943, pero no tendrá lugar hasta la próxima centuria. En esta última fecha, la Villa recordó el homenaje tributado en 1885, y no será vano reproducir una crónica firmada por el beneficiado de la Villa de Arriba don Antonio Verde y León y el secretario de la Hermandad Sacramental de la parroquia de San Juan don Antonio Pineda y Casañas, que da cuenta circunstanciada de cómo los católicos orotavenses del XIX celebraron esta rara coyuntura. Dice así:

«Hoy 25 de Junio de 1885, fecha memorable para los hijos de San Juan Bautista de esta Villa, se ha celebrado con gran pompa y magnificencia la gloriosa Natividad de su Patrono, en unión de la solemnidad del Santísimo Corpus Christi, acontecimiento que no se ha repetido desde el año de 1734. «La Iglesia ostentaba sus mejores galas y alhajas y había sido adornada con exquisito primor. A los lados del elegante tabernáculo se hallaban colocadas bajo doseles y en ricas andas de plata, las sagradas imágenes de Nuestra Señora de los Remedios y San Juan Bautista; un poco más abajo, delante del arco, aparecían en sus tronos San Buenaventura y San Zacarías, y todas las demás Imágenes que se veneran en este Templo estaban descubiertas y así permanecieron durante la octava; los altares se encontraban rodeados de flores y con la correspondiente iluminación.

«La festividad se anunció por espacio de ocho días con repiques, cohetes y luminarias en la torre, que presentaba vistosas colgaduras y banderas. Llegada la víspera del Corpus, a las 12 hubo un repique general de campanas en ambas parroquias y en todas las ermitas de la población. La plaza estaba vestida de plumas, que lucían preciosas banderas en forma de pendones. Había tres arcos triunfales, y en los extremos de la calle de San Juan, esto es, al llegar a la de San Zacarías y a la del Cantillo, se habían levantado dos grandiosos pabellones; otros dos se habían puesto en la calle Nueva y en la de Claudio, y todo el trayecto que recorría la procesión estaba alfombrado con abundantes flores y ramaje.

«El día del Corpus, después de la Misa mayor, cantada con diáconos y con las demás solemnidades, se sacaron en procesión los dos Patronos (la Virgen de los Remedios y San Juan), a fin de conducirlos a la Iglesia Matriz, cuyo beneficio le salió al encuentro y vino a recibirla en la raya de la jurisdicción. Seguía un inmenso concurso de fieles, las hermandades, y la Sociedad Filarmónica tocaba variadas y escogidas marchas.

«El majestuoso templo de la Concepción también estaba primorosamente adornado: a los extremos del arco principal estaban preparados los tronos que habían de ocupar nuestros Patronos y había cuatro tronos más con las imágenes de San Pedro, San Agustín, Santo Tomás de Aquino y San Isidro. En seguida se dio principio a la tercia y a continuación la Misa mayor a la que acompañó la orquesta, y después tuvo lugar la brillantísima procesión acompañada de nuestros Patronos y de los mencionados Santos, siendo en extremo conmovedor y edificante ver a esas sagradas Imágenes con solios, llevando ángeles sus mitras o bonetes; y en los descansos del Santísimo se volvían hacia la Majestad en ademán de adoración. Terminada la procesión, continuó la de San Juan en su marcha hasta su Iglesia, donde llegó a las tres de la tarde, por cuyo motivo se cantaron inmediatamente las primeras Vísperas.

«Por la noche, a los Maitines y Laudes, era sorprendente la iluminación del Templo. Terminados, hubo en la plaza música y se quemaron la mitad de los fuegos artificiales, dejando la otra mitad para mañana a la noche, en la que la banda de música volverá a amenizar el paseo con sus tocatas.

«Al siguiente día muy temprano, se dijo misa rezada, más tarde otra, y a las diez y media fue la mayor, que cantó el beneficio de la Iglesia Matriz, para lo cual fue atentamente invitado, y la orquesta tocó con mucha afinación y lucimiento. El Panegírico, que duró una hora y diez minutos, fue pronunciado por el Sr. Arcediano Dr. D. Pedro Llabrés y Llompart, el que demostró los puntos de contacto que existen entre San Juan Bautista y la fiesta del Corpus, por ser Nuestro Señor Jesucristo aquel Cordero a quien señala San Juan para que todos le conozcan y le amen.

«Por la tarde, a las seis, con acompañamiento del Beneficio de la Iglesia Matriz, de las Venerables Hermandades, de la Sociedad Filarmónica y una inmensa concurrencia de fieles de la Orotava y de los pueblos limítrofes, salió a la calle la procesión del Santísimo Corpus, Ntra. Señora de los Remedios, San Juan, San Buenaventura y San Zacarías y recorrió las calles acostumbradas, cuyos arcos, y enramado ya hemos descrito. Tres sacerdotes vestidos con capa presidían la procesión, y al Pueblo el Iltre. Ayuntamiento.

«A estas horas, que son las ocho de la noche, acaba de entrar la procesión; la hermandad (del Santísimo) se dirigió a la sacristía dando mil plácemes y parabienes al Hermano Mayor don Rafael Vivas y Pérez por la brillantez y generosidad con que ha cumplido su cargo».

Así celebró la Orotava, Corpus y San Juan de 1885.

Por Jesús H. Perera

Madrid y Junio de 1951.

Revista Criterio, Episodios católicos isleños. Junio de 1951.

(Foto: Revista ilustrada La Esfera, nº342, año 1920)

[1]: Calendario y refranero. Consideraciones acerca de algunas fechas del calendario en relación con el refranero español y francés. Jesús Cantera Ortiz de Urbena.

* * *

Infraoctava del Corpus Christi: El arte de las alfombras de La Orotava