Imágenes de San Martín de Porres del escultor Valentín García Quinto

Basílica de Santa María - Elche (Alicante)

Basílica Santa María (Elche, Alicante). Esta talla fue realizada en 1975.

Valentín García Quinto (talla en madera de San Martin de Porres de Barranco, Perú)

martin

Imagen que se encuentra en el distrito de Barranco (Lima, Perú).

Monasterio de Santa Rosa - Arequipa (Perú)

Monasterio Santa Rosa, Arequipa (Valentín García Quinto)

Monasterio de Santa Rosa de Lima (Arequipa, Perú).

Valentín García Quinto nació el 12 de agosto de 1926 en la localidad alicantina de Albatera, en el seno de una familia de campesinos. Falleció en 2013 en el mismo lugar que le vio nacer, dejándonos un extenso legado artístico.

Desde muy niño siente inclinación por la escultura, de la que fue autodidacta y emprendedor. En 1942, cuando contaba con 16 años, se matriculó en la Escuela de Artes y Oficios de Barcelona para estudiar y perfeccionarse en el campo escultórico. Durante su estancia trabajó, hasta 1946, para la prestigiosa Casa de Arte Sacro Reixach i Campanya. Debe incorporarse al servicio militar, y una vez finalizado se traslada a Madrid para trabajar con José Luis Vicent en la realización de las esculturas del retablo mayor del templo de San Isidro.

En 1953, y siguiendo el consejo del Padre Mojica, se traslada a Perú, concretamente a la ciudad de Arequipa. Allí realiza gran cantidad de esculturas religiosas. En 1969 regresó a Albatera donde se estableció definitivamente, y comienza a trabajar junto a su hermano Domingo, también escultor, en los encargos provenientes de toda la provincia de Alicante y regiones del Levante español. Su vinculación con la ciudad de Elche viene dada por la numerosa imaginería religiosa que ha realizado para distintas cofradías de Semana Santa, iglesias de la ciudad y encargos de particulares. Además, también cultivó con notable acierto el campo de la pintura. Actualmente existe un museo dedicado a este gran artista en el municipio de Albatera.

Referencia: Albatera despide al escultor Valentín García Quinto.

Anuncios

Una escultura modernista de San Martín de Porres

Santuario Nacional de San Martín de Porres, Cataño (Puerto Rico).

escultura-san-martin-de-porres-suzanne-nicholas-1-2

Imagen de San Martín de Porres realizada por la artista belga Suzanne Nicholas.

escultura-san-martin-de-porres-suzanne-nicholas-1-1

Esta imagen fue realizada por Suzanne Nicholas para la Iglesia del Santuario Nacional de San Martín de Porres en Bayview, Cataño (Puerto Rico). El templo, obra del prestigioso arquitecto alemán Henry Klumb en 1949, fue encargado por los sacerdotes dominicos junto a una asociación de devotos del santo como lugar de peregrinación y como parte de los servicios comunitarios de la zona. El mismo supuso una apertura del espacio interior, la comunión directa con la naturaleza y la búsqueda de “valores superiores”. Estos conceptos se “aunaron” en esta obra arquitectónica para crear una verdadera pieza de arquitectura tropical, que refleja en buena medida al amor que Fray Martín de Porres sentía por la naturaleza. El Santuario de San Martín de Porres supone una auténtica revolución en la arquitectura eclesiástica en Puerto Rico que precedió a los cambios doctrinales del Vaticano II, respetando lo sagrado y la dignidad de las formas, lo tradicional y lo moderno.

Iglesia de los Dominicos Santa María Rotonda, “Dominikanerkirche”, Viena (Austria)

Santa María de Rotonda (Viena, Austria)2

La actual iglesia de los Dominicos (Dominikanerkirche) Santa María Rotonda fue construida, entre 1631 y 1634, sobre la original iglesia del s.XIII. Predomina la influencia del estilo barroco italiano. En cambio, la fachada del templo es austera, de estilo románico-lombardo, con una portada coronada por una estatua de la Virgen. 

Santa María de Rotonda (Viena, Austria)3

Su interior, con una alta nave central y profundas capillas laterales, está ricamente revestido de estuco que representan a los ángeles. Asimismo, en la segunda capilla de la derecha, nos encontramos un altar dedicado a Santo Domingo y, bajo esta capilla, en la cripta, la tumba de la emperatriz Claudia Felicidad, esposa de Leopoldo I.

Santa María de Rotonda (Viena, Austria)1

Santa María de Rotonda (Viena, Austria)

Pequeña imagen de San Martín de Porres en la principal iglesia de los dominicos en Viena

Dominikanerkirche, la iglesia de los dominicos, es un bonito templo situado en el centro de la capital de Austria, Viena. Se encuentra en la conocida calle Postgasse, y cerca de la iglesia de los jesuitas (Jesuitenkirche). Llamados a Viena por el duque Leopoldo VI en 1226, los dominicos construyeron aquí su iglesia principal. Hubo anteriormente dos iglesias situadas en este mismo lugar: la primera, románica; la segunda, de estilo gótico, incendiada y destruida por los turcos, fue reconstruida definitivamente en el s. XVII (1634) por Jakob Spatz, Cipriano Biasino y Antonio Canevale en un estilo barroco italiano. Al mismo tiempo, se construyó también un monasterio adjunto con un peculiar muro cubierto de hiedra.

La fachada austera, construida en el estilo románico-lombardo, se abre con una portada coronada por una estatua de la Virgen, una escalera libre y pilastras propias del arte romano. La iglesia consta de una nave central de 22 metros de altura, flanqueada por tres bellas capillas laterales a cada lado, un transepto, un coro y un ábside (con similitudes a la iglesia de El Gesú, gran ejemplo del barroco romano). El interior está ricamente revestido de estuco (realizado entre 1666 y 1675), que representan ángeles y proporciona la fuerza decorativa de este templo; ventanas semicirculares permiten una luz suave en los frescos del techo de bóveda de cañón, obra de Matías Rauchmiller (1675), en los que se describe la vida de la Virgen en 46 escenasy el fresco de la cúpula, reformada en 1820, por F. Geyling.

En el altar mayor, también “víctima” de las intervenciones del siglo XIX, llama la atención el retablo denominado “Institución de la fiesta del Rosario”, obra del romántico Leopold Kupelwieser; a la izquierda del coro hay un púlpito con un baldaquino decorado, realizado por M. Steinl hacia el año 1700.

A la derecha, justo en la segunda capilla, construida por Francois Roettier en el año 1726, hay un precioso altar dedicado a San Juan Nepomuceno, obra de L. Mattielli. También, en otra capilla del ala derecha, es verdaderamente notable la representación realizada por Tobias Pock de Santo Domingo de Guzmán y la Santísima Trinidad; además, delante de este altar, una lápida señala la entrada a la tumba de la emperatriz Claudia Felicidad, esposa de Leopoldo I.

Este templo fue renombrado Santa María Rotonda desde que se le elevó al rango de basílica menor en 1927, y actualmente es la sede de la Comunidad Católica de habla hispana de Viena (“Santa María”).

Fotos para nuestro blog: gentileza de Yolanda y Juan Luis

Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá (Bogotá, Colombia)

Nuestra Señora de Chiquinquirá

Construida entre 1925 y 1959, es otro ejemplo de arquitectura gótica de la ciudad. En su interior hay vitrales de origen checo situados en las naves laterales. El altar mayor venera una réplica de la imagen de la Virgen de Chiquinquirá, patrona de Colombia. Las capillas y altares acogen magnífica imaginería procedente, en su mayoría, del derruido templo de Santo Domingo: la Virgen del Carmen, el Sagrado Corazón de Jesús, el Crucifijo y el San Martín de Porres, entre otros.

Iglesia de Nuestra Señora de Chiquinquirá (Bógota - Colombia)

Imagen de San Martín de Porres situada en la capilla que lleva su nombre, en la Iglesia de Nuestra Señora de Chiquinquirá (Bogotá, Colombia). En la parroquia se encuentra el grupo denominado “Pan de San Martín”, que se encarga de atender las familias más necesitadas y coopera con el Proyecto de la Fundación Santo Domingo de Guzmán.

Santuario Nuestra Señora de Chiquinquirá

Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá (Chiquinquirá, departamento de Boyacá, Colombia)

Principal Santuario de la Virgen María en Colombia y uno de los más importantes de América del Sur. La Virgen se encuentra representada en un cuadro de 1,10 por 1,25 m, y a sus lados a dos santos: San Antonio de Padua y San Andrés. Su fiesta principal se celebra el 9 de Julio. Pio VII declaró a Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá (“La Chinita”) patrona de Colombia en 1829, concediéndole fiesta litúrgica propia. La imagen fue coronada canónicamente en 1919 y el Papa Juan Pablo II visitó su santuario en 1986.

Este santuario, que tiene el título de Basílica Menor otorgado por Pío XI en 1927, se encuentra al cuidado de los PP. Dominicos desde 1636. En el templo, además, se tiene especial veneración a Fray Martín desde mucho antes que fuese elevado al honor de los altares. De 1860 data la fundación del Convento de San Martín de Porres de Villa de Leyva, (Boyacá), llamado comúnmente “La Martinica”. Aproximadamente en la década de los 80 del Siglo XIX se llegó a publicar en el Santuario Mariano de Chiquinquirá una biografía -de autor anónimo- de Fray Martín de Porres. También se cuenta que hubo un prior dominico que, empeñado en una reforma necesaria de la Basílica, se encomendaba a un cuadro al óleo que representaba a San Martín en medio de los ángeles. Y siempre llegaban los recursos necesarios para pagar las deudas de la obra. Actualmente, dentro de la parroquia existe un grupo denominado “San Martín de Porres”, constituido por un número representativo de feligreses en la necesidad de orientar y ayudar a personas de bajos recursos económicos o una situación espiritual confusa o fría.

nuestra señora de Chiquinquirá

Oración

Oh incomparable Señora del Rosario de Chiquinquirá! Madre de Dios, Reina de los ángeles, abogada de los pecadores, refugio y consuelo de los afligidos y atribulados. Virgen Santísima, llena de poder y de bondad, lanzad sobre nosotros una mirada favorable para que seamos socorridos por Vos en todas las necesidades en que nos encontramos. Acordaos, ¡Oh clementísima Señora del Rosario!, que nunca se oyó decir que alguien que haya recurrido a Vos, invocado vuestro Santísimo nombre, e implorado vuestra singular protección, fuese por Vos abandonado. Animados con esta confianza, a Vos recurrimos. Os tomamos desde hoy y para siempre por Madre nuestra, nuestra protectora, consuelo y guía, esperanza y luz en la hora de la muerte. Libradnos de todo aquello que pueda ofenderos y a vuestro Santísimo Hijo, Jesús. Preservadnos de todos los peligros del alma y del cuerpo; dirigidnos en todos los negocios espirituales y temporales; libradnos de la tentación del demonio, para que andando por el camino de la virtud, podamos un día veros y amaros en la eterna gloria, por todos los siglos de los siglos.
Amén.

* * *

Nuestra Señora de Chiquinquirá: Reina y patrona de Colombia

Dos tallas de San Martín de Porres, del escultor cordobés Manuel Romero Ortega

Convento de la Santa Cruz - Vitoria (Alava)

Convento de la Santa Cruz (Vitoria – Álava)

Iglesia El Rosario (El Salvador)

Letanías

Iglesia de El Rosario (El Salvador, San Salvador). Fue requerido por los Padres dominicos de El Salvador para la restauración de la imagen de Nuestra Señora del Rosario, patrona de San Salvador, dejando una huella impresionante. Además, realizó para la iglesia esta impresionante imagen de San Martín de Porres.

Manuel Romero Ortega nace en el pueblo de Torrecampo (Córdoba) el 15 de enero de 1927. Desde muy joven muestra grandes dotes creativas, realizando sus primeros pinitos como escultor con algunos trabajos en madera. A la edad de 14 años marcha con su familia a Madrid, iniciando sus estudios en la Escuela de Artes y Oficios. Muy pronto sobresale por su virtuosismo; convirtiéndose en el alumno predilecto de su profesor, el conocido escultor José Capuz. A pesar de los ofrecimientos para que fuera profesor monta su propio taller, donde comenzará a difundir sus valiosos trabajos como imaginero. Realizó multitud de obras para la Orden de Predicadores -tanto en España como en Sudamérica-, casi de una intensidad insospechada (Virgen del Rosario, San Alberto Magno, San Juan Macías, San Pedro Mártir, San Luis Beltrán, etc.), que en buena parte se encuentran en el Museo Dominicano de Caleruega (Burgos). También para los Padre Dominicos dio vida a las primeras imágenes de Fray Martín de Porres, cuando todavía era beato y no había sido declarado santo.

El estilo de Don Manuel era depurado y de gran personalidad, pues esculpía con la técnica de la talla directa. A partir de los años 60, y según las directrices del Concilio Vaticano II, su estilo fue suavizándose y tomando formas más elegantes. Continuador de la tradición de grandes imagineros del pasado, sus creaciones están dotadas de una gran calidad de estilo clasicista. Las obras de este célebre artista, prolífico y de manos prodigiosas, se encuentran repartidas por España y países de Ámerica. Esculpió varias imágenes de Fray Martín por el que sentía un especial cariño: Convento de los Padre Dominicos de El Salvador, Iglesia de El Rosario (El Salvador), en Illinois (EE.UU), Convento de las Madres Dominicas de Vitoria (Álava) y algunas otras más del santo mulato. Manuel Romero, un hombre sensible, además tuvo la necesidad de escribir un libro de poemas, “Cantos de Soledad” (1995), dedicado a su hijo muerto en plena juventud. Sus palabras reflejan su tristeza y desconsuelo, pero también esperanza y cielo. Como su obra misma. Fallecería en Madrid en 1995.

San Martín de Porres, escultura por Suzanne M. Young

By Suzanne M. Young escultora

“Mi esperanza es que cada escultura sea un impulso para la meditación en el Señor” (Suzanne M. Young).

Suzanne M. Young nació en Detroit, Michigan (Estados Unidos). Inició sus estudios con una beca para la prestigiosa Escuela Pratt de Arte y Diseño de Nueva York. Además, recibió un B. A. en Educación del Mercy College, obteniendo su Maestría en Bellas Artes -en la especialidad de Escultura- de la Universidad del Este de Michigan.

Durante sus primeros años de creación escultórica, la joven sintió la llamada de Dios; un estímulo que la impulsaba a buscar en sus trabajos honor y gloria al Señor. Al poco tiempo, la creación de arte secular comenzaba a tener un especial sentido para ella, así que comenzó a esculpir arte religioso a tiempo completo. Tan pronto como respondió a la señal de Dios, su carrera se acrecentó. Durante su trayectoria profesional ha exhibido obras de arte en museos, iglesias, hospitales y escuelas de todo el país.

Suzanne M. Young escultura

suzanne young 2

Dios me ha llamado para crear escultura religiosa. Por ello siento que mi vocación vital es crear obras de arte religioso para espacios sagrados y otros comunes: iglesias, hospitales o zonas como el hogar o el trabajo de una persona.

En cada escultura creada le pido al Espíritu Santo la inspiración necesaria. Me sumerjo en el entorno de esa persona o personaje determinado y trato de esculpir lo que podría haber sentido. Por ejemplo: la cuarta estación de la cruz, donde Jesús encuentra a su Madre. Lo que debe haber sido para María -su sufrimiento-, que ha visto a su hijo arrastrado por las calles de Jerusalén, llevando su cruz, en el camino a la crucifixión. Lo que debe haber sentido. Por un instante, María se estira para tocar el rostro de su hijo. Jesús pone su mano en el hombro de su madre, que amorosamente mira a sus ojos. El corazón de María se está rompiendo. Sin embargo, ella acepta la voluntad de Dios. En otra de mis obras, “María, Salud de los enfermos”, creé Nuestra Madre como consuelo de los grandes dolores (físicos o emocionales). Todos los días, nos encontramos necesitados del amor de María y de su cálido abrazo.

Suzanne M. Young

≈ ≈ ≈

suzanne young 1

Página de Suzanne M. Young

San Martín de Porres, por Miguel Baca Rossi

SMP POR BACA ROSSI

Escultura de granito reconstruido ubicada en la capital de Filipinas, Manila.

convento de santa rosa - lima

Escultura de granito en el Convento de Santa Rosa de Lima, Lima (Perú).

Miguel Baca Rossi nace en el Puerto de Pimentel, Lambayeque, Perú en 1917. Desde niño ya mostró grandes aptitudes artísticas y especial interés por la escultura. Su maestro Karl Weiss, director del Colegio Nacional “San José” de Chiclayo, lo guía en el conocimiento, la disciplina y el trabajo del arte. Su repertorio artístico está inscrito en el realismo conmemorativo y se caracteriza por capturar la expresión y personalidad de sus personajes retratados en bustos, estatuas y relieves. Sus obras reflejan virtuosismo y destreza técnica en el dominio de materiales diversos como el mármol, granito, bronce y plata. Muchas de sus obras se encuentran en colecciones privadas, mientras otras destacas esculturas están presentes en lugares públicos de diferentes países del mundo: Perú, Argentina, Chile, Estados Unidos, Portugal, Ciudad del Vaticano, Filipinas, etc.

A lo largo de su amplia y brillante trayectoria artística ha participado en una gran cantidad de exposiciones colectivas y bienales a nivel nacional e internacional. Además, ha recibido múltiples reconocimientos por su trabajo y a toda una vida dedicada a la difusión de las Artes Plásticas en el Perú y en el extranjero. Entre sus últimos premios destaca la “Condecoración de la Orden”, otorgado por la Presidencia del Perú.

Estatuilla San Martín de Porres - Baca Rossi

Estatuilla en plata con la imagen de San Martín de Porres realizada por el escultor Miguel Baca Rossi como obsequio, de quién fuera presidente de la República del Perú Fernando Belaúnde Terry, al papa Juan Pablo II. La misma se conserva en el Museo del Vaticano (Roma).

≈ ≈ ≈

Y es que en su trabajo también hizo falta afilar los sentidos. El tacto por sobre todo lo demás. La vista, que le permitió la percepción exquisita de los detalles. El oído, para escuchar palabras, tonos de voz reveladores, inflexiones que le indiquen el camino de la sensibilidad.

El olfato para sentir con más ahínco la tierra: su material a moldear. Todos los sentidos puestos a disposición del corazón. Porque nada se gana con una figura vacía, que no diga nada. Sus obras te gritan la pasión que él vivió. Horas y días encerrados en su taller esperando que el impulso creativo no se esfume… paciente, riguroso, cálido.

Laylah Ferreyra A.

baccarossi

Enlace recomendado: bacarossi.com

Una imagen de San Martín de Porres en Irán

saint-abrahams-church-tehran-imagen-de-san-martin-de-porres

Imagen de San Martín de Porres en la iglesia de San Abraham en Teherán (Irán). También hay católicos iraníes que recurren a Fray Martín como consuelo en momentos de necesidad y ansiedad. La escultura se encuentra en la pared del fondo del claustro que conduce a la entrada de la iglesia.

Saint Abraham's Church, Tehran

Una placa en el interior de la iglesia recuerda que la construcción de la iglesia y del convento se realizó, en buena parte, gracias a las generosas contribuciones del pueblo católico irlandés a la “Saint Martin de Porres Apostolate” de la Provincia Dominicana de Irlanda, bajo la dirección del P. Louis Coffey, O.P.

Inside Saint Abraham's Church

Un oasis de luz y esperanza

El 23 de mayo 1966, el Convento Dominicano e Iglesia de San Abraham fue inaugurado en Jamalzadeh Shomali Street, Teherán. La iglesia fue dedicada a San Abraham, santo patriarca del Antiguo Testamento y padre en la fe de las 3 religiones: el cristianismo, el islam y el judaísmo. Al elegir a Abraham como el patrono de la Iglesia, los dominicos mostraron su deseo de que se convirtiera en un lugar de estudio, encuentro y respetuoso diálogo entre personas de diferentes religiones y tradiciones.

Después de algunos años en la Casa de Nuestra Señora del Rosario, la comunidad dominicana debía responder a otra necesidad pues, con el transcurso de los años, el número de católicos de habla inglesa en Irán había crecido considerablemente. Así, San Abraham se convirtió en una parroquia participativa y neurálgica para los católicos extranjeros.

La iglesia fue construida en el año 1966, el período del Concilio Vaticano II, y su interior refleja el espíritu de la época y del descubrimiento de la riqueza de la liturgia de la Iglesia. Los diseñadores también deseaban tener una estructura en armonía con el patrimonio de edificios sagrados en Irán.

Lo primero que llama la atención es la sencillez del edificio. El interior diáfano, con su luz indirecta, da lugar a un entorno tranquilo y de oración. La luz que llega desde arriba centra la atención en el altar invitando a la santa comunión. Este es una sencilla losa de piedra con un pilar de soporte de color azul -color asociado a los lugares santos en Irán-. Los muebles de madera del santuario fueron especialmente diseñados y fabricado para esta iglesia. El atril (ambón) y la mesa nos recuerda que en la misa los feligreses se nutren no sólo de la comunión sino también de la Sagrada Escritura y la predicación.

Sin duda, un lugar de oración y remanso de paz en un país donde la presencia cristiana, a pesar de tener la libertad de profesar la fe en el ámbito de leyes islámicas, corre verdadero peligro de extinción debido al atosigamiento sufrido desde los distintos estamentos. Dios nuestro proteja con todo tipo de bendiciones a los cristianos que sufren persecución u obligados a abandonar su propio país a causa de su fe. Bienaventurados todos ellos.

Se ha tomado como referencia un texto en la página de los dominicos en Irán

≈ ≈ ≈

María, Madre del Señor, es signo resplandeciente en el camino del pueblo de Dios, figura de una humanidad nueva y fraterna. Pidámosle a ella, Reina de la Paz, que interceda para que, en los países devastados por tantas formas de conflicto y donde los cristianos son perseguidos a causa de su fe, la fuerza del Espíritu de Dios ayude a las personas a llegar al entendimiento, haga caer las armas de las manos de los violentos y conceda confianza a quienes están tentados de caer en la desesperanza. Amén.

Fray Martín, en este año nuevo, ¡sigue dándonos la fe!

Parroquia Mission Dolores Basilica, S.F.

Parroquia Mission Dolores Basilica, San Francisco (EE.UU) (foto: Karla Turner)

San Martín de Porres, danos la fe que te enseñó a triunfar para que a pesar de los sufrimientos, enfermedades y fatigas, seamos testigos del amor sencillo y humilde de Dios entre los más necesitados. Desde la fe también te pedimos más fortaleza, más amor a Dios, para propiciar cambios con los que mejorar nuestras vidas: que las buenas intenciones se transformen en buenas obras que nos acerquen esencialmente a ÉL.

¡FELIZ Y  VENTUROSO AÑO NUEVO 2014!

Iglesia Convento de San Martín de Porres, Mar del Plata (Argentina)

Casa San Martín de Porres (Mar de Plata) 1

Casa San Martín de Porres (Las Margaritas - Mar de Plata)

Iglesia de San Martín de Porres (también conocida como Casa de San Martín de Porres), en Las Margaritas – Mar del Plata, Argentina.

Iglesia San Martín de Porres - Mar de Plata 1

Iglesia San Martín de Porres - Mar de Plata

Talla de Fray Martín, realizada en madera de cedro por el escultor Leo Moroder

La creación de la Diócesis de Mar del Plata en 1958 y la llegada del Concilio Vaticano II, transformó un proyecto originario de crear una parroquia dedicada a la Virgen de Fátima en una Capilla consagrada a San Martín de Porres y Casa de residencia de los hermanos novicios dominicos. Autorizada su construcción por el Papa Juan XXIII el 24 de Julio de 1961, el Convento San Martín de Porres ha ido asumiendo los desafíos de la Iglesia y de la Orden de Predicadores en los nuevos tiempos como centro de espiritualidad y de formación doctrinal, de evangelización y de promoción humana.

Esta pequeña y bonita iglesia, también conocida por Casa de San Martín de Porres, es elegida por muchas parejas para contraer matrimonio, al ser un espacio de paz, acogedor y que invita al recogimiento. La fachada de la iglesia es de piedra y tenía a ambos lados de la puerta principal las imágenes de Santo Domingo y Santa Catalina, realizadas en mármol de Carrara y talladas en Italia, que han pasado al interior por su alto valor artístico que era necesario proteger. La imagen de Nuestra Señora del Rosario, una antiquísima pieza, se encuentra en el altar principal

La imagen de San Martín es una talla de madera de cedro, de más de un metro de altura, realizada por el artista austríaco Leo Moroder y bendecida un 5 de Agosto, día de Nuestra Señora de las Nieves. Una bonita talla que representa a Martín: “cogida la cruz  a su pecho, cerca de su corazón, y con la mirada puesta hacia arriba en busca del que está en lo Alto, en busca de la Luz, que es Jesús”. (Sor Pilar Aparicio, O.P)

Leo Moroder nació en la región alpina del Tirol (Austria, 1899), en el seno de  una familia de tradición artística. Se establece en Argentina hasta su fallecimiento en 1982. Entre sus obras, distribuidas en iglesias, conventos y colecciones particulares de Argentina y otros países, destacan las esculturas en madera que se encuentran de la Catedral de La Plata (Argentina), principalmente un Cristo Crucificado (1969), realizado en madera de guatambú y la cruz en roble, y la Virgen Inmaculada (1967). Su hija, la Hermana Marta Moroder, se ha encargado de continuar con el legado artístico dejado por su padre.

Fotos de Fray Martín por gentileza de Fray Alberto Saguier Fonrouge, O.P.