Fiestas de San Martín de Porres en Puente de Vadillos (Cuenca)

SMP Vadillos

SMP Vadillos 1

Imagen de Fray Martín en la localidad conquense de Puente de Vadillos.

En los primeros días de agosto (principalmente durante el primer fin de semana), el municipio de Puente Vadillos, en plena Serranía de Cuenca, celebra las fiestas en honor a San Martín de Porres. Unos festejos que se han convertido ya en tradicionales y, a la vez, punto de encuentro entrañable para los vecinos, las familias del pueblo y sus visitantes.

Puente de Vadillos celebra sus fiestas patronales; un hombre de color, sobresaliente en humildad, servicio y amor a los demás, para que sean felices, es su patrón: San Martín de Porres.

Amigos de Puente Vadillos, os invito a pasarlo bien en estos días de fiesta; coged la escoba de Fray Escoba y barred de vuestras vidas lo que nos impide ser felices: egoísmos, envidias, odios, y unid vuestras manos para ser amigos; ofreciendo vuestra hospitalidad a los que lleguen de fuera y vuestra amistad sincera a los de dentro.

Que San Martín de Porres nos bendiga y pasemos unas muy felices fiestas.

Vuestro sacerdote,

Javi.

Talla de San Martín de Porres, obra del escultor José Sánchez Lozano

iglesia conventual santa ana murcia 1

iglesia conventual santa ana murcia 2

Imagen de Fray Martín de Porres en la iglesia conventual de Santa Ana (Dominicas), Murcia. La talla de madera de pino es obra del gran escultor murciano José Sánchez Lozano. La bella imagen, realizada en 1962, representa a Fray Martín con sus atributos religiosos y con un rostro de intensa expresividad religiosa. (Fotos: Pascual Egea M.)

José Sánchez Lozano (Pilar de la Horadada, Alicante, 1904 – ibídem, 1995), imaginero español y máximo representante de la escuela creada por el insigne Francisco Salzillo. Sus padres, a pesar de su condición de humildes labradores, proveyeron a sus hijos de una buena educación. Muy pronto surgió su interés por el arte. Marcha a Madrid a estudiar al taller de Don José Planes Peñalver, su gran mentor (aquí realizaría su famoso busto de “La bruja de Oropesa”). Posteriormente, consigue matricularse en la Escuela de Bellas Artes de San Jorge, en Barcelona, que finaliza con extraordinarios resultados. A mediados de los años 40 y durante una década ejerció de maestro en la Escuela de Artes y Oficios de Murcia. El premio Conde de Lavern, que concede la Academia Provincial de Bellas Artes, le consagra como un artista de gran proyección. Además, recibió otros premios como merecido reconocimiento a su labor artística, tanto en la obra religiosa como en su faceta -menos conocida- de obra civil: Medalla de Oro de la Academia italiana “delle Arti del Lavoro (1980), Laurel de Bellas Artes de Murcia (1982), Medalla de Plata de la Societé Academique d’Education et d’Encuragement de París (1986), o Doctor Honoris Causa por el Colegio de Arquitectos de Murcia.

En su prolifera y larga trayectoria artística (imaginero, restaurador, retratista, ceramista, etc) destaca su arte refinado hasta el mínimo detalle, con un estilo exquisito (estética barroca y realismo idealista) y unas obras rebosantes de espiritualidad. Buena prueba de ellos son sus conocidas Dolorosas (Virgen de los Dolores y Virgen del Primer Dolor), sus Cristos o santos casi siempre en madera policromada. Asimismo, contribuyó con su noble oficio a la restauración de obras profanadas y gravemente dañadas durante la Guerra Civil española. Falleció en su localidad natal el 1 de noviembre de 1995. La Real Academia de Bellas Artes de Santa María de la Arrixaca de Murcia le rindió un merecido homenaje con motivo del centenario de su nacimiento, recordándose la figura y obra de este insigne artista.

José Sánchez Lozano, escultor

Sobre la vida y la obra del artista José Sánchez Lozano pdf

≈ ≈ ≈

Nuestro agradecimiento a D. Pascual Egea por su amabilidad y disposición con nosotros

Convento de Monjas Dominicas de San José (La Solana, Ciudad Real)

dominicas de la solana

San Martín de Porres. Monjas dominicas de La Solana. C. Real.

Las monjas pudieron comprar esta imagen de San Martín de Porres en torno al año 1970; sencilla porque el dinero era escaso, pero bien bonita. Un buen grupo de devotos viene a orar y a rezar oraciones por la intercesión de Fray Martín. (Foto: Sor Inmaculada Serrano. Agradecer su amabilidad hacia nosotros)

El Convento de las Madres Dominicas de La Solana (Ciudad Real) fue fundado el 5 de agosto de 1595 por el sacerdote Juan Díaz de Sabina y su hermana Francisca, aplicándose para ello sus rentas y propiedades. En la actualidad esta comunidad de religiosas goza de una importante tradición histórica dentro de la orden de los dominicos en España. El convento cuenta con una Iglesia, de estilo barroco y restaurada recientemente, dedicada a San José. Se encuentra el titular en una de las hornacinas del bello retablo que preside la Virgen del Rosario; mientras que en otra hornacina aparece la imagen del fundador de la Orden de Predicadores, Santo Domingo de Guzmán. Durante la Guerra Civil fue convertido en cárcel y checa por el Frente Popular, y hasta 1951 no recuperó la vida de clausura. El conjunto del Convento de San José se ha convertido en un interesante y actual ejemplo de restauración científica de arquitectura de tierra, preservando el uso del adobe como material básico en la construcción de los edificios manchegos siglos atrás.

Actualmente, se encuentra el convento habitado por religiosas dominicas consagradas a la oración y dedicadas a la elaboración manual de bordados -principalmente- y de una exquisita repostería artesanal (son muy apreciados sus “suspiros de monja” así como las “roscas de almendra”). Estos dulces, realizados a partir de una antigua receta, se preparan por encargo o en acontecimientos señalados, especialmente en el tradicional Ofrecimiento a la Virgen de Peñarroya -patrona de La Solana- en el mes de septiembre.

El año pasado las monjas del convento recibieron el premio “Los Galanes”, que otorga el ayuntamiento a personas o instituciones que se han destacado a lo largo de su vida e historia por su labor o quehacer en la vida de esta localidad manchega.

Reportaje del día a día dentro del convento de clausura de las monjas dominicas de La Solana.

Enlace a la página del convento: Monjas Dominicas – La Solana

≈ ≈ ≈

La devoción a San Martín de Porres en Ciudad Real

Capilla de Nuestra Señora de Montserrat (Sevilla)

SMP Capilla Montserrat, Sevilla

Actual imagen de San Martín de Porres en la Capilla de Montserrat. (Foto: Juan Luis Bardón)

SMP Capilla Montserrat

En los años 60 existía una pequeña imagen de nuestro Santo, que tanta devoción recibe en Sevilla.  

La Capilla de Nuestra Señora de Montserrat, Sede Canónica de la Hermandad que lleva su mismo nombre, fue construida por el gran arquitecto del barroco sevillano Leonardo de Figueroa a comienzos del siglo XVIII, concretamente entre los años 1704 y 1710. Se encuentra en la conocida calle sevillana de Cristo del Calvario, frente a la iglesia de Santa María Magdalena.

Anteriormente fue sede de la extinta Hermandad de Nuestra Señora de la Antigua y Siete Dolores, que la edificó tras adquirir a los dominicos un viejo patio de caballerizas del convento de San Pablo.

El edificio se concibe a partir de una planta rectangular articulada en una nave cubierta con bóveda de cañón y lunetos. La bonita fachada presenta un paramento avitolado; destacando la portada, con un gran moldurón que se pliega en los ángulos y atribuida a Matías José de Figueroa, siendo renovada parcialmente años más tarde por Diego Antonio Díaz. En la parte alta de la fachada se encuentran tres hornacinas con pinturas al fresco que representan a: Santa María Magdalena, a San Juan Evangelista, y en la parte central a Nuestra Señora de la Antigua y Siete Dolores. A ambos lados de la puerta encontramos los retablos cerámicos del Santísimo Cristo del Conversión del Buen Ladrón y Nuestra Señora de Montserrat, titulares de la Hermandad. En la misma fachada, en uno de los laterales inferiores, existe también un limosnero con un azulejo con la imagen de Fray Martín del pintor ceramista Facundo Peláez.

En su interior, de una sola nave dividida en tres naves con coros a los pies y presbiterio, destacan el Cristo de la Conversión del Buen Ladrón (Juan de Mesa, 1610) y la Virgen de Montserrat (Gaspar de la Cueva, 1607), encontrándose ambas imágenes en el retablo principal, de estilo neoclásico. También mencionar una imagen de la Virgen del Rosario, de Cristóbal Ramos en 1787. La capilla cuenta además con otras piezas de imaginería bastante interesantes y una buena colección de pinturas del siglo XVII. Sin duda, un lugar digno de visitar.

≈ ≈ ≈

fachada

Leyendas de Sevilla: Capilla de Montserrat

Hermandad de Montserrat

Convento de Santa Catalina de Siena, “Las Catalinas” (Antequera, Málaga)

Convento de Santa Catalina de Siena (Antequera - Málaga)

San Martín de Porres - Monasterio de Las Catalinas, Antequera (Málaga)

Imagen de San Martín de Porres en la iglesia del Convento de Las Catalinas (Antequera), que cuenta con una gran devoción. 

Este convento de Santa Catalina de Siena, conocido popularmente como convento de Las Catalinas, se encuentra situado en el municipio de Antequera (provincia de Málaga), y pertenece a la orden de las Religiosas Dominicas. Está situado en la Plaza Coso Viejo frente al Palacio de Nájera, un antiguo palacio particular muestra de la arquitectura civil barroca de la época y hoy en día convertido en el Museo Municipal de Antequera.

La primitiva iglesia fue sustituida por la actual, de planta de típica iglesia conventual: una sola nave, capilla mayor y coro bajo a los pies. En el exterior es de una gran sencillez, destacando diversos elementos de la fachada, como son la torrecilla de la esquina, la rítmica serie de celosías altas y la portada de ingreso al templo, muy simple de composición y que parece inspirada en la que Melchor de Aguirre realizara para la Iglesia de San Juan de Dios de Antequera. Tiene una decoración interior de yeserías de estilo barroco y formas vegetales, y se debe a Antonio Rivera. En el retablo mayor destaca la Virgen del Rosario, obra probablemente de Diego Márquez y Vega.

En el aspecto pictórico destaca una Anunciación del siglo XVI y la reproducción de dos imágenes de gran devoción: el Dulce Nombre de Jesús -devoción estrechamente unida a la Orden de los dominicos- del convento de Santo Domingo de Antequera y la Virgen de las Angustias de Granada.

También destacar que el templo acoge distintos actos en honor a la Virgen del Rosario en el mes de octubre (últimos días de septiembre y hasta el 7 de octubre). Otro culto importante es el triduo a San Martín de Porres en los días previos a su festividad, con gran concurrencia de fieles y devotos. El templo abre todos los miércoles durante la jornada de la mañana y  tarde.

≈ ≈ ≈

convento santa catalina de siena

Madres Dominicas Antequera

Iglesia de la Concepción Inmaculada (Sevilla)

Inmaculada Concepción Sevilla

Iglesia de la Concepción Inmaculada (Hermandad de la Sed), leyendasdesevilla

Imagen de San Martín de Porres en unos de los lados del retablo de la Virgen de los Reyes.

La iglesia sevillana de la Concepción Inmaculada fue levantada entre los años 1925 y 1929, bajo el impulso del entonces cardenal de la diócesis, Don Eustaquio Ilundain y Esteban. El encargado del diseño fue el arquitecto Antonio Arévalo que, inspirándose en la nave central de la basílica de San Pedro, la concibió en un estilo clásico con mezcla de elementos barrocos. El templo fue bendecido el 10 de mayo de 1929 con motivo del Congreso Mariano celebrado en la capital hispalense. Desde entonces, se ha convertido en el punto de referencia de la espiritualidad del barrio de Nervión. 

En la parroquia de esta iglesia tiene su Casa de Hermandad y Sede Canónica la conocida Hermandad de la Sed. En ella reciben culto las imágenes del Cristo de la Sed (por Luis Álvarez Duarte, 1.970), una talla en madera de pino de Flandes que representa el pasaje evangélico de la Quinta Palabra de Nuestro Señor en la Cruz; y la Virgen de Consolación, realizada por Antonio Joaquín Dubé de Luque en 1.969. Ambas tallas son titulares de la Hermandad, que hace estación desde este templo el Miércoles Santo.

Fotos y enlace recomendado: leyendasdesevilla.blogspot.com

≈ ≈ ≈

Cristo de la Sed

Hospitalaria Hermandad Sacramental de Congregantes de la Concepción Inmaculada de la Santísima Virgen María y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Sed y Santa María de Consolación Madre de la Iglesia, San Juan Evangelista y San Juan de Dios: Hermandad del Santísimo Cristo de la Sed

Cerámica con la imagen de San Martín de Porres (IV)

Cerámica Sevilla

Azulejo elaborado con la técnica de plano pintado por la fábrica del reputado ceramista Pedro Navia Campos (Sevilla). La imagen es obra del pintor de cerámica Manuel García Rodríguez en el año 1964. Este azulejo se encuentra en el Parque Municipal de Limpieza Pública (Foto: Martín C. Palomo)

Fuente: retabloceramico.net

Imagen de San Martín de Porres, del escultor Manuel Pineda Calderón

Parroquia del Dulce Nombre de Bellavista - Escultor Manuel Pineda Calderón

San Martín de Porres a tamaño natural realizado por Manuel Pineda Calderón (1973)

Manuel Pineda Calderón, escultor y reputado imaginero, nació en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) el 25 de noviembre de 1906. Sus padres regentaban una panadería y curiosamente es ahí donde comienza sus pinitos, modelando los restos de masa y creando figuritas que ya eran del agrado y del asombro de sus vecinos. En el colegio destacaba por sus dotes artísticas, tanto en las manualidades como en el diseño y el dibujo, que ya vislumbran su camino profesional. Artista autodidacta y de gran sensibilidad, además de escultor cultivó la pintura. Estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Sevilla y viajó por algunos países europeos (Italia, Francia, Países Bajos, etc.) para labrarse como escultor, pues además de hombre de aprendizaje eran grandes sus inquietudes artísticas. Pertenece a una generación de importantes imagineros andaluces surgida en la postguerra y que desarrollaron una relevante labor. Fue un hombre introvertido, humilde y creyente; siempre vinculado a su localidad de nacimiento Alcalá de Guadaíra y de su Semana Santa, en la que participaba como miembro de algunas hermandades alcalareñas. Su taller se convirtió en lugar de tertulia de artistas locales como los pintores Enrique Blanco y Manuel Silva, o el poeta Manuel Álvarez López entre otros.

Manuel Pineda Calderón

Jesús Cautivo y Virgen de la Amargura (Alcalá de Guadaira)

Muchas de sus obras están repartidas por toda la Semana Santa andaluza (excepto para la Semana Santa sevillana). Sus imágenes de Cristo reciben la influencia del barroco español y de la escuela sevillana del Siglo XVII (Juan Martínez Montañez -considerado su principal representante- y Juan de Mesa, principalmente). En cambio, las dolorosas responden a una belleza idealizada, sin modelo natural concreto. Su amplio catálogo de obras (Cristos, representaciones marianas y de santos, y otras escenas hagiográficas) se encuentra repartido por toda España. También cultivó la pintura (pintura mural y de caballete) y trabajó en el diseño y decoración de pasos religiosos.

Su último trabajo lo realizó para la Parroquia del Dulce Nombre de la barriada sevillana de Bellavista, tratándose en este caso de una imagen para vestir y a tamaño natural de San Martín de Porres. Manuel Pineda falleció el 30 de diciembre de 1974 víctima de un infarto de miocardio. Sus restos mortales descansan en la capilla de la Hermandad de Nuestra Señora del Dulce Nombre (Parroquia de San Sebastián, Alcalá de Guadaíra). Su sencilla lápida reza un escueto pero significativo texto: D.E.P Manuel Pineda Calderón – Escultor – 1906-1974

≈ ≈ ≈

Manuel Pineda Calderón, un siglo con su querida Alcalá

Dos tallas de San Martín de Porres, del escultor cordobés Manuel Romero Ortega

Convento de la Santa Cruz - Vitoria (Alava)

Convento de la Santa Cruz (Vitoria – Álava)

Iglesia El Rosario (El Salvador)

Letanías

Iglesia de El Rosario (El Salvador, San Salvador). Fue requerido por los Padres dominicos de El Salvador para la restauración de la imagen de Nuestra Señora del Rosario, patrona de San Salvador, dejando una huella impresionante. Además, realizó para la iglesia esta impresionante imagen de San Martín de Porres.

Manuel Romero Ortega nace en el pueblo de Torrecampo (Córdoba) el 15 de enero de 1927. Desde muy joven muestra grandes dotes creativas, realizando sus primeros pinitos como escultor con algunos trabajos en madera. A la edad de 14 años marcha con su familia a Madrid, iniciando sus estudios en la Escuela de Artes y Oficios. Muy pronto sobresale por su virtuosismo; convirtiéndose en el alumno predilecto de su profesor, el conocido escultor José Capuz. A pesar de los ofrecimientos para que fuera profesor monta su propio taller, donde comenzará a difundir sus valiosos trabajos como imaginero. Realizó multitud de obras para la Orden de Predicadores -tanto en España como en Sudamérica-, casi de una intensidad insospechada (Virgen del Rosario, San Alberto Magno, San Juan Macías, San Pedro Mártir, San Luis Beltrán, etc.), que en buena parte se encuentran en el Museo Dominicano de Caleruega (Burgos). También para los Padre Dominicos dio vida a las primeras imágenes de Fray Martín de Porres, cuando todavía era beato y no había sido declarado santo.

El estilo de Don Manuel era depurado y de gran personalidad, pues esculpía con la técnica de la talla directa. A partir de los años 60, y según las directrices del Concilio Vaticano II, su estilo fue suavizándose y tomando formas más elegantes. Continuador de la tradición de grandes imagineros del pasado, sus creaciones están dotadas de una gran calidad de estilo clasicista. Las obras de este célebre artista, prolífico y de manos prodigiosas, se encuentran repartidas por España y países de Ámerica. Esculpió varias imágenes de Fray Martín por el que sentía un especial cariño: Convento de los Padre Dominicos de El Salvador, Iglesia de El Rosario (El Salvador), en Illinois (EE.UU), Convento de las Madres Dominicas de Vitoria (Álava) y algunas otras más del santo mulato. Manuel Romero, un hombre sensible, además tuvo la necesidad de escribir un libro de poemas, “Cantos de Soledad” (1995), dedicado a su hijo muerto en plena juventud. Sus palabras reflejan su tristeza y desconsuelo, pero también esperanza y cielo. Como su obra misma. Fallecería en Madrid en 1995.

Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Filipinas (PP Dominicos), Madrid

Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Filipinas (Madrid)1

Interior de la iglesia de Nuestra Señora de Filipinas, Madrid. Con predominio del hormigón visto, el templo es una expresión de las “nuevas” corrientes arquitectónicas religiosas de la época (finales de los años 60 y principios de los 70)

Madrid - Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Filipinas

Imagen de San Martín de Porres (foto gentileza del Padre Carlos Recas)

Esta iglesia, sita en la calle Conde Peñalver de Madrid, fue construida en 1918 por el arquitecto Carlos Luque. En su momento resultó un buen (y bello) ejemplo de estilo neogótico. En 1967 fue derribada, construyéndose seguidamente la actual iglesia. Cecilio Sánchez-Robles Tarín, arquitecto de fama en los años 50 y 60, levantó entre 1967 y 1970 un conjunto edificatorio de iglesia, convento y oficinas, “apropiándose” felizmente del lenguaje de Le Corbusier que seguía el estilo vanguardista de la época. Posteriormente sería reformada por el también prestigioso arquitecto Manuel Mateo Sanz en 1989.

Pero la Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Filipinas y sus edificios anexos son mucho más que la aplicación mimética de un estilo. Se trata de un conjunto que destaca por su impactante austeridad y su claridad formal, resuelto a base de diferentes volúmenes que se corresponden con cada uno de los usos, unificados todos con el uso del hormigón en bruto, el tan hasta hace poco denostado brutalismo¹.

Uno de esos grandes elementos verticales se convierte en la torre de la parroquia, con una cruz que perfora el hormigón, dejando pasar el aire y la luz a través. En la iglesia, una gran lámina de hormigón curva, que tanto recuerda a Chandigarh, acompaña a los fieles al interior, reduciendo la altura del gran volumen general a la escala humana, bajo el coro².

El tratamiento de la luz también refuerza ese carácter sorprendente del interior: del habitualmente luminoso exterior madrileño, a la entrada oscura, que da paso a un gran espacio con una cubierta fracturada. Las grietas de una cubierta compleja iluminan sutilmente los espacios de culto, centrándose especialmente en el altar, donde una imagen de Cristo destaca sobre un fondo faceteado, el punto de luz principal de todo el espacio³.

En el actual edificio se encuentra el Convento del Rosario de Madrid (se constituyó como casa religiosa en 1920, pasando a convento en 1935). Además, en el mismo se encuentra la sede del Prior regional de los Dominicos de la Provincia del Rosario en España.

¹ ² ³. – Revista Arquitectural Digest: Enlace recomendado revistaad.es

≈ ≈ ≈

Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Filipinas, Madrid 2

Enlace: Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Filipinas