Estampas y Oración al entonces Beato Martín de Porres

Beato Martín de Porres

estampa antigua

estampa antigua 1

estampa antigua

Beato SMP

Beato Martín de Porres 1

Beato SMP 1

Impetración al Beato Martín de Porres, O.P.

¡Oh espejo de inocencia, dechado de humildad, estrella rutilante de la Iglesia, beatísimo Martín! Yo bendigo al Dios omnipotente, Señor de infinita Majestad,  por haber concedido el favor señaladísimo de su ardiente amor y le pido que pronto te veamos elevado a la dignidad de santo. Me rindo ante ti, como hijo sumiso de la Iglesia, en homenaje sincero y amoroso al mismo Dios, del que eres con tu santa vida y virtudes, pregonero incansable y ardiente apóstol. Mi alma se estremece de alegría al verte glorificado en el cielo, e inundada de confianza por los divinos destellos de santidad que en ti fulguran, se acoge reverente, a tu amparo y protección. Y puesto que eres padre cariñoso de los pobres, socorro de los necesitados, milagro y solicito enfermero, recibe la súplica ardiente que mi alma pobre, necesitada y enferma te dirige, y haz que consiga las gracias que por tu intercesión imploro, si es para gloria de Dios y fruto de mi espíritu. Amén.

Dos oraciones en latín a Fray Martín de Porres

B. Martinus de Porres (1800)

Oratio

Deus, qui beátum Martínum Confessórem tuum per humilitátis iter ad cœléstem glóriam perduxísti: tríbue nobis, quªsumus, ut, ejus exémplo húmiles effécti; exaltári cum ipso mereámur in cœlis. Per Dóminum.

≈ ≈ ≈

Beatus Martinus de Porrs

Deus humilium celsitudo, qui beatum Martinum confessorem tuum ad cælestia regna transire fecisti; ejus meritis et intercessione concede, nos ejus humilitatem ita imitari in terris, ut cum ipso exaltari mereamur in cælis.

Cælestibus alimentis enutriti, supplices te rogamus, Domine Deus noster, ut beato Martino confessore pro nobis intercedente, tuis semper valeamus obedire mandatis.

 

Oración para la intercesión de San Martín de Porres

bizantina

No quiero, Dios poderoso,

Que de tu mente me borres.

Por eso implora conmigo,

Tu santo: San Martín de Porres

Oración de intercesión a SMP

¡Oh Dios omnipotente y eterno, fuente de todo bien y de toda santidad! Tú revelas tus secretos a los pobres y humildes y dejas velados a los sabios y poderosos del mundo. Tú exaltas y engrandeces a los que se humillan y permites la humillación de los que se enaltecen. Tú conoces los secretos más recónditos de los hombres y juzgas según las intenciones del corazón. Tú sabes cuáles son mis necesidades e inquietudes antes de que te las confíe.

He venido a implorar la ayuda de tu enaltecido San Martín de Porres para que interceda por mí,  pues él es grato a tu presencia porque vivió fielmente tus preceptos y pasó por este mundo mortal sin contaminarse de los enemigos del alma.

Dispón mi alma con la limpieza de corazón para ser merecedor de los dones de tu Santo Espíritu. Todo esto te lo suplico con el único fin de darte gloria, sirviendo a tu única Iglesia y a mis hermanos los hombres por amor a ti. Amén.

San Martín de Porres, padre de los pobres y protector de los enfermos

protector de los enfermos

padre de los pobres

¡Amado Padre mío Martín!
Apóstol de la Caridad,
Padre de los pobres
y enfermos,
ruega por nosotros.

La admirable labor cristiana de Fray Martín -de esencia infinita y bendita- siempre encontró recursos para asistir a tantos necesitados: A Martín todo se le vuelven manos en el momento de repartir socorros y bienaventuranza, pues ejercía con amor supremo y caridad misericordiosa.

patrón de los enfermos

Su amor y solicitud hacia los pobres enfermos ejercía tanto o más efecto que su habilidad como barbero y cirujano.

Fray Martín fue un servidor y ángel de Cristo en las personas más necesitadas y en los enfermos más difíciles y abandonados. En su corazón ardió la pasión de la caridad, particularmente con los pobres y enfermos a los que acogió siempre con amor preferencial: San Martín de Porres, humilde y sencillo de corazón, siempre al lado de los más desprotegidos; socorría al que no tenía, cuidaba amorosamente al enfermo.

Las obras de Misericordia de Fray Martín se extendían por todas las partes. Un Convento como el del Santísimo Rosario, de Lima, con todo lo grande que era, resultaba un campo muy limitado para Martín de Porres. Su ardiente corazón le hablaba de otras necesidades además de las que experimentaban sus hermanos de la Orden Dominicana y no podía permanecer impasible. Su corazón siempre latía por los enfermos, los pobres, los afligidos, los pecadores. Siempre iba presuroso por la ciudad, asistiendo a unos, confortando a otros. La gente de fuera de Lima lo llamaba, y su santidad por fin lo hizo llegar a lugares increíblemente distantes…

Un comerciante de Lima, muy amigo de Martín, hizo en cierta ocasión un viaje a México por asuntos de negocios. A pocos días de su llegada le asaltó una dolorosa enfermedad; y en una noche cuando ya sentía morir, empezó a decir:

Dios mío… ¿por qué no estará aquí el Hermano Martín para atenderme y curarme?

No pasó mucho tiempo de expresar este deseo, cuando de improviso vio abrirse la puerta de su habitación y Fray Martín, con una sonrisa inefable, se acercaba a su lecho diciéndole

-Alabado sea Jesucristo por los siglos de los siglos

Por siempre sea alabado – le respondió el comerciante. ¡Pero Hermano Martín! ¿Usted aquí?

Acabo de llegar, le contestó el enfermero milagroso.

Y sin murmurar más palabras, se quitó la capa y el sombrero y empezó a curarlo diciéndole:

-Hermano, no se haga el flojo… tenga buen ánimo, y confíe en Dios, que no quiere que muera de esta enfermedad.

Cuando se disponía a retirarse, le preguntó el comerciante:

Y usted, Hermano Martín, ¿dónde va a pasar la noche?

-Hombre de Dios, le dijo: ¿dónde quiere que la pase?, pues en el convento!

A los pocos días de levantarse curado, fue a preguntar por el Hermano Martín en el Convento de México, pero nadie lo dio razón.

Fray Martín, como así lo constató en Lima a su regreso, nunca había salido del Perú y había hecho un viaje milagroso.

San Martín de Porres

Fray Martín sigue siendo nuestro enfermero y nuestro amigo

El Bienaventurado Martín veía en los enfermos, en los pobres y afligidos a los miembros del Cuerpo Místico de Cristo. Una vez descubrió a un viejo pordiosero cubierto de llagas y casi desnudo. Martín lo llevó a su celda y lo acostó en su propia cama. Le procuró cuanto necesitaba y le atendió con solicitud hasta que recobró la salud. Fue severamente criticado por uno de los Hermanos que sostuvo refunfuñando que Martín no había debido ceder su cama a un pordiosero de tan desagradable suciedad. A esto replicó Martín: (1)

La compasión, mi querido Hermano, es preferible a la limpieza. Recuerde que yo puedo limpiar mis sábanas fácilmente usando un poco de agua y jabón, pero ningún torrente de lágrimas podría limpiar mi alma de la mancha que un acto de desafecto a un infeliz podría causar”

estampa SMP - patrón de los pobres

Por intercesión de San Martín de Porres

Oh San Martín de Porres, patrono de los pobres y enfermos;
Santo manso, humilde y sencillo de corazón;
anduviste por los caminos de los necesitados,
llevaste la fe y la caridad a los olvidados,
abrazaste la cruz por amor a Dios,
sentiste el deseo de hacer algo por el prójimo.

Intercede por nosotros ante nuestro amado Jesús,
para que seamos instrumentos de acción,
para que seamos caritativos con nuestros hermanos,
para unir a nuestros hermanos que viven en el odio,
así como uniste a los tres enemigos naturales:
perro, ratón y gato en un mismo plato,
como símbolo de unidad a través de Cristo,
barriendo los odios y rencores de nuestro corazón.

Como tu dijiste Santo Moreno: “Yo te curo, Dios te sana”,
Ayúdanos a barrer la maldad que existe en el mundo,
ayúdanos a curar las heridas que afligen a nuestros hermanos,
ayúdanos a llevarles la fe, esperanza y el amor de Dios,
y permanezca por siempre la humildad, obediencia y caridad
en nuestros corazones.

Amén

≈ ≈ ≈

*(1) Extracto tomado de “Conozca a Fray Martín de Porres: breve historia de su vida” (1951). Palencia. Convento de San Pablo

Fuente de la oración: luchopm.blogspot.com.es

Oración al bienaventurado San Martín de Porres

Oración a San Martin de Porres

Antigua estampa de Fray Martín editada en Argentina

¡Bienaventurado San Martín de Porres! en esta gran aflicción que me abruma, acudo a ti, amado Padre mío, y confiado en tu valimiento, imploro tu intercesión con el Padre de las Misericordias a fin de que, perdonando mis pecados, me libre de la presente calamidad.

Oh Dios de bondad, por los méritos e intercesión de vuestro siervo Martín, no permitáis quede confundida mi esperanza

Y que se cumpla la voluntad de Dios Nuestro Señor. Así sea.

Oración en latín al entonces Beato Martín de Porres

Estampa Beato SMP

Deus humilium celsitudo, qui beatum Martinum confessorem tuum ad cælestia regna transire fecisti; ejus meritis et intercessione concede, nos ejus humilitatem ita imitari in terris, ut cum ipso exaltari mereamur in cælis.

Cælestibus alimentis enutriti, supplices te rogamus, Domine Deus noster, ut beato Martino confessore pro nobis intercedente, tuis semper valeamus obedire mandatis.

Oración a San Martín de Porres

estampa smp

Oración a San Martín de Porres

Humildísimo San Martín de Porres,
tu ardiente caridad
abrazó toda la creación,
desde los hermanos necesitados hasta los animales del campo.
Todos obedecieron la voz de tu corazón,
porque el amor sabe tocar el corazón de todos.
¡Te rogamos, enséñanos a amar!

Libera nuestro corazón
de los egoísmos y los miedos,
para que se abra a Dios y a los hermanos.
Haz que podamos respetar
y amar la creación
y a  las criaturas como un don precioso
de tu amor.

Te alabamos y te invocamos:
dígnate escuchar nuestras súplicas
y haz que podamos, como tú
vivir contentos ahí donde Dios nos puso,
sirviendo con sencillez y alegría.
Enséñanos a llevar con valor
nuestra cruz,
para alcanzar la alegría de la resurrección.

¡San Martín  de Porres,
ruega por nosotros!

Festividad de Nuestra Señora del Rosario

El Santísimo Rosario como práctica en honor de la Virgen Madre de Dios siempre llega al Trono de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo

San Martín de Porres tuvo varias devociones: sentía un amor infinito por Cristo Crucificado, y sobre todo creía en el Santísimo Sacramento y en la Virgen María, en especial la Virgen del Rosario, Patrona de la Orden dominica. San Martín confió sus inquietudes y afanes a la virgen del Rosario; además, vivió y transmitió el Rosario como herencia y compromiso.

El Rosario, devoción siempre antigua y siempre nueva, con su rezo se ve nacer a Cristo, y se le ve padecer, y se le ve morir y resucitar; allí se contempla la pureza virginal de su Madre, sus angustias y resignación en el Calvario, su muerte dichosa y su coronación en los cielos (Sardá)

¡Oh Santísima Virgen, Madre de Dios, dulce refugio y consuelo piadoso de todos los afligidos! Por aquella confianza y autoridad de Madre con que podéis presentar nuestros ruegos al que es árbitro soberano de nuestro bien empeñad una y otra en favor nuestro. Conseguidnos el reformar con el Santo Rosario nuestras vidas, estudiando en tan dulce libro la fiel imitación de vuestro Hijo Jesús, hasta que podamos adorarlo y amarlo por todos los siglos de los siglos. Amén.

Nuestra Señora la Virgen del Rosario

San Martín, “danos la sencillez de corazón”

San Martín, “danos la sencillez de corazón”

Demos gracias a Dios Padre, que en San Martín otorga a la Iglesia un ejemplo insigne de humildad evangélica, y acudamos a él con confianza, diciendo:

Señor, danos la sencillez de corazón.

Asiste, Señor, a tu Iglesia, que iluminaste con la vida admirable de san Martín; por su intercesión inspírala para que cuide sinceramente de la salvación de los pobres.

Señor, Dios nuestro, que renuevas y enriqueces a tu Iglesia con la gracia de tu bendición, haz que siempre recordemos tus beneficios de modo que nuestra gratitud nos haga progresar con sencillez de corazón.

Sé ayuda para cuantos son víctimas de cualquier segregación por causa de su raza, color, condición social, lengua o religión, para que consigan el reconocimiento de sus derechos y de su igualdad.

Ayuda, Señor, a los pobres, huérfanos, viudas y a todos los abandonados, alivia las dificultades de los trabajadores que sufren y haz que todos reconozcan la dignidad de los menospreciados.

Mira propicio a los frailes y hermanas de la Orden, que participan con su trabajo en la obra de evangelización, cólmalos de todos los dones de tu amor.

Concede a los hermanos que se durmieron en ti la resurrección y la vida, y asócianos a ellos cuando vengas en tu gloria para que se manifieste tu gloria en todos los que creyeron.

Fuente: scalacoeliop.blogspot.com

Estampa y oración a San Martín de Porres

Estampa San Martín de Porres

¡Oh bienaventurado Martín! Sí en la tierra vivías sólo para Dios y para tus semejantes, hoy que te hallas ya junto al trono de la bondad y la misericordia, puedes disponer mejor de sus tesoros. Si aquí conocías dónde estaba la necesidad para remediarla, mejor la ves desde el Cielo donde moras. Mira, pues, Martín bondadoso, a los que a ti acudimos con la segura confianza de ser oídos.

No defraudes las esperanzas de los que deseamos verte ensalzado en la tierra, como Dios te ensalzó llevándote a su Gloria. Amén.