Santa Rita de Casia, patrona de las causas desesperadas

Santa Rita de Casia, viuda y religiosa

Los padres de Rita, naturales de Casia, era ya de avanzada edad cuando obtuvieron de Dios, por intercesión de la Virgen María, a su única hija, nacida sin dolores y por milagro, poniéndole el nombre de Margherita por indicación de un ángel. Cuenta una leyenda que al quinto día de su nacimiento su boca sirvió de morada a un enjambre de abejas blancas, que en suave susurro publicaban lo perfecto de aquella tierna flor. Era muy humilde, obediente, caritativa y dada a la oración. Muy poco costó inclinarla a las virtudes, por las que sentía natural disposición, ofreciéndose ella al Señor en perfecta virginidad. Más sus padres, sin consultarla, la ofrecieron en matrimonio a uno de sus muchos pretendientes. Resignada Rita, después de haber consultado en oración, se casa con un marido que a poco manifestó su mal carácter, llevando la cruz con suma paciencia y resignación. Sufrió pacientemente sus malos tratos, procurando ganarlo con su humildad y condescendencia y con múltiples súplicas al Señor.

Muerto violentamente pidió Rita a Dios que sus dos hijos no le vengasen, y, oído su ruego, Rita quedo sola al morir ambos de manera natural. Ya viuda y sin hijos quiso entrar en las religiosas de las Agustinas de su pueblo natal, pero éstas no quisieron admitirla las tres veces que se presentó; puesta en oración, se le aparecieron San Juan Bautista, San Agustín y San Nicolás de Tolentino, que le aconsejaron fuese al monasterio, en el que entró sin abrirse ninguna puerta, siendo admitida a la vista de tal milagro. Allí ejemplarizó su vida santa y de penitencia.

Su vida de religiosa resultó un ejemplar de perfección; tuvo tal afecto a la Pasión, que Jesucristo le impuso una corona de espinas, dejando huellas en el exterior (una llaga en su frente). Después de cuatro años de enfermedad fue visitada por Jesús y María en la hora de su muerte, el 22 de mayo de 1457. Fue beatificada por Urbano VIII en 1627 y canonizada por León XIII el 24 de mayo de 1900.

Oración a Santa Rita de Casia

¡Oh, excelsa taumaturga Santa Rita, desde tu verdadero Santuario de Casia, donde con suave semblante duermes el sueño de la paz y tu cuerpo despide celestiales efluvios, vuelve tus ojos piadosos hacia mí que tanto sufro y lloro!
Tú vez a mi pobre corazón, rodeado de espinas y sangrando por el dolor. Tú vez, querida Santa, que mis ojos no tienen ya lágrimas de tantas como han vertido. ¡Rendido, desalentado, hasta la oración sale trabajosamente de mis labios! ¿Habrá de invadirme la desesperación en esta circunstancia de mi vida? Ven pues, Oh Santa Rita, ven a socorrerme y ayudarme. ¿No eres tú la que los pueblos cristianos llaman Santa de los imposibles, Abogada de los casos desesperados? Intercede pues en mi favor, para que el Señor me conceda la gracia que le pido (dígase el favor deseado). Todos ensalzan tus glorias, todos narran los milagros más extraordinarios que el Señor ha obrado por tu intercesión; ¿habré de quedar solo yo decepcionado porque tú no me escuches? ¡Oh no! Ruega, pues. Ruega por mí para que tu dulce Jesús se apiade de mis aflicciones y que por ti, bondadosa Santa Rita pueda obtener lo que tan ardientemente ansía mi corazón.—(Tres padrenuestros, Avemarías y Glorias).

* * *

Enlace: Santa Rita de Casia y su devoción en Canarias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s