La muerte de Jesús (poema)

La muerte de Jesús

De negras tintas se reviste el cielo;
el valle cubren tétricos fulgores;
los hijos de Judá con sus clamores
llenan al Justo de amargura y duelo.

Clavado en una cruz, con triste anhelo
sufre Jesús del pueblo los rigores;
muriendo salvará a los pecadores,
y halla en la muerte celestial consuelo.

Sombras inundan el vecino prado,
la tierra se estremece conmovida,
y el pueblo de la cruz huye aterrado.

Brilla por fin la luz apetecida,
y alumbra, en aquel crimen consumado
la humanidad entera redimida.

                 Narciso Díaz de Escobar.

* * *

Imagen: Santísimo Cristo de la Salud, Hermandad de San Bernardo (Sevilla).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s