Plegaria a la Virgen de los Dolores

Plegaria a la Virgen de los Dolores

Virgen cuyos dolores
Parten el alma,
Virgen cuyos pesares
Roban la calma;
Madre amorosa,
Casta y pura azucena,
Cándida esposa.

Consuelo del que triste
Llora en el mundo,
Amparo del que sufre
Dolor profundo;
Madre querida,
Tan sólo para amarte
Quiero la vida.

Del huracán mundano
Corrí impelido,
Y náufrago en los mares
Luché perdido;
Que mi inocencia,
Cual rosa marchitada,
Perdió su esencia.

Del mundo los placeres
Me subyugaron,
Y mis labios tu nombre
No pronunciaron;
Que mi locura
En dicha transformaba
La desventura.

Así pasé los días,
Meses y años,
Creyendo realidades
Del mundo engaños.
Y en mi carrera.
Ni un recuerdo a María,
¡Ni uno siquiera!

Hoy tu nombre en mi boca.
Virgen querida.
Le devuelve a mi pecho
La paz perdida;
Porque confío
Que habrás de perdonarme
Mi desvarío.

Mírame en tu presencia
Puesto de hinojos,
Y en lágrimas bañados
Los tristes fijos;
Y en mi agonía,
Tu perdón implorando,
Virgen María.

                       J. Conde de Salazar y Souleret.

* * *

Imagen: Virgen de los Dolores de la Iglesia de Santo Domingo de La Orotava (Foto: Bruno J. Álvarez)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s