A la Virgen de los Dolores

nuestra-senora-de-los-dolores-la-predilecta-1

Nuestra Señora de los Dolores, “La Predilecta” (Foto: Antonio M. Rodríguez Cedrés. Programa Semana Santa de La Laguna, 2012)

La Virgen María está ligada con nosotros, no sólo porque sus penas fueron el reflejo y la repercusión en su alma de los tormentos atroces que su Hijo padeció en su cuerpo para nuestra Redención, sino también porque en aquellos memorables instantes le fue conferida, y por ella aceptada, la sublime maternidad espiritual de todos los hombres, que desde entonces han venido prodigándole el dulce nombre de Madre y depositando cariños y ternuras envueltas en plegarias ante los altares de la Virgen de los Dolores, consuelo amoroso de todo corazón doliente.

Maximiliano D. Montesino.
Párroco de Ntra Sra. de la Concepción de La Laguna (1934).

* * *

A la Virgen de los Dolores

¡Una noche…! la recuerdo con espantos dolorosos…
…la recuerdo como un sueño de fantasmas tenebrosos…
¡se ha quedado aquí en mi pecho de mi vida hasta el final…!
Esa noche, de mi casa se borraba luz y calma;
nos dejaba para siempre la alegría de mi alma,
la hermana de mis amores ¡Niña santa e ideal!


Sentí que era mi alma débil para soportar el peso
de aquella hora espantosa, en que de la Muerte al beso
quedaba rota una vida y aplastada mi ilusión,
y caí a los pies benditos de una Imagen de María
y apretando mi cabeza sobre aquella piedra fría,
dejé en dolores de angustia, desgarrar mi corazón!


Más, levantando mis ojos encharcados por el llanto,
vi, ¡Oh María! en tus mejillas, resbalando por tu manto,
las lágrimas que brotaban de tus ojos, ya sin luz
de tanto llorar la muerte de aquel Hijo de tu vida
a quien con tus ojos vistes espirar ¡madre querida!
sin poder besar su frente en el árbol de la Cruz…!


Y recuerdo que a las plantas de tu imagen dolorida
me pareció que sentía por los bordes de mi herida
el consuelo de tu llanto, ¡rocío de bendición!
y en mi alma se fundieron, tu Imagen, y la figura
de mi hermana idolatrada, aquel día de amargura
en que a tus plantas benditas se rompió mi corazón…


Aquel día en que llorando pedí tu auxilio amoroso
porque me encontré sin fuerzas contra aquel golpe espantoso:
…¡aquel día en que por siempre nos separamos las dos..!
aquel en que concedisteis consuelos a mi agonía
diciéndome con tus ojos—“Vi morir la gloria mía,
¡y era el Hijo de mi vida! ¡¡y era mi Dios y tu Dios!!”


Entonces alcé mi frente abrumada de dolores
y te rogué sollozando, que al amor de mis amores
lo pusieras en la Gloria, cerca ¡muy cerca de ti…!
Y cuando miro a tu Imagen vistiendo su negro manto,
me parece que a tu lado,—o en el cristal de mi llanto,—
va la sombra de mi hermana, mirándome desde allí..!!

             Mercedes Pinto de Feronda. Marzo de 1918.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s