El Poema del dolor

El poema del dolor

El Poema del Dolor fue escrito con sangre en la cumbre del Calvario. Desde entonces el dolor es fuente de vida y nunca presagio de muerte, causa de angustia, de desesperación, de abatimiento…
Jesucristo infundió al dolor esperanza, consuelo, aliento: lo poetizó y lo engrandeció desde la misma Cruz.
El dolor jamás lo podrán sentir las almas miserables. El héroe que agoniza, goza y saborea el dolor que le produce la sangrante herida, al pensar que ha cumplido con su deber.
El inocente que purga en presidio una falta que no ha cometido, goza y saborea también el dolor que le causa su misma inocencia.
Pero el dolor jamás hubiera sido confortativo de las almas, si al igual que el héroe y que el inocente no lo hubiera saboreado y gozado Cristo en la cima del monte Olivete.
Yo no imagino a Cristo en el momento de exhalar su último suspiro, como muchos pintores y escultores lo han concebido: lleno de una tristeza inacabable, transido por las mas amargas de las penas sino sonriente, satisfecho de su prójima muerte, perdonando a sus verdugos y perseguidores, tendiendo su dulce mirada a la Humanidad que desde aquel momento comienza a redimirse…
Cuando Víctor Hugo desde su destierro exclamaba: ¡Oh dolor! ¡Llave de los cielos!, pensaba en aquel dolor que fue glorificado en el Calvario y sentía como su espíritu se inundaba de infinita complacencia.
El dolor nació con Cristo y fue por El mismo santificado y poetizado desde la Cruz…

Francisco Dorta y Jacinto del Castillo, “Alfredo Fuentes” (1923)

¡Alegría!, ¡Alegría!, ¡Alegría!
La muerte, en huida,
ya va malherida.
Los sepulcros se quedan desiertos.
Decid a los muertos:
“¡Renace la Vida,
y la muerte ya va de vencida!”

Quien le lloró muerto
lo encontró en el huerto,
hortelano de rosas y olivos.
Decid a los vivos:
“¡Viole jardinero
quien le viera colgar del madero!”

Las puertas selladas
hoy son derribadas.
En el cielo se canta victoria.
Gritadle a la gloria
que hoy son asaltadas
por el hombre sus “muchas moradas”.

                                                 Himno de la liturgia de las horas

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.