Recibimiento al Santísimo Cristo de la Misericordia de La Orotava

Cristo de la Vera Cruz y Misericordia

Recibimiento Cristo de la Misericordia

Recibimiento del Santísimo Cristo de la Vera Cruz y Misericordia

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

Señor, en esta noche nos mueve verte aquí, con nosotros, a los pies de la Madre dolorosa en su Soledad. Al igual que tu bendita imagen, esta casa ha derramado misericordia a lo largo de los siglos. Primero como convento franciscano, más tarde como sede del Hospital de la Santísima Trinidad y ahora como lugar en el que celebrar comunitariamente la Fe y acoger a nuestros hermanos difuntos. El espíritu franciscano del seguimiento de tu Palabra por medio de la entrega a los más pobres está impregnado en estos muros, testigos de innumerables muestras de amor al prójimo. Un amor que a lo largo de la historia ha dado de comer al hambriento y de beber al sediento, enseñar al que no sabe y vestir al desnudo, visitar al enfermo y dar posada al necesitado, y ahora rogar a Dios por los vivos y los difuntos. Señor, has llegado a este enclave de la Villa que de por sí es epicentro de misericordia, teniendo como baluarte a las hijas de Santa Ángela de la Cruz y como custodia el sueño eterno de nuestros familiares y amigos. Tu cuerpo tan herido, tus afrentas y tu muerte nos recuerda que te entregaste sin medida por amor, moviéndonos a ser cada día más fieles a ti, aunque tengamos que coger la Cruz y seguirte. Esa Cruz que nuestro Padre San Francisco mira fijamente y en la que ahora estás clavado, debe ser para nosotros símbolo y referente de nuestra vida. Aunque no nos tienes que dar porque te queramos, te pedimos Señor que nos muestres tu misericordia y nos des tu salvación, así como la fuerza necesaria para seguir peregrinando por esta vida, hasta llegar algún día a la Puerta del Cielo, donde podremos ver tu Rostro y glorificar tu Nombre por toda la eternidad.

Juan Luis Bardón G.

* Recibimiento del Santísimo Cristo de la Misericordia a su llegada a la Iglesia de San Francisco de Asís de La Orotava. Con motivo del Año Santo de la Misericordia, y con la finalidad de celebrar unas jornadas intensas de preparación para recibir las gracias jubilares, la Cofradía de la Santa Vera Cruz y Misericordia dispuso de una salida extraordinaria de su sagrado titular, que tuvo lugar entre el jueves 25 y el sábado 27 de febrero de 2016.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s