San Martín de Porres, un santo modelo para los jóvenes

san-martin-de-porres1

Fray Martín es un claro ejemplo para los jóvenes de amor ardiente a Jesucristo. Comprendía que el amor de Dios se extiende al prójimo a través de compartir la vida, la fe y la esperanza; de hacer el bien a los demás, cada día de nuestra existencia, como necesidad. Martín siempre se preocupó por los más pequeños, principalmente por aquellos que se encontraban en situación de desamparo. Lo hizo con Juancho, al que “adoptó” casi como un hijo, y con tantos otros a los que intentó inculcar buenos modos de vida. San Martín de Porres, su presencia en la vida de los más jóvenes (los de ayer, los de hoy), es un verdadero estímulo a desear ser mejores personas, alejándolos de ambientes de pecado, vicio o maldad. Él, desde muy niño, dedicó su vida a servir a los demás con convicción sincera e inagotable caridad; por ello, los jóvenes -y no tan jóvenes- podemos encontrar en Martín el valor de la humildad y el espíritu de servicio a la comunidad. Su ejemplo continúa ayudándonos a tener presente a Dios en cada momento -bueno o menos bueno- de nuestras vidas.

Como San Rafael Arnáiz, San Juan Bosco, San Felipe Neri y tantos otros, nuestro amigo Martín de Porres demostró desde la más tierna infancia su alegría y enorme bondad. En su juventud dejó fama de amabilidad y simpatía entre sus compañeros y amigos, con una especial diligencia en la piedad. De una manera sencilla y muy natural orientaba a los más jóvenes por el camino de la vida, para que su ideal fuese cristiano y no vulgar. Honraba a su madre; quería y cuidaba de los mayores y enfermos, de los más pobres, de los animales, de la naturaleza; nunca descuidó sus obligaciones en el convento y mucho menos de sus oraciones y penitencias consagradas al Señor y a la Virgen María, de la que era devotísimo. Su vida sigue siendo un antídoto al individualismo reinante en la actualidad: un ejemplo vital que enriquece a través de su caridad y entrega, y que nos invita a abrir nuestro corazón en el camino hacia un Dios misericordioso y compasivo.

oración a SMP

Que por su intercesión traiga a los más jóvenes, la paz, la caridad y el respeto por la vida, la defensa de la pureza del corazón y del cuerpo. Y sobre todo fortaleza y confianza firme, que juntos podamos crecer y creer en este Dios que ama, quiere y defiende la vida y al prójimo, como su don más precioso.

Por los niños y jóvenes. Para que convivan con alegría y cultiven ideales de altura y espiritualidad. Roguemos al Señor.

smp amigo de los niños

San Martín de Porres, un buen amigo de los niños

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s