Martín de Porres: un corazón abierto al Corazón

Martín de Porres: un corazón abierto al Corazón

El corazón de Martín y el corazón de Dios

Martín de Porres nació hace más de cuatrocientos años atrás, en 1579, en Lima, Perú. Nació mestizo, mulato, hijo de una mujer africana (Ana, nacida en Panamá de padres esclavos africanos) y un padre español, llamado Juan de Porres. El alma de Martín era negro y su corazón español. Y no había dado aún su primer aliento, cuando el enfrentamiento entre estos dos mundos comenzó a lidiar en lo más profundo de su pequeño corazón. En 1533, unos cuarenta y cinco años antes del nacimiento de Martín, Atahualpa, el rey de los incas, había sido asesinado por el conquistador español Francisco Pizarro. De la noche a la mañana, los pueblos indígenas y afro de Perú en las Américas se convirtieron en siervos y esclavos del Imperio. Bartolomé de las Casas, fraile dominico, que había escrito poco tiempo antes del nacimiento de Martin, describió lo que había presenciado en las tierras recién descubiertas de las Américas:

“Dejé en las Indias a Jesucristo, nuestro Dios, azotado, afligido y crucificado, no una, sino miles de veces por aquellos que asolan y desoyen a los indios …” en su búsqueda codiciosa de oro y poder. Es una guerra que sigue asolando a nuestro mundo a día de hoy.

Pero Martín de Porres, era algo más que un niño pobre nacido en un mundo difícil y hostil, era también un santo. Y por eso lo recordamos hoy.

Poco después de su nacimiento -posiblemente incluso el mismo día- Martín fue bautizado en la Iglesia de San Sebastián en Lima. Su fe de bautismo dice: “El miércoles, nueve de diciembre de 1579, se bautizó a Martín, hijo de padre desconocido y de Ana Velázquez, una mujer liberada negra”. No fue un comienzo fácil -especialmente con un padre ausente- de la manera en que se desarrolla la historia de Martín; no se puede dejar de vislumbrar el plan maravilloso de la bondad y providencia de Dios. El agua vertida sobre la cabeza de Martín ese día -llena de la gracia salvífica del Espíritu Santo- fluyó en su corazón, marcando el comienzo de una nueva creación.

Dios transformó lo que parecía un lamentable error en una bella obra de arte. “He aquí, yo hago nuevas todas las cosas!”, Dice el Señor, nuestro Dios (Apoc. 21:5). Seis años más tarde, la pila bautismal misma daría la bienvenida a otro hijo amado de Dios en la Iglesia. Su nombre era Rosa de Santa María, Rosa de Lima, la primera persona canonizada nacido en las Américas.

La infancia de Martín fue difícil, por decir poco. Se rieron de él, se burlaron y lo ridiculizaron. A menudo llamado “perro”, es precisamente en medio del dolor y las luchas donde vemos el milagro del amor de Dios en el trabajo de su “mulato”. Herido una y otra vez por el odio y el racismo, Martín encontró una manera de aceptar -e incluso celebrar- el color de su piel y los colores del arco iris que brotaban de su corazón; y de esta manera, fue capaz de convertirse en un icono del amor y la libertad humana. Su corazón, al igual que Dios, parecía llegar a todo el mundo -amigos y enemigos- dándonos un ejemplo poderoso de lo que significa aceptar la diversidad en nuestros tiempos. Lo que para otros hubiera sido fácil transformarlo en una vida de amargura y de ira, para Martín se convirtió en una oportunidad para la santidad. Martín se confió a Dios en el caos y la pobreza de aquellos primeros años; tomando los hilos españoles y africanos de su corazón los tejió en un hermoso tapiz de amor.

Si fuéramos realmente honestos, tendríamos que admitir que todos somos mulatos y mestizos, personas de “sangre mezclada” de una u otra manera. La mayoría de nosotros somos hijos e hijas de inmigrantes y refugiados. Somos ítalo-americanos e irlandeses-americanos, polaco-americanos y afro-americanos. Nuestras familias emigraron aquí desde Puerto Rico, Alemania, Irak o Filipinas. Dios no inventó los pasaportes, lo hicimos nosotros. Y las fronteras en el mapa de Dios no existen.

Lo cierto es que navegamos todos en un mismo barco. Nuestro mundo es un arco iris hecho a imagen y semejanza de Dios. Algunos de nosotros disfrutamos con un buen arroz con pollo, mientras que otros prefieren una ensalada griega, un falafel, pizza o una hamburguesa jugosa. Ya sea con la música que escuchamos, los alimentos que comemos, las noticias que leemos o con el cónyuge que nos casamos, vivimos, nos movemos y tenemos nuestra existencia en un mundo de increíble diversidad. Algunos nacieron aquí y otros han nacido allí. Algunos son demócratas y algunos republicanos. Pero no importa, los colores del arco iris que corren en nuestras venas a través de la sangre, nos demuestra que todos somos hijos de Dios. Esto es lo que Martín de Porres aprendió de la vida. Cada respiro suyo era un descubrimiento de que el corazón de Dios es universal: un corazón de muchos colores.

abierto al corazón

Uno de los dominicos de la comunidad de Martin dio este testimonio de Martin:

“El hermano Martín era un hombre de gran caridad, que sanando a sus hermanos cuando estaban enfermos, también colaboró en el deber más grande de difundir el gran amor del mundo … [Ellos lo llamaron] ‘padre de los pobres’. “Por otra parte, se preocupaba por laicos fuera de estas paredes [] de todos los estados de la vida, curarlos de sus dolores, heridas e inflamaciones … y por lo tanto un número infinito lo buscó y encontró en él toda la ayuda: el alivio de los enfermos,, el consuelo a los afligidos, y el resto, refugio. Lo hizo de buena gana, su semblante [siempre] feliz y en paz. “Fr. Antonio Gutiérrez, OP (Proceso de beatificación de Fray Martín de Porres, O.P.)

San Pablo dice en su Carta a los Efesios:

Ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Porque él es nuestra paz, en su carne de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación … que podría crear en sí mismo una humanidad nueva, de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz a través de la cruz… Así que no son más extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos y también a los miembros de la familia de Dios “(Ef 2:13-19).

Toda la vida de Martín fue un testimonio vivo de cómo Dios puede crear armonía y belleza a partir de las diferencias aparentemente opuestas.

No hay mayor amor

Desde el momento en que cumplió unos ocho años hasta el día en que entró en el convento dominico, a los quince años, Martín vivió en la casa de una mujer llamada Isabel García, en una de las comunidades más pobres —la afro-peruana— del barrio de Malambo. Cada día Martín había visto a los esclavos africanos que iban por las calles (encadenados) a la espera de ser vendidos para trabajar en las minas de oro y plata. Los esclavos se hacinaban en los cercados de la zona, los llamados corralones, vigilados por perros. Sólo podemos preguntarnos qué pensaba su joven mente al pasar por estas jaulas llenas de seres humanos. ¿Qué piensa? ¿Qué sintió cuando vio el color de su piel, dándose cuenta de que era del mismo color que la de los esclavos? ¿Cómo fue ese ambiente de violencia que tanto afecta a un niño? Y hoy, ¿cómo le afecta a nuestra juventud, muchos de los cuales viven en barrios asolados por la violencia?

Quizás el mayor regalo de Martín fue su capacidad para dejar que Dios convirtiera su sufrimiento en compasión. ¿Dónde aprendió esto? ¿Cómo supo entregar su corazón herido a Dios para que pudiera sanarlo? Es interesante notar que fue precisamente durante esos años, que vive en el barrio de Malambo, cuando Martín comenzó a pasar largas horas de la noche en oración. Esto es lo que uno de los testigos testificó durante el proceso de beatificación de Martín:

de niño rezando

Martín pidió a Isabel García un cabo de vela de cera … temerosa de un incendio, pero sobre todo queriendo saber lo que estaba pasando, Isabel se dejó tentar por la curiosidad. Al acercarse a la habitación del niño, ella miró a través de las rendijas de la puerta. Lo que vio la dejó profundamente conmovida. Martín estaba de rodillas, tranquilo, en silencio, y rezando ante una imagen del Crucificado [de Cristo]. Su silueta oscura se esbozó piadosamente contra el resplandor de la vela … parecía casi imposible para un niño tan pequeño.

Allí estaba él -un joven de diez u once años de edad- dialogando con Dios en el silencio de la noche. ¿Qué palabras hablaría con el Cristo Crucificado durante esas noches de oración?… Era de noche, si tenemos en cuenta, que fue cuando Dios visitó el pueblo de Israel, esclavizado por Egipto, y los liberó de sus ataduras. En medio de la noche el joven Samuel fue llamado por el Señor, respondiendo en su inocencia juvenil, “Aquí estoy” (1 Samuel 3:4). Fue en la densa noche de la muerte en que María Magdalena oyó la voz de Cristo resucitado, llamándola por su nombre (Jn 20:16). Como el salmista canta: “Es bueno dar gracias al Señor y celebrar tu nombre, Dios Altísimo, proclamar tu amor por la mañana y tu fidelidad durante la noche (Sal 92, 2-3)… Parece que no sólo Martín pasaba las noches dialogando con Dios; también Dios pasó esas mismas noches hablando con Martín.

A los quince años, Martín se despide de la Sra. García: avanzamos unas manzanas de casas hasta el convento dominico de Nuestra Señora del Santísimo Rosario, y allí pedirá ser aceptado como hermano lego. Le dieron la bienvenida y de inmediato asignado a cuidar a los hermanos enfermos como ayudante de enfermero. Martín estaba bien preparado para la tarea, porque cuando era un niño había sido aprendiz con dos barberos de la época (una especie de curandero o médico rural), tanto en el arte de preparar las hierbas medicinales como en las múltiples facetas de un barbero. En aquellos días, los barberos realizaban casi todo lo que un médico de familia, el dentista, el farmacéutico, una enfermera o un fisioterapeuta harían en la actualidad, y acaso un poco más: cortaban el pelo, sacaban las muelas, trataban las quemaduras tratadas, cosían las heridas, entablillaban fracturas, realizaban cirugías menores y prescribían los medicamentos necesarios.

A pesar de que Martín se encontraba en su nueva tarea de cuidar a los hermanos enfermos en el convento, su trabajo en la enfermería no estuvo exento de desafíos. Un día, Martín fue a visitar al Padre Pedro Montes de Oca, quien acababa de ser informado de que su pierna tendría que ser amputada al día siguiente. Tratando de suavizar un poco las cosas, Martín hizo algún comentario gracioso que enojó al sacerdote. El P. Pedro reaccionó mal, llamando a Martín “perro mulato”. Martín no se sintió ofendido por las palabras de enojo de Pedro. Al día siguiente, Martín regresó con algo bastante extraño: una ensalada de alcaparras para el Padre Pedro. “Bueno, Padre, ¿usted todavía sigue enfadado? Coma esta ensalada de alcaparras que yo le he traído…”el sacerdote quedó en estado de shock, pues durante todo el día había estado deseando una cosa: ¡una ensalada de alcaparras! Atormentado por el dolor y al darse cuenta de su error y consciente de la bondad infinita de Dios, le pidió a Fray Martín que le perdonara su arranque de ira. Martín sonrió, sin ningún rencor por el comentario racista del día anterior. Entonces, poniendo las manos sobre su pierna, el Padre Pedro fue sanado.

Esto es lo que significa cruzar la frontera y entrar —sin violencia— en el mundo de nuestro vecino, que, por desgracia, a veces es nuestro enemigo. Martín, en lugar de devolver mal por mal, optó por el camino sabio, tratando de ganarse a su enemigo con el humor y el amor. Dice San Pablo: “No seas derrotado por lo malo, sino vence el mal con el bien” (Romanos 12:21).

Juicioso Martín, su respuesta de amor nos recuerda una historia en la víspera de Navidad de 1914, durante la Primera Guerra Mundial en el campo de batalla de Flandes, cuando de repente -de la nada- un soldado alemán joven comenzó a cantar “Stille Nacht” (“Noche de Paz): “Algunos compañeros se unieron, y antes de que se diera cuenta, el británico y el francés respondieron con sus propios villancicos. En poco tiempo, los enemigos de ambos lados salieron de sus trincheras, se dieron la mano, intercambiaron regalos y compartieron fotos de sus seres queridos. Y entonces, allí mismo, en medio de la guerra, jugaron un partido de fútbol”. ¿No es esto el amor que nace cuando se escucha a Dios en el silencio de la noche? ¿No fue durante las conversaciones de Martín con Jesús en el silencio de la noche, iluminadas con la tenue luz de una vela, cuando se enteró de propio corazón del bendito amor de Jesús?

Por supuesto, en plena Guerra Mundial, los generales no estarían en absoluto satisfechos con la espontánea expresión de amistad entre las fuerzas enemigas. ¿Cómo demonios se puede ganar una guerra si nuestros soldados muestran al enemigo unas fotos de su familia? No está en el interés nacional hacerse amigo del enemigo! Si Martín de Porres estuviera hoy aquí —tal vez él— nos invitaría a resolver los conflictos mundiales con partidos de fútbol o, mejor aún, con un concurso de creativas ensaladas! ¡Imagínese! Después de ocupar Wall Street, podríamos empezar un nuevo movimiento: “los amantes de la ensalada de alcaparras por la Paz!”

Martín creía que el mundo podía ser curado a través de la compasión. El racismo es un pecado, pero no llegaremos a ninguna parte si se matan a los racistas. Martín, quien fue víctima de racismo, optó por romper el ciclo. ¿Quién va a enseñar a nuestros hijos, hoy en día, para responder al odio con el amor? ¿Cuántos suicidios, cuántos asesinatos de adolescentes tenemos que leer en la prensa antes de aprender a tender la mano y abrazar a nuestros jóvenes, pasar tiempo de calidad con ellos, amarlos incondicionalmente?

Martín no respondió atacando al enemigo. Él escogió el camino más difícil: una victoria con la ensalada de alcaparras! No sólo es contentar al sacerdote con su ensalada favorita, sino que durante el proceso él también sanó su pierna: y su corazón y su alma. Se necesita más valor para perdonar que para mantener al enemigo obligado por su pecado. Se necesita más coraje para amar que para odiar. Pocos lo han dicho con más claridad que otro Martín, Martin Luther King, Jr. En su predicación en la Iglesia Bautista Dexter Avenue en Montgomery, Alabama, en 1957, el Dr. King dijo:

“Diremos a los enemigos más rencorosos: a vuestra capacidad para infligir el sufrimiento, opondremos la nuestra para soportar el sufrimiento. A vuestra fuerza física responderemos con la fuerza de nuestras almas. Haced lo que queráis y continuaremos amándoos. En conciencia no podemos obedecer vuestras leyes injustas, porque la no-cooperación con el mal es, igual que la cooperación con el bien, una obligación moral. Pero tened la seguridad de que os llevaremos hasta el límite de nuestra capacidad de sufrir. Un día ganaremos la libertad, pero no será solamente para nosotros. Lanzaremos sobre vuestros cuerpos y a vuestras conciencias un grito que os superará y nuestra victoria será una doble victoria”.

Una de mis camisetas favoritas es la que dice: “Hacer actos de bondad al azar”. ¿Podría ser tan fácil? ¿Nos atrevemos a conquistar el mundo con el amor, y de esta manera, hacer lo que Jesús enseñó a sus discípulos a hacer?

Jesús, la noche antes de morir en la cruz, y a sabiendas de que estaba a punto de ser traicionado, no despertó a sus discípulos para atacar al enemigo. No. Él se reunió alrededor de una mesa con todos ellos, en esa santa noche dedicada a recordar el Éxodo del pueblo de Dios de la esclavitud de Egipto, y compartieron una cena. Pero no fue sólo una comida. Él entregó —con este acto— su vida entera por ellos y por nosotros. Todo: el Cuerpo y la Sangre. Él eligió amar a todos, incluso a sus enemigos, en lugar de hacer daño al otro. ¿Nos atrevemos a unirnos a Jesús y a Martín en la construcción de un nuevo mundo, en un gozoso acto de bondad conjunta?

Texto adaptado por fraymartindeporres.wordpress.com  

Tomado de dominicanvocations.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s