Convento de las Dominicas Dueñas de Cabañales (Zamora). La devoción a Fray Martín

Convento de Cabañales

Monasterio de Santa María la Real de las Dueñas MM. Dominicas de Cabañales (Zamora).

Los orígenes de este monasterio, ubicado en el barrio de Cabañales de la ciudad de Zamora, datan del siglo XII, de un beaterio donde se alojaban las familias de los caballeros que acudían a la guerra. Posteriormente se convirtió en un convento de la Orden de Predicadores. En el S. XIV, hacia 1540 aproximadamente, se trasladan al edificio que en la actualidad permanece como Orden de Clausura de monjas dominicas. También aquí se encuentra la sede de la cofradía de la Virgen de la Esperanza, que sale en procesión la mañana del Jueves Santo.

San Martín - Monasterio de Santa María la Real de las Dueñas MM. Dominicas (Cabañales - Zamora)

Imagen de San Martín de Porres en la iglesia del Convento, que cuenta con un buen número de devotos en Zamora

Procesión

Convento de las Dominicas Dueñas (Cabañales - Zamora)1

Un numeroso grupo de fieles, además de acudir a la celebración del triduo en honor a Fray Martín en el monasterio de las Madres Dominicas de Cabañales, gusta de acompañar a los Amigos de San Martín de Porres en la tradicional procesión con motivo de su festividad. Una forma de dar gracias por los prodigios obrados en esta bella localidad.

San Martín - Monasterio de Santa María la Real de las Dueñas MM. Dominicas (Cabañales - Zamora)

Dentro de este grupo de fieles amigos de Fray Martín se encuentra una agrupación de mujeres, las “Amigas de San Martín de Porres”, que mantienen con cariño y gran fervor la devoción al santo mulato en la ciudad de Zamora desde hace 32 años. Todos los 3 de noviembre de cada año, con esmero preparan y sacan al santo en procesión para que bendiga la ciudad y así mismo, con sus dones e intercesión, a todas y cada una de estas mujeres. También el personal del servicio de limpieza del ayuntamiento asiste a la ceremonia para honrar al que es su santo patrono, además de portar las andas. Una vez finalizada la misma, cumpliendo con la tradición, se reparte el riquísimo pan de anís de San Martín entre los feligreses.

Estas buenas amigas Fray Martín siempre lo han tenido presente durante todos estos años. Primero con una imagen pequeña que custodiaban las monjas del convento. Luego, con tiempo y dinero, la actual imagen: de mayor tamaño y con una novedad respecto a las representaciones más comunes de San Martín de Porres, ya que porta en una de sus manos la Sagrada Escritura, cimiento de la fe verdadera que le enseñó a triunfar. Una imagen que en el amor y calor de su hogar conventual se ha convertido en un instrumento providencial para unir en la fe cristiana y en el amor de Dios a todo tipo de razas y culturas y, cómo no, a los propios zamoranos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s