Festividad de San José, esposo de María y padre de Jesús

San José y el Niño Jesús (Francisco Salzillo)

Yo seré para Él un padre, y Él para mí un hijo

No me ha acaecido hasta ahora el haberle suplicado cosa alguna que la haya dejado de hacer. Sólo pido por amor de Dios que lo pruebe quien no me creyere y verá por experiencia el gran bien que es encomendarse a este glorioso patriarca y tenerle devoción; en especial, personas de oración siempre le habían de ser aficionadas. Que no sé cómo se puede pensar en la Reina de los ángeles, en el tiempo que tanto pasó con el Niño Jesús, que no den gracias a San José por lo bien que les ayudó en ellos.

Vi a Nuestra Señora…luego me pareció asirme de las manos de Nuestra Señora. Díjome que le daba mucho contento en servir al glorioso San José.

Santa Teresa de Jesús

El bienaventurado San José representa la personificación del padre bueno y ejemplar, entendiéndose desde una paternidad sana y vital, que nos muestra el modelo ideal de padre para los tiempos que corren; y que, además, contribuye a valorar la familia como el núcleo que nos proporciona continuamente, como una auténtica bendición, amor y seguridad. No cabe duda de que conocer la figura de San José nos ayuda a entender mejor el misterio de Dios.

José de Nazaret, piadoso y humilde a los designios del Señor, fue solícito con su esposa María, buen padre -ejemplo claro de la paterna servicialidad y providencia-, y custodio de la Sagrada Familia. Hombre justo por la voluntad de Dios, sirvió de paradigma a Jesús con sus obras de fe y amor:

Lo que el Espíritu Santo ha obrado, lo ha obrado para los dos. Justo es el hombre, justa es la mujer. El Espíritu Santo, apoyándose en la justicia de los dos, dio un hijo a ambos (San Agustín, Serm.51, c.20)

El Papa Pío IX declaró y constituyó a San José Patrono Universal de la Iglesia, el 8 de diciembre de 1870. De este modo la Iglesia tributaba al beatísimo José, con sumo honor y alabanzas, la sublime dignidad que Dios le confirió.

san josé 3

¡Cuántas desgracias atemperadas y cuantas adversidades remediadas por su poderosa intercesión!

Oración a San José (Papa León XIII)

A Vos, bienaventurado José, acudimos en nuestra tribulación, y después de implorar el auxilio de vuestra Santísima Esposa, solicitamos también confiadamente vuestro patrocinio. Por aquella caridad que con la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, os tuvo unido y por el paterno amor con que abrazasteis al Niño Jesús, humildemente os suplicamos que volváis benigno los ojos a la herencia que, con su sangre, adquirió Jesucristo, y con vuestro poder y auxilio socorráis nuestras necesidades.

Proteged, oh providentísimo Custodio de la Divina Familia, la escogida descendencia de Jesucristo; apartad de nosotros toda mancha de error y de corrupción; asistidnos propicio desde el cielo, fortísimo libertador nuestro, en esta lucha con el poder de las tinieblas; y como en otro tiempo librasteis al Niño Jesús de inminente peligro de la vida, así ahora defended la Iglesia santa de Dios de las asechanzas de sus enemigos y de toda adversidad, y a cada uno de nosotros protegednos con perpetuo patrocinio para que a ejemplo vuestro y sostenidos por vuestro auxilio, podamos santamente vivir, piadosamente morir, y alcanzar en los cielos la eterna bienaventuranza. Amén.

 ≈ ≈ ≈

Santoral - San José

San José, modelo de cristianos

Novena en honor a San José: Oraciones y reflexiones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s