Festividad de San Martín de Porres: Un santo icono para la humanidad

icono

Un ejemplo a imitar para los que quieren descubrir la dulzura y la felicidad

San Martín de Porres, nuestro caritativo y piadoso fraile, se distinguió por su conciencia de la dignidad humana, su espíritu de servicio social, su humildad y un profundo sentido espiritual de la vida. Creció con una dignidad que ilustraba su entereza moral. Ya desde joven practicaba valores que en nuestra sociedad actual no prevalecen y apenas se alientan, o que incluso asociamos con la debilidad más que con la fortaleza. Tristemente se otorga mayor importancia a contravalores de tipo material y ansias de notoriedad o reconocimiento público que a los propios valores espirituales. Perdura una dureza en nuestros corazones que nos lleva irremediablemente a la degradación moral. Y nos olvidamos que la humildad y el espíritu de entrega hacia los demás – de manera desinteresada y no únicamente como descarga de la conciencia – producen en las personas paz y felicidad; nos purifica, además de resultar un verdadero revulsivo natural frente a los pensamientos negativos que tanto sufrimiento nos causa.

Fray Martín era una persona de condición muy humilde. La pobreza impregna toda su vida, pero de tan pobre Martín se hizo rico sin fin dando a todos lo único de lo que disponía, su amor. Precisamente, desde su pobreza, su corazón se vuelve sensible y abierto a lo infinito. Fray Martín soñaba con un mundo mejor y un mundo hermanado, por esa razón para nuestro santo mulato no hubo diferencias entre los hombres, porque para él ayudar al que lo necesitaba significa lo más grande que un ser humano podía hacer por otro: conocer o resolver sus problemas e inquietudes, dirigir palabras amables y de aliento ante las dificultades, un buen consejo, una sonrisa, amando…..como un canal de la gracia de Dios que nos invita a dejarnos traspasar por la realidad de compartir las alegrías y las tristezas de los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

SMP iconoExiste, pues, en nuestro amigo toda una propuesta humana -dentro de un espíritu colectivo-, que en términos actuales lo hace ser un precursor de la solidaridad social y universal y, como hemos señalado anteriormente, del resurgimiento de la toma de conciencia de nuestra dignidad como personas. San Martín de Porres fue un ejemplo de fe y caridad, de servicio y práctica de los principios y preceptos cristianos: un ejemplo para la sociedad de aquel entonces y un icono para la sociedad en la que vivimos hoy en día, que comienza a vislumbrar un ideario innovador que plantea que para ser un buen líder hay que saber servir a los demás, con honradez e integridad; hay que ser servidores de Dios para el beneficio de la humanidad, para vivir en armonía y paz: Dios siempre espera lo mejor de nosotros.

*(1)Para Dios no hay profesiones indignas, sino indignos profesionales. Los hombres se fijan en las apariencias, el color de la piel, la estatura, el dinero, el vestido…pero Dios sólo mira al corazón. Nuestro Fray Escoba fue un marginado de su tiempo, el siglo XVI. Era hijo “ilegítimo” del español Juan de Porres y de Ana Velázquez, mujer negra descendiente de esclavos africanos. Al ser mulato y pobre le tocó sufrir en más de una ocasión el menosprecio de la sociedad. Sin embargo, su madre le descubrió el evangelio de Jesús: “El que se humilla será ensalzado”. A Fray Martín no le importó ser “simple” lego o donado de la orden de Santo Domingo, sin poder ser sacerdote; tampoco tuvo a mal el estar continuamente sirviendo a los demás, ir de un lado para otro con la escoba, atender a los enfermos, a los mendigos… Dios se sirvió de su persona para unir las razas, para hermanar a los ricos con los pobres…y a todos los hombres con Dios.

En pleno Vaticano II, el 6 de mayo de 1962, el Beato Juan XXIII canonizó a San Martín, convirtiéndose en uno de los santos más populares de todo tiempo y lugar, que como canta la Liturgia a todos “nos lleva al cielo siguiendo su ejemplo de humildad”.

*(1) Párrafo tomado del artículo “San Martín de Porres, caridad total”, de José Antonio Benito.

* * *

santo icono

Un icono como símbolo de referencia para los hombres y mujeres de todas las edades, clases sociales y razas. Un santo para el mundo entero.

Bienaventurado Martín, consciente de tu caridad sin límites, muestra a la gente de todas las razas y todas las naciones los caminos de la unidad y de la justicia; siempre compasivo, padre de los pobres y necesitados, míranos con piedad y ruega por nosotros que te invocamos con fe absoluta en tu bondad y en tu poder.

No nos olvides antes Dios, a quien siempre serviste y adoraste. Amén.

¡Feliz día de San Martín de Porres a todos!

Con cariño: fraymartindeporres.wordpress.com

Anuncios

Un comentario el “Festividad de San Martín de Porres: Un santo icono para la humanidad

  1. Miguel Angel Fuentes dice:

    AY….COMO LO SIENTO TAN CERCANO …Y…HECHO JESUS DE NAZARET….PARA EL HOY PRESENTE…GRACIAS POR TODO….PAZ Y BIEN.SALUDOS..MIGUEL ANGEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s