Consagración al Inmaculado Corazón de María

Inmaculado Corazón de María1

El Corazón de María es un mundo de maravillas…pues precisamente por la humildad, por la pureza, y por el amor de su sacratísimo corazón, ha llegado a la excelentísima dignidad de Madre de Dios, y, por consiguiente, se ha hecho digna de todas las gracias, favores y privilegios con que Dios la ha llenado en la tierra; de todas las glorias, felicidades y grandezas con que Dios la ha colmado en el cielo y de todas las cosas grandes y maravillosas que ha operado y operará eternamente en Ella y por Ella

 San Juan Eudes

La devoción al Corazón de María tiene sus fundamentos en el Evangelio y en los Santos Padres. En el Siglo XIII se distinguen por su devoción al Corazón de María, Santa Matilde y Santa Gertrudis, y en el XIV Santa Brígida de Suecia. En el S.XVII su gran apóstol y propagador esencial fue San Juan Eudes y sus religiosos. Fue en el siglo XX cuando esta devoción se hizo universal por las apariciones de Fátima, un acontecimiento sobrenatural que marcó indudablemente la historia de la humanidad : “Para salvar a los pecadores – cuentan los niños que les dijo Nuestra Señora -, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Corazón Inmaculado. A quien lo abrace promete Dios la salvación. Estas almas serán queridas por Dios como flores puestas por mí, adornando su trono”.

Inmaculado Corazón de María

El corazón de María ha sido el más humilde, el más devoto, el más ferviente, el más diligente, el más paciente y el más fiel de todos los corazones. ¡Oh, Virgen mía, Oh, madre mía, yo me ofrezco enteramente a tu Inmaculado Corazón y te consagro mi cuerpo y mi alma, mis pensamientos y mis acciones!

El Papa Pío XII, el 8 de diciembre de 1942, realiza la Consagración del mundo al Corazón de María, al cumplirse el XXV aniversario de las apariciones de Fátima, y tres años después extiende a toda la Iglesia la fiesta del Inmaculado Corazón de María. España se consagró al Corazón de María el 12 de Octubre de 1954.

Augusta Madre de Dios y Madre compasiva de los hombres: nos enseña la divina revelación que vuestro Hijo y Señor nuestro, porque nos amó, se entregó a la muerte para salvarnos, y pues el corazón es el símbolo y cifra del amor, adoramos el divino Corazón de Jesús. Y vuestro Corazón Inmaculado es también la cifra de vuestro amor a Dios redentor, de quien sois Madre, y a todos los hombres, de quienes lo sois en espíritu, como Corredentora y abogada nuestra.
Nos impulsa señora, un deber de gratitud. Vuestras sonrisas iluminan caminos gloriosos y nos protegen vuestras bendiciones. Así, pues, Madre y Señora Nuestra, haced que con el maternal reinado de vuestro Corazón venga a nosotros el Reino de Jesucristo, vuestro Hijo, que es reino de justicia y santidad, reino de paz, de amor y de gracia. Así sea.

Virgen de Fátima

Quien se ha consagrado a María le pertenece de manera especial. Él se ha convertido en santuario de la Santísima Virgen

Novena al Inmaculado Corazón de María.

Hoy día 13 de octubre, junto a la Imagen de Nuestra Señora de Fátima, El Santo Padre Francisco realizará un Acto de renovación de la Consagración del mundo entero al Inmaculado Corazón de María con motivo de la Jornada Mariana promovida por el Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización: “Es un deseo vivo del Santo Padre que la Jornada Mariana pueda tener como símbolo uno de los iconos marianos entre los más significativos para los cristianos en todo el mundo y, por ese motivo, pensamos que la amada estatua original de Nuestra Señora de Fátima”, escribió Monseñor Rino Fisichella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s