Una imagen de San Martín de Porres en Praga (República Checa)

Iglesia san Jíljí - Praga

Iglesia san Jíljí - Praga (República Checa)
 
Imagen de San Martín de Porres en la Iglesia dominica de San Jilji (Gil) en Praga, capital de la República Checa. La misma fue un obsequio, en 2006, del entonces embajador peruano Alberto Salas Barahona.
 

Breve historia de la iglesia de San Gil

Consagrada en 1371 por el arzobispo Juan Očko de Vlašim, uno de sus canónigos más célebres fue Juan Nepomuceno quién posteriormente fue canonizado y cuyo culto se encuentra difundido por todo el mundo católico. En 1625 el rey Fernando II la entrega al cuidado de la orden dominicana en el marco de la re-catolización impuesta por los Habsburgos. En la segunda mitad del siglo XVII fue construido un monasterio al lado de la iglesia. Entre los años 1731 y 1734 hubo una gran reconstrucción, según el estilo del barroco de la época, dirigida por Venceslao Špaček. De este período también destacan las pinturas al fresco del pintor Venceslao Vavřinec Reiner, eminente representante del barroco checo. Ya en el siglo XX, en 1950, los monjes dominicos fueron expulsados por el gobierno comunista, regresando posteriormente tras la caída del régimen en 1990.

La iglesia tiene tres naves. En el techo de la mayor se encuentra una pintura al fresco en la cual se puede observar una lucha de cristianos contra paganos; en el centro está Santo Domingo de Guzmán, fundador de la orden dominicana, a su lado derecho se encuentra Santo Tomás de Aquino, miembro de la orden y, a la vez, religioso acreditado sobre todo por su pensamiento filosófico. Encima del presbiterio se halla una escena de la vida de San Gil. Mientras la nave del norte está dedicada a Santo Tomás de Aquino, la del sur a San Domingo de Guzmán. Al lado de la entrada se encuentra una pintura que realizó Reiner dando las gracias a la Santísima Trinidad por todos los dones y beneficios concedidos y también una escultura de San Martín de Porres (ver imagen superior). En la iglesia hay doce altares pequeños (la mayoría de ellos proceden de la segunda mitad del siglo XVII) y un altar mayor creado en el taller de Francisco Ignacio Weiss entre los años 1734 y 1738. Finalmente destacar un cuadro, pintado por Antonio Stevens de Steinfels en la segunda mitad del siglo XVII, que describe al Jesucristo crucificado con los santos dominicanos (Orden de Predicadores).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s