Domingo de la Divina Misericordia

Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia.

En todo el mundo el Segundo Domingo de Pascua —posterior al Domingo de Resurrección— recibe el nombre de Domingo de la Divina Misericordia. Una devoción, proclamada por Juan Pablo II, dirigida a la confianza en el amor misericordioso de Dios y al perdón: Una invitación de Jesús a acercarnos a ÉL. Un llamamiento perenne a los cristianos a afrontar, con confianza en la benevolencia divina, las dificultades y las pruebas que nos surgen a lo largo de nuestras vidas; venciendo al miedo, alcanzando la paz y el perdón.

Todo cuanto tenemos es efecto de la misericordia de Dios, que nos la ha otorgado para nuestra gracia como luz que brota de las tinieblas. La misericordia es ternura, como firme expresión de amor, y en nuestro orgullo tendemos a borrar esta idea de nuestros corazones. Por eso, hoy es tiempo de tener un corazón como el de Jesús: bueno, tierno, manso, sencillo, fiel y misericordioso.

¿En qué consiste, entonces, esta Fiesta de la Divina Misericordia? He aquí lo que dijo Jesús a Santa Faustina Kowalska, monja católica polaca y apóstol de la Divina Misericordia:

Deseo que la Fiesta de la Misericordia sea un refugio y amparo para todas las almas y, especialmente, para los pobres pecadores. Ese día están abiertas las entrañas de mi Misericordia. Derramo un mar de gracias sobre las almas que se acerquen al manantial de mi Misericordia. El alma que se confiese y reciba la Santa Comunión obtendrá el perdón total de las culpas y de las penas” (Diario 699).

Divina Misericordia

La Coronilla de la Divina Misericordia

Se reza utilizando un rosario común:

1. Comenzar con un Padre Nuestro, Avemaría, y Credo. 2. En las cuentas grandes del Padre Nuestro decir:

“Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.” 

3. En las cuentas pequeñas del Avemaría, se dirán las siguientes palabras:

“Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.”

4. Al finalizar se repite tres veces:

“Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.”

 * * *

divina misericordia

Señor de la Divina Misericordia, San Martín de Porres y Santa Faustina Kowalska (Foto: Enrique López-Tamayo) 

Corazón de Jesús, Luz y Salvación de todos los pueblos, derrama el fuego de tu Espíritu sobre el mundo y llena de gozo a cuantos te sirven y creen en Ti. Corazón de Jesús, aumenta nuestra fe y entrega.

Te rogamos Señor, que escuches nuestras peticiones, necesidades, ilusiones y esperanzas. Te las presentamos a Ti, Corazón Misericordioso, tómalas como tuyas y sólo te decimos “confiamos en Ti”

Devoción a la Divina Misericordia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s