San Martín de Porres, pregonero del amor

San Martín de Porres

Un corazón abierto al amor

Las virtudes de San Martín, su intensa vida espiritual, sostenían su entrega y su amor hacia el prójimo, señal de su grandísima unión con Dios, nacida del trato intimo, prolongado e intenso, en la oración. La abundancia del corazón, la vida interior, es algo que supo cultivar Martín de Porres desde una sencilla contemplación. Esa fue la fuente que cultivó desde la portería, la sacristía, los enfermos, los niños y los pobres. En su vida sintió el Amor de Dios, el cual supo entregar a los demás generosamente. Por eso, él era pregonero del amor de Jesús y de María: de un amor sin límites que llevaba grabado en su alma, desinteresado y servicial hacia los demás, de un amor espontáneo del que no espera nada y le llega todo. Y llevarlo a cabo con nuestra familia, con nuestros amigos y vecinos, o con aquellos que incluso nos son desconocidos es toda una bendición del Señor.

Vamos a recordar estas hermosas palabras del Papa Juan XIII dedicadas a San Martín:

En la vida de Fray Martín hubo tres amores: Cristo Crucificado, Nuestra Señora del Rosario y Santo Domingo. En su corazón ardieron tres pasiones: la caridad, particularmente con los pobres y enfermos; la penitencia más rigurosa que él estimaba como “el  precio del amor”, y, dando aliento a estas virtudes, la humildad. Permitid que en ésta especialmente paremos nuestra atención para deleitarnos contemplándola en el alma transparente de Fray Martín (…). No era un sabio pero poseía la ciencia verdadera que ennoblece el espíritu, esa “luz de los corazones” con que Dios asiste a los que le temen (…)

Al verlo en la gloria de los altares, admiramos a Martín de Porres con el embeleso de quien contempla un deslumbrante panorama desde la cumbre de la montaña. Mas para subir a tales alturas no se ha de olvidar que la humildad es el camino (…). Cuanto más alto es el edificio, más profundo debe ser el cimiento: No es otra la lección práctica de San Martín.

Palabras de Juan XXIII entresacadas de las pronunciadas los días 6 y 7 de Mayo de 1962, con motivo de la canonización y de la audiencia a varias peregrinaciones llegadas a Roma para la misma.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s