San Martín de Porres y su amor por los animales

La escoba y los animales domésticos son inseparables a la figura de San Martín de Porres a los que siempre compadeció y socorrió. Pedir a San Martín por la protección de nuestros animales de compañía es una buena idea, además de un acto de generosidad.

La caridad universal de San Martín de Porres también se extendía a los pobres animalitos a los que trataba con amigable bondad, fruto de su amor por el Creador de todos los seres. Tenía el don de comunicarse con ellos – la parazoogésis-, los cuales le obedecían por particular privilegio de Dios. Fray Martín se encargó de amar y cuidar con cariño a los animales, domésticos y otros no tanto, a quienes muchas veces alimentaba y curaba con la máxima delicadeza de sus heridas o enfermedades. Sus biógrafos nos hablan de las atenciones que prestaba a los animales cual solícito veterinario. Y es que amar a los animales es amar a Dios en su creación.

Fray Martín había separado en la casa de su hermana, que ya estaba casada y en buena posición social, un patio donde albergaba a gatos y perros sarnosos, llagados y enfermos para cuidarlos. Una señal inequívoca de la presencia de Dios en los humildes y caritativos: en las personas buenas que respetan y cuidan de sus semejantes, a los animales y de la naturaleza en sí misma. Por eso a él le resultaría incomprensible y dolorosa la conducta de aquellos que maltratan -incluso con ensañamiento- y quitan la vida a animales inocentes, que ni hacen ningún mal ni sirven para sustento. También, hoy en día, resulta un aspecto ciertamente incómodo y reprochable en aquellas personas que, poniendo todo su afecto en los animales domésticos, alimentan y agasajan con viandas exquisitas u otras excentricidades sus mascotas, y en cambio cierran sus ojos y sus corazones para las personas necesitadas que carecen de lo necesario para subsistir. Fray Martín no declinó jamás hacia ninguno de estos extremos, atendiendo y entendiendo el mundo animal en constante equilibrio:

En los documentos del proceso de beatificación se cuenta también que Fray Martín “se ocupaba en cuidar y alimentar no sólo a los pobres sino también a los perros, a los gatos, a los ratones y demás animalejos, y que se esforzaba para poner paz no sólo entre las personas sino también entre perros y gatos, y entre gatos y ratones, instaurando pactos de no agresión y promesas de recíproco respeto”. No es extraño que en el convento, los perros, gatos y ratones comieran del mismo plato cuando Fray Martín les ponía el alimento. Se cuenta que iba un día camino del convento y que en la calle vio a un perro sangrando por el cuello y a punto de caer. Se dirigió a él, le reprendió dulcemente y le dijo estas palabras: “Pobre viejo; quisiste ser demasiado listo y provocaste la pelea. Te salió mal el caso. Mira ahora el espectáculo que ofreces. Ven conmigo al convento a ver si puedo remediarte”. Fue con él al convento, acostó al perro en una alfombra de paja, le registró la herida y le aplicó sus medicinas, sus ungüentos. Después de permanecer una semana en la casa, le despidió con unas palmaditas en el lomo, que él agradeció meneando la cola, y unos buenos consejos para el futuro: “No vuelvas a las andadas -le dijo-, que ya estás viejo para la lucha”.

smp y los animales

Otra anécdota que explica su amor a los animales es la siguiente: resulta que el convento estaba entonces infestado de ratones y de ratas, los cuales roían la ropa y los hábitos, tanto en la sacristía como en las celdas y en el guardarropa. Después que los frailes resolvieran tomar medidas drásticas para exterminarlos, Martín de Porres se sintió afligido por ello y sufrió al pensar que aquellos inocentes animalitos tuvieran que ser condenados de aquella manera. Así que, habiendo encontrado a una de aquellas bestias le dijo: “Pequeño hermano rata, óyeme bien: ustedes ya no están seguros aquí. Ve a decirles a tus compañeros que vayan al albergue situado en el fondo del jardín. Me comprometo a llevarles allí comida, a condición de que me prometan no venir ya a causar estragos en el convento”. Después de estas palabras, según se cuenta, el “jefe” de la tribu ratonil rápidamente llevó el aviso a todo el ejército de ratas y ratones, y pudo verse una larga procesión de estos animales desfilando a lo largo de los pasillos y de los claustros para llegar al jardín indicado.

En su biografía se cuentan otros muchos recuerdos y anécdotas al respecto: como por ejemplo, su costumbre de acariciar a las gallinas del convento que muy contentas siempre se le acercaban;  de cuando calmó a un becerro bravo o amansó a un perro salvaje  e incluso como curaba a gatos, mulas y pájaros. Su tacto sobre los animales era realmente maravilloso.

Como vemos, el amor de San Martín de Porres por los animales –algunos de ellos enemigos entre sí por naturaleza y a los que hizo comer en un mismo plato– lo podemos extrapolar de algún modo a su empeño por construir la paz en la sociedad: el símbolo de la diversidad de ideas que conviven en armonía en un mismo espacio y un estímulo para alcanzar la solidaridad entre todos. Como así siempre predicó.

“No hagas daño a nadie, porque todas las criaturas son obra de Dios”, con afecto fraymartindeporres. wordpress.com

Humildísimo San Martín de Porres, tu ardiente caridad abrazó toda la creación,

desde los hermanos necesitados hasta los animales del campo.

Todos obedecieron la voz de tu corazón,

porque el amor sabe tocar el corazón de todos.

¡Te rogamos, enséñanos a amar!

* * *

Enlace relacionado: Santo ecologista: San Martín de Porres y la naturaleza

Anuncios

8 comentarios el “San Martín de Porres y su amor por los animales

  1. Cristina dice:

    Gracias Martín por tu amor y por enseñarnos a ver a Dios en todas creaturas!

  2. Otto Peredo dice:

    la concordia brota de un corazón enamorado de Dios y se refleja en el trato con los demás y con la naturaleza.

  3. Nieves dice:

    Me encantó el artículo!! Los animales me producen un gran sentimiento de amor y ternura. Un saludo, J. Juan.

  4. Maru dice:

    El maltrato a los animales a todos conmueve pero muy pocos me mueven para ayudarlos. San Martín de Porres nos vuelva sensibles con nuestros hermanos menores en la creación.

  5. daniela dice:

    Me encanta la historia de san martin de porres. Estoy de acuerdo contigo

  6. maria luisa silva dice:

    GRACIAS…GRACIAS…MARTÍN PO TU TESTIMONIO..HERMANO QUERIDO…!!!!!!

  7. Ene dice:

    bendito sea San Martín de Porrres porque Dios lo eligió para ser su siervo, que hermoso son los animales, mi perrita estaba enfermita ore a San martín y se sano.

  8. Esmeralda dice:

    No soy creyente, creo en las personas buenas y Martin de Porres era simplemente una persona extraordinaria con un calidad humana excepcional!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s