Memoria de los Santos Ángeles Custodios

Estampa de Fray Martín de Porres acompañado de los Ángeles custodios

Entre todas las obras de la Omnipotencia se puede decir que ninguna es tan valiosa como el hombre; por lo que ha destinado un Ángel para su custodia. Este Ángel tutelar, a quién la Iglesia llama Ángel custodio, vela perpetuamente en desviar todo aquello que nos pueda perjudicar. A ellos, después de Dios y María santísima, debemos la mayor parte de los buenos pensamientos, de saludables reflexiones y tantas buenas acciones.

Ángel Santo, amado de Dios, que después de haberme tomado, por disposición divina, bajo tu bienaventurada guarda, jamás cesas de defenderme, de iluminarme y de dirigirme: yo te venero como a protector, te amo como a custodio; me someto a tu dirección y me entrego todo a ti, para ser gobernado por ti. Te ruego, por lo tanto y por amor a Jesucristo te suplico, que cuando sea ingrato para ti y obstinadamente sordo a tus aspiraciones, no quieras, a pesar de esto, abandonarme; antes al contrario, ponme pronto en el recto camino, si me he desviado de él; enséñame, si soy ignorante; levántame, si he caído; sostenme, si estoy en peligro y condúceme al cielo para poseer en él una felicidad eterna. Amén.

                                                                                                           (San Juan Berchmans)

Los Santos Ángeles Custodios, mensajeros y guardianes celestiales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s