Festividad de Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de Predicadores

Sto Domingo Francisco Salzillo

Imagen de Santo Domingo de Guzmán, del célebre escultor Francisco Salzillo

El ilustre fundador de la Orden de Predicadores nació en Caleruega (Burgos), de la nobilísima familia de los Guzmanes. Estando su madre encinta, le pareció tener en su seno un cachorro que portaba una antorcha encendida en el hocico, y se afirma asimismo que al bautizarlo se vio una estrella sobre su frente. La vida de Domingo fue tan virtuosa y el fervor de su espíritu tan grande, que todos vieron en él un instrumento elegido de la gracia divina. Desde el primer momento Domingo comenzó a brillar por su santidad y ser modelo de todas las virtudes; el último siempre en reclamar honores, que aborrecía, y el primero para cuanto significaba humillaciones y trabajos. Distribuía el día en provecho del prójimo y la noche la dedicaba a Dios. El amante apasionado de la fe cristiana: bienhechora fue su predicación del Santo Rosario, que ha llegado ser la devoción predilecta de los verdaderos cristianos para con la Madre de Dios; junto a la fundación de la gloriosa Orden de Predicadores, madre fecunda de santos y sabios, y baluarte incontrastable de la fe católica. Los Dominicos, desde sus orígenes, tuvieron la convicción de ser una Orden que tenía una estrecha relación con la Santísima Virgen, atribuyendo con razón su existencia a la intervención de María, y teniendo en Ella, después de Dios, una especial confianza y el mayor refugio. Y en el centro de tan formidable irradiación, el humilde y generoso Domingo.

Vision_de_Santo_Domingo

Visión de Santo Domingo (Fr Enrique Mideros, O.P. 1935)

La Madre de Dios, en una aparición a Santo Domingo le enseño a rezar el rosario, era el año 1208. Le dijo que propagara esta devoción y la utilizara como arma poderosa en contra de los enemigos de la Fe. A partir de entonces, cual sello de realeza se haría popular en forma de quince misterios principales.

Pedro y Pablo

Aparición de los apóstoles San Pedro y San Pablo a Santo Domingo (Pintura de Bartolomé de Cárdenas o escuela artística)

Una noche en oración se le aparecieron los apóstoles San Pedro y San Pablo y, entregándole un báculo y un libro, le dijeron ambos a la vez: «Ve y predica porque Dios te ha escogido para este ministerio». El Señor había iluminado a Santo Domingo para que predicara junto a sus discípulos la verdad del Evangelio que es la luz de los pueblosEn 1216, aprobada por el papa Honorio III (Bula “Religiosam Vitam”), fundó Santo Domingo su Comunidad de predicadores bajo el lema “Alabar, Bendecir, Predicar”, que define los elementos centrales del carisma dominicano: la contemplación y la acción apostólica presbiteral.

Santo Domingo busto

Señor, dignaos concederme una caridad verdadera, un celo capaz de procurar la salvación de los demás, a fin de que, consagrándome todo entero y con todas mis fuerzas a la conversión de los pecadores, llegue a ser verdaderamente un miembro de Aquel que se ofreció enteramente a su Padre para salvar a los hombres (Oración compuesta por Santo Domingo de Guzmán)

El 6 de Agosto de 1221, ya agotado físicamente y coronado de méritos, mientras le rezaban las preces (oraciones de súplica) por los agonizantes al oír: “Que todos los ángeles y santos salgan a recibirte”, levantó las manos al cielo y expiró diciendo: ¡Qué hermoso, qué hermoso!. Sus restos descansan en el bello Convento de Predicadores de Bolonia. Fue canonizado por Gregorio IX en 1234.

Grabado de Santo Domingo

Oración a Santo Domingo de Guzmán

Glorioso Santo Domingo de Guzmán,
elegido de Dios para sus grandes designios en el mundo,
predilecto de la Reina de los cielos,
cuyas glorias y amor publicaste y difundiste,
obtiénenos nuevamente el triunfo de la verdad sobre el error
y aparta el brazo vengador
de la Divina justicia sobre los pecadores.

Tú, que fuiste columna de la Iglesia,
alcánzanos para ella eficaces y oportunos auxilios,
gran fervor y espíritu apostólico a sus ministros
y piedad y pureza de costumbres al pueblo cristiano.

Oh modelo de santidad y penitencia, hijo fiel y amante de María,
que mereciste que esta gran Señora cobijara en el cielo bajo
su manto amoroso a tus hijos,
obtiénenos de Ella que sostenga nuestra debilidad
para no apartarnos en la tierra de las enseñanzas del Evangelio.
Y ya que en la tierra fuiste poderoso en obras y doctrinas,
sea también eficaz en el cielo tu intercesión para alcanzarnos
una santa vida y dichosa muerte.
Amén.

≈ ≈ ≈

Dominicos

Enlaces dominicos destacados:

http://www.dominicos.org/

http://www.dominicoshispania.org/

http://laicosop.dominicos.org/

http://ser.dominicos.org/

http://www.dominicos.net/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s