Martín el enamorado

Enamorado de Dios y enamorado de los hombres: o sea, casi lo contrario a un filántropo. Presente en su sociedad y precursor de tantos movimientos sociales que le urgía resolver desde la caridad de Cristo que le abrasaba en sus intensos y prolongados ratos de contemplación. Martín o el amor, no a la humanidad, sino a los hombres (a éste, a ese y al otro: personalmente; como Cristo)

Fr. Alberto Escallada, O.P.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s