Cuando yo diga «te quiero»…

Cuando yo diga «te quiero»

Cuando yo diga «te quiero»,
no habrá sol ni habrá suspiro,
la tarde se hará de seda
y por sus rutas moradas
nacerán rosas de nácar
y corazones de espuma.

Cuando yo diga «te quiero»,
crecerá la hierba a gritos
y los árboles nudosos
de atrevidas cabelleras
lanzarán —bandera verde—
un reto de primavera.

Cuando yo diga «te quiero»,
qué volcanes encendidos
de delirantes estrellas;
qué voces apasionadas
golpearán las tinieblas
con su estallido de plata.

Cuando yo diga «te quiero»,
la magia de mi palabra
desbordará al mar inmenso
y las aguas verdiazules
sonarán en los caminos
como salobres campanas.

Cuando yo diga «te quiero»,
cuando la noche sea blanca,
cuando la luna se llene
de mariposas doradas,

Cuando germine en mi boca
tu nombre, como una espiga…

Cuando yo diga «te quiero…

              P. Vives Sellés

Plegaria del silencio

Plegaria del silencio

Te lo pido Señor.

Que se apaguen los ruidos.

Que puedan hacer nidos de silencio,
las plazas y las calles.

Que no griten los hombres,
y que aprendan la música inefable
del silencio sonoro,
para que así se salve
la armonía de DIOS.

Que aprendan a escucharte.

TÚ enseñaste el silencio.

Callaste en Belén,
y aunque en el Templo, hablaste,
después de treinta años
nos vino tu palabra,
para darnos la clave
del equilibrio exacto.

Con Pilatos callaste.

Solamente en la Cruz
de nuevo aquél sonido
de impares resonancias
se escuchó soberano y pujante.

Distes en la hermosa diana
de saber entender
la angustia de tu madre;
la admiración de Juan;
y la rabia insaciable
de Judas al venderte.

Te lo pido Señor, que sepan percibir
el concierto del agua en el estanque.

De los cisnes bogando,
y de los ojos prendidos, de quien ama,
el silencio inefable.

De las manos temblando, pero unidas
en la apacible tarde.

De las bocas selladas por la angustia
cuando viene la muerte
a visitarle.

De la montaña augusta
cerniéndose en el suave
terciopelo del cielo,
el vuelo de los pájaros;
esa cruz intocable
de sus alas tendidas.

De la noche, en que el viento,
le da miedo quebrar las ilusiones
de los que tienen hambre.

¡Te lo pido Señor!

Yo te suplico, el que sepan callarse.

¡Esos gritos de rabia!

Esa música agria, desagradable,
que sale de gargantas reñidas,
con la dulce armonía de quien sabe,
que el silencio es palabra,
y suspiro, y ternura y amor.

Comprensión impagable.

Que es Vida de la vida recóndita,
divina singladura
de ese insondable mar;
el de saber callarse.

Callar, para mirar tus ojos,
tus labios entreabiertos,
solamente besados por la luna,
ese delgado alfanje
de reflejos de plata,
que no corta ni el aire.

¡Que se callen Señor!
que sus oídos
sepan siempre escucharte.

     Gracián Quijano

Invierno

Invierno

Ya ves qué triste, ¡qué triste!
se encuentra el blanco sendero,
en que absortas nuestras almas
dialogaban en silencio,
entre el rumor de los pinos
que apuñalan soñolientos
el paisaje silencioso,
gris y opaco de mi pueblo.

¡Oh, la emoción de esas tardes
silentes, en que mis sueños,
bajo el compás de la lluvia
se iban poblando de anhelos!

¡Quién diría que al final,
después de tantos inviernos,
me iba a ver, junto al camino,
abrazado a tu recuerdo!

Manuel Castañeda (1944)

A un niño

A un niño

Yo tomaría
del breve contenido de tus manos
—rosas de carne, vivas—
la porción de cielo que me traes.

Tomaría
—niño nuevo que vienes a la vida—
la inocencia del aire que te envuelve
para hacerla mía.

Aprendería
en estas palabras balbucidas tuyas
la cifrada sabiduría de los siglos,
el mensaje de luz que no nombras
y el origen oscuro de mis versos.

Seguiría
peregrina de cándidos hallazgos
tus pasos menados, tambaleantes,
porque sólo ellos saben
los ocultos caminos de la gracia.

Oficiaría
la religión del alba en tu sonrisa,
comulgaría en tus gozos delirantes,
creería en los cándidos
rezos de tus llantos, y en los dulces
milagros de tus gritos.

Y algún día,
sabia ya de tu sabiduría,
cuando crecido y duro por la tierra,
ya impotente, ya inerme, ya opaco,
sin la fuerza de la debilidad y la sonrisa,
perdido el poder del llanto proclamado,
ya tuyos el pecado y el dolor del mundo,
acaso pudiera yo gozosamente entonces
a través de mis versos de ternura,
devolverte tus dádivas.

Josefina Maynadé
(de “Las ocultas dádivas”)

Letanías al Santísimo Nombre de Jesús

Letanías al Santísimo Nombre de Jesús

-Señor, ten piedad de nosotros
-Cristo, ten piedad de nosotros
-Señor, ten piedad de nosotros
-Cristo, óyenos
-Cristo, escúchanos

-Dios, Padre celestial,
-Dios Hijo, Redentor del mundo,
-Dios Espíritu Santo,
-Santísima Trinidad, un solo Dios,
-Jesús, hijo de Dios vivo,
-Jesús, esplendor del Padre,
-Jesús, pureza de la luz eterna,
-Jesús, rey de la gloria,
-Jesús, sol de justicia,
-Jesús, hijo de la Virgen María,
-Jesús, amable,
-Jesús, admirable,
-Jesús, Dios fuerte,
-Jesús, padre del siglo futuro,
-Jesús, mensajero del plan divino,
-Jesús, todopoderoso,
-Jesús, pacientísimo,
-Jesús, obedientísimo,
-Jesús, manso y humilde de corazón,
-Jesús, amante de la castidad,
-Jesús, amador nuestro,
-Jesús, Dios de paz,
-Jesús, autor de la vida,
-Jesús, modelo de virtudes,
-Jesús, celoso de la salvación de las almas,
-Jesús, nuestro Dios,
-Jesús, nuestro refugio,
-Jesús, padre de los pobres,
-Jesús, tesoro de los fieles,
-Jesús, pastor bueno,
-Jesús, verdadera luz,
-Jesús, sabiduría eterna,
-Jesús, bondad infinita,
-Jesús, camino y vida nuestra,
-Jesús, alegría de los ángeles,
-Jesús, rey de los patriarcas,
-Jesús, maestro de los apóstoles,
-Jesús, doctor de los evangelistas,
-Jesús, fortaleza de los mártires,
-Jesús, luz de los confesores,
-Jesús, pureza de las vírgenes,
-Jesús, corona de todos los santos,

Ten Misericordia de nosotros.

-Senos propicio Perdónanos, Jesús.
-Senos propicio Escúchanos, Jesús.

-De todo mal,
-De todo pecado,
-De tu ira,
-De las asechanzas del demonio,
-Del espíritu impuro,
-De la muerte eterna,
-Del menosprecio de tus inspiraciones,
-Por el misterio de tu santa encarnación,
-Por tu natividad,
-Por tu infancia,
-Por tu divinísima vida,
-Por tus trabajos,
-Por tu agonía y Pasión,
-Por tu cruz y desamparo,
-Por tus sufrimientos,
-Por tu muerte y sepultura,
-Por tu resurrección,
-Por tu ascensión,
-Por tu institución de la santísima Eucaristía,
-Por tus gozos,
-Por tu gloria,

Líbranos, Jesús.

-Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Perdónanos, Jesús.
-Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Escúchanos Jesús.
-Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, Ten misericordia de nosotros Jesús.

-Jesús, óyenos.
-Jesús, escúchanos

ORACIÓN

Te pedimos Señor, que quienes veneremos el Santísimo Nombre de Jesús disfrutemos en esta vida de la dulzura de su gracia y de su gozo eterno en el Cielo. Por Jesucristo nuestro Señor. AMÉN.

* * *

Soneto al Santísimo Nombre de Jesús

Acerca del fin de año, y de la brevedad de la vida

* Acerca del fin de año, y de la brevedad de la vida

PUNTO PRIMERO. Considera a Cristo nuestro Señor recién nacido y llorando en el pesebre. Te sorprenderá, tal vez, que al averiguar las causas de su llanto, hallarás que no son tanto el frío que padece, ni la inclemencia del tiempo, cuanto más bien tu descuido y el olvido con que vives de tu propio bien. Él viene al mundo a despertarte con sus gemidos y voces que te da desde aquella dura cama, para que te des cuenta de tu daño y vuelvas sobre ti, y dejes el camino de la perdición y entres por el de tu salvación. Porque como dice el apóstol San Pablo, apareció la gracia de nuestro Salvador y Dios hecho hombre, enseñándonos que negando todos nuestros desordenados apetitos y deseos mundanos, vivamos en este mundo templada y santamente, ajustándonos a la ley de Dios, por lo cual sin perder de vista el ejemplo que te da tan insigne Maestro, que te hallas en el último día y fin del año, considera cómo tienes este año menos de vida. Mira cómo pasó el otro sin que apenas te dieras cuenta, y que de la misma manera se pasarán los que restan por venir, de los cuáles desconoces su número y fortuna. Contempla cómo se pasa la vida sin parar, y que va como una nave azotada por los vientos, en la cual los que caminan comiendo y bebiendo y durmiendo, no cesan de navegar. Así, tu vida no para de correr, comiendo y durmiendo, velando y obrando, te llevan sin detenerte un punto; y esto mismo que estás leyendo te va quitando la vida. De lo cual debes sacar gran fervor y aliento para sufrir cualquier trabajo por Dios y por tu salvación, viendo cuán breves son todos, como también para obrar en tu beneficio y acrecentar tu caudal, reconociendo cuán poco tiempo te queda para ganar inmortales riquezas.

PUNTO II. Considera cuántos empezaron contigo a correr el curso de la vida de este año, que se quedaron en el camino, y no llegaron al fin como haz llegado tú. Vuelve los ojos atrás, y míralos en los sepulcros comidos de gusanos, que acabaron sus roles en la farsa de este mundo, y no les duraron todo el año cómo ellos pensaron. Mira sus designios burlados, sus trabajos perdidos, sus haciendas confiscadas en la aduana de la muerte, las cuales ahora mismo gozan otros. Su fama se deshizo como el viento, y todo pasó como sombra, y de ellos apenas hay memoria. Y reconoce la fragilidad de esta vida y sus engaños, y que todo es locura, si no se aprovecha sólo para buscar la eterna y lo que dura para siempre. Considera qué sentirías si te hubieras quedado en el camino como ellos, y que dentro de poco tiempo será de ti lo que ha sido de ellos. Coteja lo presente con lo eterno, que nunca se ha de acabar. Extiende los ojos por aquel año que empezará el día de tu muerte, y no ha de tener fin ni sucesión de otro, sino que ha de durar y continuarse sin término, ni remate, ni límite, ni fin, ni día postrero, mientras Dios fuere Dios, con dos destinos inevitables: o el cielo o el infierno. Y hallarás que la más larga vida en este mísero mundo es como un punto respecto de la eterna y como una gota de agua respecto a todo el mar; y exclama con admiración y llanto, viendo la ceguera de los hombres, pues por gozar de un soplo de vida tan breve y engañosa, pierden la eterna y verdadera. Pide al Señor que no te permita caer en tal engaño, y que te dé luz y gracia para despreciar lo temporal y codiciar solamente lo eterno.

PUNTO III. Tiende los ojos por los sucesos de este año pasado, y considera las mudanzas que ha tenido, los varios acaecimientos, los fracasos y desgracias, la caídas de los unos y el resurgimiento e incremento de los otros. Entra dentro de tí mismo y considera lo que ha pasado por ti en el decurso de este breve tiempo, la variedad de afectos, de alegría y de tristeza, ya de contento, ya de descontento, las turbaciones de ira y enojo, los días buenos y malos, la mengua de salud. El desmedro en lo temporal y espiritual. Las ocasiones de impaciencia contigo y con los hombres; la variedad del clima y la inestabilidad de todo cuanto está debajo del cielo. Y hallarás que no tiene la luna tantas fases, ni cambia el camaleón tantos colores al día, como lo han sido las mudanzas de tu corazón en lo que has vivido este año. Desengáñate de lo temporal, y deseos de despreciar vida tan engañosa y mudable, y anclar firmísimamente en la verdadera y constante, que es la espiritual y santa que nos está enseñando el Hijo de Dios desde que entra en este mundo hasta que sale. Pon los ojos en la tranquilidad de ánimo que gozan los siervos de Dios, resignados y seguros en su santa voluntad, sin tener otro deseo que lo que Dios quiere o no quiere. Mira cómo, aunque corran los años no los desperdician, porque los invierten en santas obras, de las que han de gozar para siempre; pero los malos los pierden, porque dejan pasar el tiempo en vano, y así se quedan sus años vacíos y sus días inútilmente gastados. Acuérdate que el tiempo pasado nunca vuelve, y que no has de ver más este año que pasó, y logra el que Dios te da para bien de tu alma. Llora el tiempo perdido, y enmienda la vida porvenir.

PUNTO IV. Mira a Cristo nuestro Señor en el pesebre, y entra con la consideración en su pecho, y contempla cómo desde el instante de su concepción, y desde el día y hora que nació en el mundo hasta lo último de su vida, no dejó de obrar y merecer sin perder un instante de tiempo. Considera los actos de agradecimiento que haría a su Eterno Padre por las mercedes que la había hecho sobre todos los hombres, y los que harías mismo de amor y caridad, amándole intensísimamente y ofreciéndose en holocausto a su santo servicio. Los actos que haría en su alma de celo de su gloria, deseando y pidiendo que fuese glorificado y ensalzado sin fin, y del bien de las almas, deseando y pidiendo al Padre su salvación, y ofreciendo desde el pesebre su vida por sus hermanos. Grande es la lección que recibes, ¡oh alma mía! Este Divino Catedrático del cielo te enseña a lograr el tiempo y los años que te da para servirlo. Oye, ve, aprende su doctrina, y no olvides sus enseñanzas, y saca de aquí propósitos firmísimos de imitarlo, y recuperar en los años que te diere de vida lo que has perdido en éste y en los pasados por tu descuido y flojera, y pídele gracias para enmendar tu vida en adelante, despreciando al mundo y siguiendo sus pisadas en el porvenir, como si el que viene fuese el último año de tu vida.

Padre Alonso de Andrade, S.J

* Fuente: Texto original publicado el 31 de diciembre de 2019 en: adelantelafe.com

Plegarias de Año Nuevo

Plegarias de Año Nuevo

Bajo la hierba alegre de los campos
y en la sazón del trigo,
y en ese insecto inútil que aletea
perdido en el vacío,
estás viviendo, Dios, como en la rosa
que duerme en el espino.

El agua de los ríos, Tú la mueves
y escribes con sus versos retorcidos
tu nombre en la inconstante melodía
de su variado ritmo.

Tú vives en el vuelo de los pájaros
y bulles en sus trinos;
todo el silencio oscuro de la noche
está lleno de Ti, todo es un libro
de páginas que guardan el misterio
de tu divino Ser en su ser mismo.

…Y mientras van mis días caminando
la ruta del destino,
me están todas las cosas pregonando
tu nombre en el silencio de su grito.

               Jesús Martín H., S.J

* * *

Señor: para este día
de Año Nuevo te pido
—antes que la alegría,
antes que el gozo claro y encendido,
antes que la azucena
y que las rosas—
curiosidad ancha y serena,
un asombro pueril frente a las cosas…

Quiero que ante el afán de mi mirada
enamorada y pura,
todo tenga un misterio de alborada
que me deslumbre a fuerza de blancura.

Quiero ser el espejo con que el río
convierte en gozo nuevo la ribera:
quiero asombrarme del estío
y enamorarme de la primavera.

Señor y Padre mío:
dame el frescor de esta pradera llana,
riégame del rocío
de tu mejor mañana.

Hazme nuevo, Señor
y ante el cielo y los campos y la flor,
haz que mi asombro desvelado diga:
Señor: ésta es la rosa, ésta es la espiga…
¡y esto que lleva dentro es el amor!

                  José María Pemán

Saludo del alba

Saludo del alba

¡Cuida bien de este día!
Este día es la vida,
la esencia misma de la vida.
En su leve transcurso
se encierran todas la realidades
y todas las variedades de tu existencia:
el goce de crecer,
la gloria de la acción
y el esplendor de la hermosura.
El día de ayer no es sino un sueño
y el de mañana es sólo una visión.
Pero un hoy bien empleado
hace de cada ayer un sueño de felicidad
y de cada mañana una visión de esperanza.
¡Cuida bien, pues, de este día!

                         (Del Sánscrito)

Juan Ramón Jiménez
“Diario de un poeta recién cansado”

La Navidad es solo de los “pobres”…

La Navidad es solo de los “pobres”…

Nos han acostumbrado tanto a relacionar la pobreza con la economía que incluso en la Iglesia hemos caído en esa trampa. Claro que hay pobres con carácter económico, pero también es cierto que hay gente tan pobre que lo único que tienen es dinero…

¿Qué es un “pobre”? El que no tiene lo necesario para vivir o que lo tiene con escasez. Pero esta definición no se limita solamente a lo económico ni a lo meramente material… Pobre es el que tiene alguna limitación que le impide ser tal cual Dios quiere que seamos. Pobre es el que no sabe salir por sí mismo de sus limitaciones que le obstaculizan para llegar a conocer a Dios y ser feliz… Yo soy un pobre… ¡Perdóname Dios por ser tan pobre…!

La gente de nuestro ambiente no se muere de hambre pero sí se muere por la falta de sentido de sus vidas; por el vacío de su existencia, por la desesperanza de que el ser humano y el mundo puedan cambiar. Tienen la despensa llena, la cuenta del banco saneada, la seguridad institucionalizada, pero ellos saben que todavía les falta algo.

La mayoría de los pobres que conozco son pobres de fe, de esperanza, de amor. Muchos ya dicen como aquel escritor del siglo pasado: “La felicidad es un invento de los ingleses…”. Estoy convencido que dentro de pocos años los grupos de Cáritas parroquiales, que tanto bien hacen, repartirán más esperanza que comidas…

El portal de Belén no es otra cosa que el recuerdo constante de nuestras pobrezas, que puestas ante el Niño Jesús desaparecen por el inagotable amor de Dios. Deja que Dios te “despobrezca”.

Descubre tus pobrezas y ponte siempre de camino ante el portal para que allí de rodillas sea Jesús quien te levante y te haga rico con su eterno amor. Y en ese camino hacia el portal encontrarás a otros que hacen el mismo sendero con la humildad del pobre, eso es lo que llamamos la Iglesia… somos aquellos pobres que año tras año vamos en busca de quien nos busca.

Feliz Navidad.

Autor: Mario Santana Bueno

Enlace: https://diocesisdecanarias.net/dequetevale/

¡Ay! de Jesús Nazareno

¡Ay! de Jesús Nazareno

En un portal de Belén
yace Jesús Nazareno.
—Tibio rayito de luna
en una noche de truenos—
La Virgen Madre lo mece
con amoroso contento.
—Rubio manojo de espigas
curvado al soplo del cierzo—
por un camino de olivos
vienen los Reyes urdiendo,
en un telar de ilusiones
regios castillos al viento.
«El Niño Dios ha nacido
dicen los Reyes ingenuos,
ya no habrá niños descalzos
ni corazones perversos.
Ya no habrá pueblos vencidos,
ni esclavos blancos y negros…
¡El corazón de las Hostias
late en su dulce Evangelio!».
La nueva, corre que corre,
corre veloz como el viento;
entra al palacio de Herodes,
queda en el aire en suspenso.
¡Ay! de los tiernos infantes
¡Ay! de Jesús Nazareno
¡Ay! de los pueblos vencidos
¡Ay! de los Reyes ingenuos …
Tras un rebaño de ovejas
viene un pastor repitiendo:
«El Niño Dios ha nacido»,
y sopla feliz de su cuerno.
«El Niño Dios ha nacido
venid pastores a verlo.
Coged los pavos más gordos,
cargad los pollos más tiernos…
que el Niño Dios nos aguarda
en un establo del pueblo».
La nueva, corre que corre,
corre veloz como el viento;
entra al palacio de Herodes
queda en el aire en suspenso.
¡Ay! de los tiernos infantes
¡Ay! de Jesús Nazareno
¡Ay! de los pobres pastores
¡Ay! de los Reyes ingenuos.

       Gioconda Bertioa